Desafíos de la edu­ca­ción su­pe­rior en la Re­gión del Bio­bío

La Tribuna (Los Angeles, Chile) - - REDACCIÓN - Roger Se­púl­ve­da Ca­rras­co Rec­tor San­to Tomás Los Án­ge­les

Uno de los sue­ños que me re­sis­to a aban­do­nar es el he­cho de que es­ta re­gión pue­da trans­for­mar­se en un real “po­lo uni­ver­si­ta­rio”; es al­go que, vis­to des­de la dis­tan­cia, pa­re­ce sim­ple y da la im­pre­sión de que con­ta­mos con mu­chos de los in­su­mos pa­ra ello.

La Re­gión del Bio­bío ha si­do lí­der en el desa­rro­llo na­cio­nal, dan­do el ejem­plo en múltiples oca­sio­nes de có­mo se de­ben abor­dar los desafíos pa­ra otras re­gio­nes; tal fue el ca­so en 1919, cuan­do por ini­cia­ti­va de un gru­po de no­ta­bles ve­ci­nos, die­ron por fun­da­da la Uni­ver­si­dad de Con­cep­ción, ter­ce­ra ca­sa de es­tu­dios en Chi­le y la pri­me­ra fue­ra de San­tia­go.

Hoy la reali­dad del país es otra, la co­ber­tu­ra de la edu­ca­ción ter­cia­ria ha al­can­za­do ni­ve­les de na­cio­nes desa­rro­lla­das, se le exi­ge más in­ves­ti­ga­ción y más trans­fe­ren­cia de co­no­ci­mien­tos ha­cia la so­cie­dad, a ni­vel re­gio­nal con­ta­mos con más de 30 ins­ti­tu­cio­nes de edu­ca­ción su­pe­rior (IES), de las cua­les una do­ce­na al me­nos son uni­ver­si­da­des.

Pe­ro la­men­ta­ble­men­te en­tre es­tas ins­ti­tu­cio­nes no exis­te una sim­bio­sis po­ten­te que ge­ne­re un im­pac­to sig­ni­fi­ca­ti­vo pa­ra que la re­gión su­pere una se­rie de fa­len­cias es­truc­tu­ra­les, co­mo la crea­ción de nue­vos sec­to­res in­dus­tria­les que re­em­pla­cen a los que caen en ob­so­les­cen­cia o el me­jo­rar la ca­pa­ci­dad de re­ten­ción de los pro­fe­sio­na­les for­ma­dos en las au­las re­gio­na­les.

Uno de los sue­ños que me re­sis­to a aban­do­nar es el he­cho de que es­ta re­gión pue­da trans­for­mar­se en un real “po­lo uni­ver­si­ta­rio”; es al­go que, vis­to des­de la dis­tan­cia, pa­re­ce sim­ple y da la im­pre­sión de que con­ta­mos con mu­chos de los in­su­mos pa­ra ello.

Pe­ro pa­ra con­cre­tar es­te desafío no só­lo es ne­ce­sa­rio que exis­tan mu­chas uni­ver­si­da­des o ins­ti­tu­tos, tam­po­co que se desa­rro­lle una mi­llo­na­ria cam­pa­ña pu­bli­ci­ta­ria pro­mo­vien­do las vir­tu­des de nues­tras ca­sas de es­tu­dio lo­ca­les, in­clu­so, el he­cho de que las uni­ver­si­da­des lo­ca­les tra­ba­jen en red o co­la­bo­ra­ti­va­men­te - co­mo lo ha su­ge­ri­do el úl­ti­mo in­for­me de la OCDE- no es una ga­ran­tía de que avan­ce­mos de ver­dad ha­cia a un clús­ter de edu­ca­ción su­pe­rior; pa­ra lle­gar a ello ha­ce fal­ta la co­mu­nión de di­ver­sas vo­lun­ta­des que a sim­ple vis­ta tie­nen hoy po­co o na­da de re­la­ción con las IES.

Por ejem­plo, pa­ra ha­blar de clús­ter uni­ver­si­ta­rio, de­be­mos con­tar con el apo­yo de las au­to­ri­da­des mu­ni­ci­pa­les a ni­vel me­tro­po­li­tano pa­ra de­fi­nir en los pla­nos re­gu­la­do­res co­mu­na­les es­pa­cios ade­cua­dos pa­ra la ins­ta­la­ción de es­ta in­fra­es­truc­tu­ra jun­to con to­dos los ser­vi­cios ane­xos; de las au­to­ri­da­des y em­pre­sa­rios del trans­por­te pa­ra que los es­tu­dian­tes -ex­tran­je­ros y na­cio­na­les- no se sien­tan dis­cri­mi­na­dos y los re­co­rri­dos se ajus­ten a las ne­ce­si­da­des de los usua­rios y no vi­ce­ver­sa; del sec­tor ho­te­le­ro e in­mo­bi­lia­rio pa­ra re­co­no­cer en ellos clien­tes po­ten­cia­les con re­que­ri­mien­tos dis­tin­tos a los de una fa­mi­lia o tra­ba­ja­dor que apun­tan ge­ne­ral­men­te los pro­yec­tos in­mo­bi­lia­rios; del co­mer­cio que de­be pro­veer ser­vi­cios apro­pia­dos co­mo bue­nas li­bre­rías, ci­ber­ca­fés y fo­to­co­pia­do­ras; fi­nal­men­te, la se­gu­ri­dad es un ele­men­to fun­da­men­tal, de­jan­do una im­por­tan­te ta­rea a Ca­ra­bi­ne­ros y a los equi­pos de se­gu­ri­dad ciu­da­da­na.

Una bue­na me­di­da pa­ra abor­dar es­te úl­ti­mo desafío se­ría que las IES re­to­me­mos la ini­cia­ti­va del Pro­gra­ma de Me­jo­ra­mien­to Com­pe­ti­ti­vo que creó el clús­ter “Edu­can­do e in­no­van­do”, que bus­ca­ba trans­for­mar a la re­gión en la ca­pi­tal de la cien­cia y tec­no­lo­gía en La­ti­noa­mé­ri­ca, un desafío a la al­tu­ra del asu­mi­do por esos pen­quis­tas que en 1919 die­ron vi­da a la pri­me­ra uni­ver­si­dad de re­gio­nes.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.