El mé­ri­to de las Neu­ro­cien­cias en la Educación ini­cial

La Tribuna (Los Angeles, Chile) - - REDACCIÓN - An­drea Sal­da­ña León Di­rec­to­ra Re­gio­nal Jun­ji Bio­bío

En nues­tro país es­ta­mos vi­vien­do una re­for­ma edu­ca­cio­nal im­pul­sa­da por el go­bierno de la Pre­si­den­ta Mi­che­lle Ba­che­let, que ha re­le­va­do a la educación par­vu­la­ria co­mo el pri­mer pel­da­ño del sis­te­ma edu­ca­cio­nal. Es­to no só­lo es una ex­ce­len­te no­ti­cia, sino que exi­ge de quie­nes te­ne­mos la ta­rea de orien­tar la ela­bo­ra­ción y la im­ple­men­ta­ción de cu­rrícu­los de ca­li­dad, trans­mi­tir la im­por­tan­cia de asis­tir al jar­dín in­fan­til y es­ta vez pro­fun­di­zar en el mé­ri­to de las neu­ro­cien­cias en la educación ini­cial.

Los es­tu­dios a gran es­ca­la del ce­re­bro co­men­za­ron en la dé­ca­da de 1990. De­bi­do a avan­ces tec­no­ló­gi­cos, per­mi­tie­ron ver las co­ne­xio­nes ce­re­bra­les al ins­tan­te y có­mo reac­cio­na el ce­re­bro a di­fe­ren­tes es­tí­mu­los y apren­de me­dian­te la ex­pe­rien­cia que es lo me­jor. El ce­re­bro hu­mano al mo­men­to de na­cer cuen­ta con cien mil mi­llo­nes de neu­ro­nas apro­xi­ma­da­men­te y la ma­yo­ría es­tán des­co­nec­ta­das en­tre sí. Pe­ro en­tre los dos y tres años de vi­da, en el ce­re­bro se su­ce­den la ma­yor can­ti­dad de co­ne­xio­nes, don­de va a im­por­tar el de­sa­rro­llo del len­gua­je, lo sen­so­mo­triz, lo cog­ni­ti­vo, la em­pa­tía y la so­cia­li­za­ción. Por eso, la educación en la pri­me­ra in­fan­cia es tre­men­da­men­te im­por­tan­te por­que las neu­ro­nas a tra­vés de es­ti­mu­la­cio­nes ex­ter­nas son ca­pa­ces de co­nec­tar­se unas con otras y es­ta­ble­cer re­des neu­ro­na­les en el ce­re­bro que son las res- pon­sa­bles de los pro­ce­sos de apren­di­za­je des­de la ni­ñez a la adul­tez.

De tal for­ma que en Jun­ji, es­ta­mos pro­mo­vien­do el jue­go y la crea­ti­vi­dad co­mo una in­ten­ción pe­da­gó­gi­ca, con nues­tras edu­ca­do­ras de pár­vu­los, téc­ni­cos en educación par­vu­la­ria, aler­tas, re­fle­xi­vas, ob­ser­van­tes del ni­ño y ni­ña, quie­nes son los ver­da­de­ros pro­ta­go­nis­tas de sus apren­di­za­jes. En es­te sen­ti­do, el es­fuer­zo sis­te­má­ti­co de nues­tro equi­po edu­ca­ti­vo en el tiem­po se ba­sa en crear am­bien­tes lú­di­cos pa­ra que los pár­vu­los ex­plo­ren los ob­je­tos, los des­cu­bran, se asom­bren, te­nien­do la po­si­bi­li­dad de ex­pre­sar­se y so­cia­li­zar con sus pa­res en la sa­la cu­na y jar­dín in­fan­til. Neu­ro­cien­tí­fi­ca­men­te ha­blan­do, no cap­tu­ra­re­mos la aten­ción de un ni­ño, man­te­nién­do­los sen­ta­dos en el au­la con ac­cio­nes crea­das por los adul­tos, son los pár­vu­los, quie­nes ne­ce­si­tan co­no­cer y fluir con su ima­gi­na­ción.

Ju­gar es una for­ma na­tu­ral de apren­der del ce­re­bro, un ci­clo que em­pie­za y ter­mi­na con la par­ti­ci­pa­ción ac­ti­va del ni­ño y ni­ña. Por tal mo­ti­vo, ir al jar­dín in­fan­til, y sa­la cu­na mar­ca la di­fe­ren­cia en el de­sa­rro­llo de la in­te­li­gen­cia cog­ni­ti­va y emo­cio­nal de los más pe­que­ños. Ade­más, ju­gan­do con más ni­ños, con­tri­bu­ye a un ver­da­de­ro apren­di­za­je so­cial, re­qui­si­to vi­tal pa­ra que el ni­ño for­me un buen ce­re­bro. Los es­tí­mu­los emo­cio­na­les, afectivos, ver­ba­les, vi­sua­les y au­di­ti­vos en­tre­ga­dos en el jar­dín in­fan­til, orien­tan y con­du­cen el pro­ce­so de in­ter­co­ne­xión de neu­ro­nas que pos­te­rior­men­te otor­ga­rá más y me­jo­res apren­di­za­jes en la his­to­ria de su vi­da. Al pri­var al ni­ño de un am­bien­te es­ti­mu­lan­te, su ce­re­bro su­fri­rá las con­se­cuen­cias.

Nues­tros pár­vu­los son los ni­ños y ni­ñas del si­glo XXI y la educación par­vu­la­ria, en­ten­di­da co­mo un ci­clo úni­co y no de pre­pa­ra­ción al co­le­gio, es­tá aten­ta al de­sa­rro­llo del ni­ño, y dis­pu­so de nue­vos es­pa­cios y opor­tu­ni­da­des pa­ra que se ge­ne­ren nue­vas ex­pe­rien­cias des­de la pri­me­ra in­fan­cia. Es a tra­vés del jue­go y la crea­ti­vi­dad que en nues­tros jar­di­nes in­fan­ti­les es­ta­mos en­tre­gan­do am­bien­tes es­ti­mu­lan­tes pa­ra te­ner ni­ños más há­bi­les y más ve­lo­ces en su pen­sa­mien­to.

Igual­men­te, hay su­fi­cien­tes da­tos en la li­te­ra­tu­ra cien­tí­fi­ca que es­ta­ble­ce que el jue­go de un ni­ño in­flui­rá en su ser co­mo adul­to por­que va apren­dien­do a re­sol­ver in­con­ve­nien­tes. Pri­me­ro co­mien­za asom­brán­do­se con los co­lo­res, mú­si­ca, mo­vi­mien­to y lue­go al te­ner más co­ne­xio­nes en su ce­re­bro, em­pie­za a le­van­tar jue­gos de en­ca­je, rea­li­zan­do más ex­plo­ra­cio­nes y com­ple­ji­zan­do sus pro­pios apren­di­za­jes. No hay na­da co­mo mi­rar con los ojos de un ni­ño y ni­ña y por ello, de­be­mos cam­biar la mi­ra­da de la educación par­vu­la­ria, crean­do am­bien­tes emo­cio­na­les más po­si­ti­vos y lú­di­cos pa­ra ju­gar, ju­gar y ju­gar, co­mo un gran es­tí­mu­lo pa­ra ge­ne­rar nue­vas re­des neu­ro­na­les y co­mo una gran he­rra­mien­ta pa­ra usar me­jor el ce­re­bro, don­de es­tán la­ten­tes nues­tras me­jo­res con­duc­tas hu­ma­nas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.