Pa­dres bus­can sa­nar a su hi­jo: en­fer­me­dad se tra­ta en Fran­cia

Ne­ce­si­ta re­unir 7 mi­llo­nes de pe­sos pa­ra rea­li­zar el via­je y tra­ta­mien­to.

La Tribuna (Los Angeles, Chile) - - PORTADA -

Eduardo Nahuel­pan y Ga­brie­la Cor­tez pi­den ayu­da pa­ra que su hi­jo An­tu se me­jo­re. El pe­que­ño de ocho me­ses fue diag­nos­ti­ca­do con Dermatitis Atópica, en­fer­me­dad que le im­pi­de lle­var una vi­da con nor­ma­li­dad.

Los sín­to­mas co­men­za­ron a pre­sen­tar­se a los tres me­ses de na­ci­do. Aun­que re­ci­be tra­ta­mien­to, es­tos han pre­sen­ta­do me­jo­ras par­cia­les y de cor­to pla­zo, pe­ro nin­guno con una so­lu­ción con­cre­ta.

Pe­ro es­tos jó­ve­nes pa­dres tie­nen una es­pe­ran­za: un tra­ta­mien­to en Fran­cia que con­sis­te en un es­pe­cial pro­ce­di­mien­to de agua­te­ra­pia, las que pro­me­ten cu­rar has­ta en un 85% es­ta en­fer­me­dad.

Pe­ro es­ta opor­tu­ni­dad tie­ne un cos­to, ya que sus pa­dres de­ben pa­gar pa­sa­jes, es­ta­día y el tra­ta­mien­to, don­de só­lo es­te úl­ti­mo tie­ne un va­lor de 800 eu­ros por ca­da 18 días.

An­te ello, con el apo­yo de un gru­po de per­so­nas y la mu­ni­ci­pa­li­dad de Mul­chén –co­mu­na don­de ellos vi­ven- han ini­cia­do una cam­pa­ña pa­ra re­unir los más de $7.000.000 de pe­sos que se ne­ce­si­tan pa­ra po­der via­jar, y po­der rea­li­zar el tra­ta­mien­to.

OCHO ME­SES DE EXÁ­ME­NES Y TRA­TA­MIEN­TOS

An­tu Nahuel­pan Cor­tez, con tan so­lo ocho me­ses de vi­da, jun­to a sus pa­dres, han te­ni­do que li­diar con la Dermatitis Atópica, una en­fer­me­dad a la piel que afec­ta al 20% de la po­bla­ción in­fan­til y que con el tiem­po pue­de lle­gar a ser in­va­li­dan­te pa­ra quien la pa­de­ce.

El pe­que­ño na­ció con una dermatitis se­bo­rrei­ca en el cue­ro ca­be­llu­do, y a sus tres me­ses se le ex­pan­dió a to­do el cuer­po, lo que arro­jó co­mo diag­nós­ti­co la dermatitis atópica.

Su pa­dre, Eduardo Nahuel­pan, con­tó a La Tribuna, que des­de pe­que­ño fue diag­nos­ti­ca­do con es­ta en­fer­me­dad der­ma­to­ló­gi­ca, por lo que jun­to a la ma­dre de An­tu lo cui­dan día y no­che.

“Lle­va­mos cin­co me­ses cui­dán­do­lo en una aten­ción 24/7, he­mos vi­si­ta­do cin­co der­ma­tó­lo­gos, ho­mó­lo­gos, que le han re­ce­ta­do un sin­fín de me­di­ca­men­tos, ade­más con tra­ta­mien­tos al­ter­na­ti­vos de me­di­ci­na hin­dú, he­mo­te­ra­pia, pe­ro aún así el An­tu vuel­ve a de­caer”, se­ña­la­ron sus pa­dres.

Asi­mis­mo, ex­pli­có que los sín­to­mas son muy fuer­tes, el pe­que­ño pre­sen­ta pi­ca­zón, irri­ta­cio­nes, su piel se­ca y que­bra­ja­da, su­pu­ra­cio­nes en el cue­ro ca­be­llu­do y to­do su cuer­po, lo que se trans­for­ma en una cos­tra, y fi­nal­men­te le pro­vo­ca in­co­mo­di­dad y do­lor al be­bé.

“Di­cen que es una aler­gia ali­men­ta­ria, le he­mos he­cho mu­chos exá­me­nes, es alér­gi­co a har­tas co­sas, los que he­mos evi­ta­do es­tos ocho me­ses. Los han vis­to va­rios doc­to­res y der­ma­tó­lo­gos, y aún no han en­con­tra­do el ori­gen exac­to de to­das sus aler­gias y pi­ca­zón”, ex­pre­só Eduardo.

A ello, agre­gó que ha­ce un po­co más de un mes fue in­ter­na­do en el hos­pi­tal de Los Ángeles, don­de An­tu fue so­me­ti­do a exá­me­nes in­mu­no­ló­gi­cos, ais­la­do re­ci­bió un tra­ta­mien­to, con el que pre­sen­tó im­por­tan­tes me­jo­ras, pe­ro al ser da­do de al­ta y vol­ver a su ca­sa en Mul­chén la aler­gia vol­vió, el pe­que­ño ba­jó de pe­so y su áni­mo es­ta­ba ca­da vez más de­te­rio­ra­do.

“Ya he­mos he­cho de to­do, ya op­ta­mos por eli­mi­nar lo far­ma­céu­ti­co, los tra­ta­mien­tos lo man­tie­nen, pe­ro no le ha­cen efec­to, des­de ha­ce cin­co me­ses que no le ve­mos una son­ri­sa a nues­tro hi­jo, él es­tá sú­per tris­te”, ma­ni­fes­tó Eduardo.

EL DU­RO TRA­BA­JO DE LOS PA­DRES

An­tu es el úni­co hi­jo de Eduardo Nahuel­pan (32 años) y Ga­brie­la Cor­tez (27 años), quie­nes re­si­den en la co­mu­na de Mul­chén.

Am­bos son ar­tis­tas ca­lle­je­ros y se de­di­can al break dan­ce, ofi­cio que les per­mi­tió re­co­rrer to­do Chi­le y par­ti­ci­par en di­ver­sos con­cur­sos a ni­vel na­cio­nal.

De­ci­die­ron es­ta­ble­cer­se en Mul­chén, co­mu­na de don­de es oriun­da Ga­brie­la, y es­pe­rar la lle­ga­da de su pri­mer hi­jo. De­di­cán­do­se a la ani­ma­ción de fies­tas in­fan­ti­les, lo que ha ayu­da­do a es­tos jó­ve­nes pa­dres a fi­nan­ciar la en­fer­me­dad de An­tu.

Ade­más, Eduardo ma­ni­fes­tó que la gran ma­yo­ría de los tra­ta­mien­tos que ha re­ci­bi­do su hi­jo, se los han he­cho de for­ma par­ti­cu­lar, cos­tean­do to­do des­de su bol­si­llo, es­ce­na­rio que no ha si­do fá­cil, pe­ro -de una u otra for­ma- uni­dos y con mu­cho sa­cri­fi­cio han lo­gra­do so­bre­lle­var.

“No hay un in­gre­so es­ta­ble, son mu­chos gas­tos, pe­ro tra­ba­jan­do du­ro le he­mos pa­ga­do sus tra­ta­mien­tos der­ma­to­ló­gi­cos par­ti­cu­la­res. Só­lo re­ci­bi­mos aten­ción gra­tis en el Hos­pi­tal de Los Ángeles, lo que igual nos ayu­dó, pe­ro igual­men­te no le hi­zo bien al be­bé”, di­jo Nahuel­pan.

Por otra par­te, el jo­ven pa­dre des­ta­có la ayu­da re­ci­bi­da por par­te del mu­ni­ci­pio mul­che­nino, don­de le die­ron la op­ción de rea­li­zar ta­lle­res de break dan­ce y or­ga­ni­zar un cam­peo­na­to el año pa­sa­do, lo que tam­bién les ayu­dó pa­ra te­ner in­gre­sos.

UN CA­MINO DE ES­PE­RAN­ZA

La si­tua­ción por la que es­ta­ba pa­san­do An­tu, ya era co­no­ci­da por los ha­bi­tan­tes de Mul­chén, y fue una de esas per­so­nas quien les con­tó a Eduardo y Ga­brie­la de la exis­ten­cia de un lu­gar en don­de tra­ta­ban en­fer­me­da­des der­ma­to­ló­gi­cas, con un gran por­cen­ta­je de re­cu­pe­ra­ción.

“Una per­so­na que tra­ba­ja en la mu­ni­ci­pa­li­dad de Mul­chén, se acer­có a no­so­tros y nos co­men­tó de un ca­so que sa­lió en te­le­vi­sión de un ni­ño que fue lle­va­do a Fran­cia, y lo sa­na­ron de dermatitis atópica. Así em­pe­cé a ave­ri­guar de es­te cen­tro der­ma­to­ló­gi­co que se en­cuen­tra en la ciu­dad de Avé­ne, y ahí co­men­cé a ha­cer las ave­ri­gua­cio­nes y ha­blé con los der­ma­tó­lo­gos por co­rreo” en­fa­ti­zó Nahuel­pan.

Ade­más, el pa­dre de An­tu, ex­pli­có que “en el lu­gar, ubi­ca­do al sur de Fran­cia, se le rea­li­za una agua­te­ra­pia co­mo tra­ta­mien­to der­ma­to­ló­gi­co. Es­te es un lu­gar muy es­pe­cial, don­de el agua de es­te lu­gar con­tie­ne una mo­lé­cu­la que tie­ne pro­pie­da­des cu­ra­ti­vas pa­ra la piel, pa­ra ni­ños que tie­nen so­ria­sis, dermatitis atópica, y que­ma­du­ras gra­ves y ahí tra­tan to­do eso con agua te­ra­pia. Agua que ellos cui­dan, con un pro­ce­so de fil­tra­ción”.

De es­te mo­do, y ya rea­li­za­das to­das las ave­ri­gua­cio­nes - ha­ce po­co más de una se­ma­na- Eduardo y Ga­brie­la le die­ron aper­tu­ra a una cam­pa­ña pa­ra re­unir el di­ne­ro y así su hi­jo pue­da re­ci­bir la te­ra­pia.

Aho­ra, se de­ben jun­tar más de 7 mi­llo­nes de pe­sos pa­ra pa­gar el tra­ta­mien­to, via­je de los pa­dres y es­ta­día. “En to­tal sa­le eso, hay que es­tar un mes apro­xi­ma­da­men­te, oja­lá po­da- mos es­tar un po­co más de tiem­po, el tra­ta­mien­to ca­da 18 días son 800 eu­ros, más la re­ser­va que se pa­ga en di­ciem­bre”, ex­pu­so el pa­dre.

Con el di­ne­ro re­co­lec­ta­do en la cam­pa­ña, la in­ten­ción de es­tos jó­ve­nes pa­dres es ha­cer las re­ser­vas co­rres­pon­dien­tes con an­ti­ci­pa­ción, pa­ra ya en mar­zo o prin­ci­pios de abril es­tar via­jan­do a Fran­cia.

De es­ta for­ma, Eduardo con­tó que tam­bién es­te año es­ta­rá a car­go del cam­peo­na­to de break dan­ce es­te 3 de di­ciem­bre y una com­ple­ta­da, to­do es­to a be­ne­fi­cio de An­tu.

Fi­nal­men­te, la fa­mi­lia Nahuel­pan Cor­tez, agra­de­ció el apo­yo de to­dos e in­vi­tó a la gen­te a par­ti­ci­par en es­ta cam­pa­ña de ayu­da a su hi­jo, y así lo­grar que pue­da via­jar a rea­li­zar­se es­te an­sia­do tra­ta­mien­to, el que los man­tie­ne es­pe­ran­za­dos en la re­cu­pe­ra­ción de su pe­que­ño hi­jo.

Pa­ra quie­nes quie­ran apor­tar, en es­ta im­por­tan­te cru­za­da, pue­den ha­cer sus de­pó­si­tos a la cuen­ta de aho­rro en Ban­co Es­ta­do N º 56161159684, a nom­bre del pe­que­ño An­tu Is­mael Nahuel­pan Cor­tez o apor­tar con la com­pra de un bono so­li­da­rio, el que tie­ne un va­lor de $ 1.000 pe­sos y que se­rá sor­tea­do el jue­ves 1 de di­ciem­bre, pa­ra ma­yor in­for­ma­ción pue­den es­cri­bir al co­rreo elec­tró­ni­co an­tu. is­mael@gmail.com. Tam­bién quie­nes quie­ran con­tac­tar­se con la fa­mi­lia, pue­den co­mu­ni­car­se con He­ber Nahuel­pan Mal­do­na­do, al nú­me­ro 9-63985940.

CON EL TRA­TA­MIEN­TO, la en­fer­me­dad del pe­que­ño An­tu me­jo­ra­ría en un 85%.

SUS PA­DRES INI­CIA­RON una cam­pa­ña pa­ra via­jar a Fran­cia y así de­vol­ver­le la son­ri­sa, que es­ta en­fer­me­dad le qui­tó a su hi­jo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.