Los fun­cio­na­rios pú­bli­cos y un pun­to de vis­ta prác­ti­co

La Tribuna (Los Angeles, Chile) - - REDACCIÓN -

La mo­vi­li­za­ción con­ti­núa por es­tos días y el res­to de los tra­ba­ja­do­res de Chi­le, ven con mo­les­tia que to­do es­té pa­ra­li­za­do, pe­ro sin lu­gar a du­das, la ma­yo­ría qui­sie­ra que en sus em­pleos, ca­da año se pu­die­ra re­ne­go­ciar los suel­dos. Es lo jus­to, lo que pa­sa es que no se apli­ca en prác­ti­ca­men­te nin­gu­na em­pre­sa y an­te el te­mor del des­pi­do, se ac­túa su­mi­sa­men­te.

Las úl­ti­mas se­ma­nas han es­ta­do mar­ca­das por di­ver­sas mo­vi­li­za­cio­nes de los em­plea­dos fis­ca­les. Aquí ca­ben to­dos, des­de el cho­fer mu­ni­ci­pal, has­ta los mé­di­cos de los hos­pi­ta­les.

To­dos los años, el sec­tor pú­bli­co ne­go­cia un re­ajus­te sa­la­rial. Pa­ra mu­chas per­so­nas, es­to es una gran mo­les­tia, de­bi­do a que no se pue­den rea­li­zar trá­mi­tes de nin­gún ti­po e in­clu­so, se com­pli­ca la aten­ción de salud. Es ló­gi­co que la ciu­da­da­nía se mo­les­te, mal que mal, ca­da una de esas re­mu­ne­ra­cio­nes sa­le del bol­si­llo de los chi­le­nos y en al­gu­nas oca­sio­nes, la aten­ción que se brin­da no es­tá a la al­tu­ra de lo que se es­pe­ra.

Sin em­bar­go, hay que en­fa­ti­zar en al­go im­por­tan­te. Siem­pre se adu­ce que los fun­cio­na­rios pú­bli­cos ga­nan “mi­llo­nes” y eso es una fal­se­dad. Si bien hay al­gu­nos suel­dos que son jus­tos y que de­bie­ran te­ner una equi­va­len­cia en el sec­tor pri­va­do que ca­da vez pa­ga me­nos, lo cier­to es que exis­te una can­ti­dad im­por­tan­te de tra­ba­ja­do­res que - con es­tu­dios uni­ver­si­ta­rios, con ca­rre­ras téc­ni­cas e in­clu­so aque­llos con 4º me­dio, pe­ro que desem­pe­ñan la­bo­res de al­ta exi­gen­cia y de ho­ras ex­ten­sas de tra­ba­jo – tie­nen con­di­cio­nes la­bo­ra­les muy ver­gon­zo­sas.

Su­ma­do a los ba­jos suel­dos, la ma­yo­ría no tie­ne nin­gu­na es­ta­bi­li­dad la­bo­ral. Hay que acla­rar que no to­dos los pues­tos exis­ten­tes son fa­vo­res o car­gos po­lí­ti­cos. Es­tá cla­ro que los hay y mu­chos se apro­ve­chan de ello, pe­ro en la gran ma­sa, un por­cen­ta­je no me­nor 5, 10 o 20 años tra­ba­jan­do y con gra­dos sa­la­ria­les que no se ajus­tan a la reali­dad. Lo que es peor, ca­da mes de di­ciem­bre, no se sa­be si se con­ti­nua­rá o no en la ofi­ci­na, por­que si se le an­to­ja al je­fe de turno (que si es po­lí­ti­co), ese con­tra­to se fi­na­li­za y no hay na­da más que ha­cer. To­do lo cons­trui­do se va a la ba­su­ra, pa­ra aper­nar a un nue­vo “ami­go” en di­cho pues­to.

La mo­vi­li­za­ción con­ti­núa por es­tos días y el res­to de los tra­ba­ja­do­res de Chi­le, ven con mo­les­tia que to­do es­té pa­ra­li­za­do, pe­ro sin lu­gar a du­das, la ma­yo­ría qui­sie­ra que en sus em­pleos, ca­da año se pu­die­ra re­ne­go­ciar los suel­dos. Es lo jus­to, lo que pa­sa es que no se apli­ca en prác­ti­ca­men­te nin­gu­na em­pre­sa y an­te el te­mor del des­pi­do, se ac­túa su­mi­sa­men­te.

Aho­ra bien, los fun­cio­na­rios pú­bli­cos, es­pe­cial­men­te los que tie­nen que aten­der a las per­so­nas, de­ben tam­bién pres­tar oí­dos a los co­men­ta­rios que ha­ce la ciu­da­da­nía. Si hay mo­les­tia es por­que en el fon­do, par­te de los re­cla­mos son cier­tos. Mu­chas per­so­nas que ha­cen sus trá­mi­tes o bus­can aten­ción de salud, su­fren de una ma­la aten­ción. Prin­ci­pal­men­te se re­fie­ren al tra­to, más que a las de­mo­ras que pue­da te­ner el ser­vi­cio.

Así co­mo se pi­de y se lu­cha por las me­jo­ras, tam­bién hay una ta­rea pen­dien­te y esa es em­pa­ti­zar con el ciu­da­dano que for­zo­sa­men­te des­cuen­ta par­te de su suel­do pa­ra fi­nan­ciar al sis­te­ma pú­bli­co.

Si to­dos for­ta­le­cen es­te en­gra­na­je, el fun­cio­na­mien­to se­rá me­jor pa­ra to­dos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.