En­tre­gan con­se­jos pa­ra rea­li­zar una ex­cur­sión en la cor­di­lle­ra

Es­to tras el ex­tra­vío de 12 per­so­nas du­ran­te el fin de se­ma­na en la provincia.

La Tribuna (Los Angeles, Chile) - - PORTADA -

Do­ce per­so­nas de­bie­ron ser res­ca­ta­das por Ca­ra­bi­ne­ros de Chi­le y voluntarios de Bom­be­ros du­ran­te es­te fin de se­ma­na, en la provincia de Bío Bío.

To­das ellas pre­ten­dían dis­fru­tar de di­ver­sos pa­no­ra­mas du­ran­te los días fes­ti­vos, pe­ro nun­ca ima­gi­na­ron que ten­drían que ser res­ca­ta­das tras ex­tra­viar­se en dis­tin­tos sec­to­res cor­di­lle­ra­nos de la zo­na.

Las con­di­cio­nes cli­má­ti­cas ad­ver­sas ju­ga­ron una ma­la pa­sa­da, trans­for­man­do un pa­no­ra­ma que de­be­ría ha­ber si­do en­tre­te­ni­do en un ver­da­de­ro sus­to, es­pe­cial­men­te si se con­si­de­ra que la gran ma­yo­ría de es­tas per­so­nas em­pren­die­ron rum­bo sin los ele­men­tos ne­ce­sa­rios pa­ra aden­trar­se en la mon­ta­ña.

Los tres ope­ra­ti­vos mon­ta­dos du­ran­te es­te fin de se­ma­na en Bío Bío, obli­gó a rea­li­zar un ope­ra­ti­vo que con­tó con la par­ti­ci­pa­ción de más de 20 efec­ti­vos po­li­cia­les.

Pa­ra evi­tar es­te ti­po de he­chos, des­de Ca­ra­bi­ne­ros de Chi­le en­tre­ga­ron una se­rie de con­se­jos, es­pe­cial­men­te, al mo­men­to de aden­trar­se a al­gún sec­tor cor­di­lle­rano.

Con­tar con los im­ple­men­tos bá­si­cos pa­ra efec­tuar es­te ti­po de ex­cur­sio­nes es el pri­me­ro de ellos, con­si­de­ran­do que la gran ma­yo­ría de es­tas per­so­nas em­pren­dió el as­cen­so sin los ele­men­tos ne­ce­sa­rios pa­ra ta­les efec­tos, ya sea ro­pa o co­no­ci­mien­tos pre­vios pa­ra el tra­ba­jo en mon­ta­ña.

Al mo­men­to de pla­near una in­cur­sión de es­te ti­po, cual­quie­ra sea el sec­tor, lo ideal es dar cuen­ta a efec­ti­vos po­li­cia­les del des­ta­ca­men­to don­de ha­rá la ex­cur­sión.

Ello, a fin de que pue­da re­ci­bir orien­ta­ción en torno a si su in­gre­so al lu­gar es o no pro­pi­cio.

Ade­más, Ca­ra­bi­ne­ros de Chi­le cuen­ta con pro­to­co­los ade­cua­dos y po­drán orien­tar a las per­so­nas pa­ra que sus res­pec­ti­vas tra­ve­sías se desa­rro­llen de la me­jor for­ma po­si­ble.

Es fun­da­men­tal preo­cu­par­se de las con­di­cio­nes cli­má­ti­cas en las dis­tin­tas lo­ca­li­da­des don­de quie­ran rea­li­zar la ex­cur­sión, ade­más de “uti­li­zar las he­rra­mien­tas ne­ce- sa­rias mí­ni­mas pa­ra ha­cer un as­cen­so y pos­te­rior des­cen­so en la mon­ta­ña, con­si­de­ran­do ho­ra­rios al mo­men­to de ha­cer di­cha tra­ve­sía”, re­la­tó el co­mi­sa­rio de Ca­ra­bi­ne­ros de San­ta Bár­ba­ra, ma­yor Ós­car Mu­ñoz.

A mo­do de ejem­plo, el ofi­cial ex­pli­có que los as­cen­sos no pue­den ser du­ran­te la tar­de o en ho­ra­rio noc­turno por lo pe­li­gro­so que pue­de re­sul­tar el re­lie­ve del lu­gar que vi­si­ta.

Si se va de ex­cur­sión, lo ideal es evi­tar ir con ni­ños y per­so­nas que pre­sen­tan di­fi­cul­ta­des trau­ma­to­ló­gi­cas. Es­tas úl­ti­mas pue­den co­rrer el ries­go de su­frir al­gu­na le­sión que, pos­te­rior­men­te, di­fi­cul­ta­rá el des­cen­so del gru­po.

Mu­ñoz de­ta­lló que es­tas tra­ve­sías de­ben que ser rea­li­za­das por quie­nes se sien­tan en con­di­cio­nes fí­si­cas ade­cua­das pa­ra su nor­mal de­sa­rro­llo.

Sin em­bar­go, “nin­gu­na per­so­na pue­de pre­su­mir que por el he­cho de que ten­ga una con­di­ción fí­si­ca fa­vo­ra­ble pue­de su­bir en cual­quier mo­men­to y con la ro­pa que se en­cuen­tre en cual­quier mo­men­to, co­mo ro­pa de ca­lle, tal co­mo mu­chas ve­ces pa­sa”, re­la­tó el ofi­cial.

Im­por­tan­te es tam­bién con­tar con las he­rra­mien­tas ne­ce­sa­rias: cuer­das pa­ra el as­cen­so y des­cen­so, cas­cos de pro­tec­ción, ele­men­tos de se­gu­ri­dad en lo que se re­fie­re a evi­tar hi­po­ter­mia, evi­tar que las ro­pas se hu­me­dez­can y que es­tas per­so­nas pue­dan su­frir con­ge­la­mien­tos, ya que to­da­vía hay nie­ve en el sec­tor al­to.

Es más, Mu­ñoz re­co­men­dó rea­li­zar­se che­queos mé­di­cos ca­da vez que una per­so­na quie­ra su­bir a la mon­ta­ña, por­que las con­di­cio­nes cli­má­ti­cas son dis­tin­tas.

“Las par­tí­cu­las de oxí­geno va­rían arri­ba. Ya en los 1.000 me­tros uno pue­de no­tar que es­tas es­tán di­si­pa­das y cues­ta mu­cho más res­pi­rar. Hay per­so­nas que pien­san que por­que tie­nen una bue­na con­di­ción fí­si­ca a ni­vel del mar, arri­ba les va a pa­sar lo mis­mo, y eso no es así”, ex­pli­có el ofi­cial.

Agre­gó, ade­más, que es­tos pro­ce­sos siem­pre pa­san por un pe­rio­do de acli­ma­ta­mien­to; por lo mis­mo, lo acon­se­ja­ble es ir ha­cien­do pau­sas en el ca­mino.

Por cier­to, nun­ca ol­vi­de lle­var lin­ter­nas y al­gún me­ca­nis­mo que per­mi­ta la co­mu­ni­ca­ción en­tre las per­so­nas que as­cien­dan, co­mo un ra­dio trans­mi­sor.

El EX­TRA­VÍO de es­tas per­so­nas ori­gi­nó un ope­ra­ti­vo por par­te de Ca­ra­bi­ne­ros en los sec­to­res de An­tu­co, Al­to Bío Bío y Pol­cu­ra.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.