La deu­da con el cre­ci­mien­to eco­nó­mi­co

La Tribuna (Los Angeles, Chile) - - REDACCIÓN - Re­na­to Se­gu­ra Ce­rre­gio­nal.cl

El go­bierno in­gre­sa al úl­ti­mo cuar­to de tiem­po, que du­ra su ges­tión. La olea­da re­for­mis­ta, que se ini­cia el año 2014 la nue­va ad­mi­nis­tra­ción, es­tá ter­mi­nan­do an­tes de lo es­pe­ra­do. En efec­to, los ideó­lo­gos del cam­bio ne­ce­si­ta­ban un mí­ni­mo de 8 años de go­bierno pa­ra con­so­li­dar las “gran­des trans­for­ma­cio­nes que per­mi­ti­rían me­jo­rar la ca­li­dad de vi­da en el Chi­le de to­dos”. La teo­ría de las ca­ren­cias del mo­de­lo de cre­ci­mien­to, vi­gen­te du­ran­te los úl­ti­mos 40 años, ame­ri­ta­ba una ci­ru­gía ma­yor, ta­rea que fue ca­li­fi­ca­da por la au­to­ri­dad co­mo “un tra­ba­jo muy ambicioso”.

Al igual que el re­frán, “quien mu­cho abar­ca, po­co aprie­ta”, el equi­po de go­bierno mos­tró un al­to gra­do de im­pro­vi­sa­ción y des­cui­do al mo­men­to de ela­bo­rar los pro­yec­tos de re­for­ma. La eco­no­mía del país, re­sin­tió los cam­bios in­tro­du­ci­dos afec­tan­do el buen fun­cio­na­mien­to del cen­tro neu­rál­gi­co de la ac­ti­vi­dad eco­nó­mi­ca: la in­ver­sión.

En es­te am­bien­te, el desen­la­ce era pre­vi­si­ble. Los me­no­res in­gre­sos en las ar­cas fis­ca­les, tar­de o tem­prano, afec­ta­rían la es­truc­tu­ra mis­ma de los cam­bios pro­pues­tos. Hoy día, son po­cos los que creen y quie­ren per­se­ve­rar en la agen­da re­for­mis­ta del go­bierno. La pro­ba­bi­li­dad de un cam­bio de vi­sión de go­bierno, se ha ins­ta­la­do con fuer­za. El blo­que opo­si­tor, co­mo par­te de su agen­da de tra­ba­jo, ha co­men­za­do a tra­ba­jar en un fu­tu­ro pro­gra­ma orien­ta­do a re­ver­tir los cam­bios rea­li­za­dos; con la con­fian­za que, la ma­yo­ría de los elec­to­res del país, ven con bue­nos ojos di­cha mo­ción.

El Eje­cu­ti­vo, al pa­re­cer, ha to­ma­do no­ta. La ra­pi­dez con la cual se nom­bró al Pre­si­den­te del Ban­co Cen­tral, un hom­bre cer­cano a la man­da­ta­ria en ejer­ci­cio, dan cuen­ta que, la prio­ri­dad de lo que res­ta de ges­tión, es­ta­ría cen­tra­da en re­cu­pe­rar el rit­mo de cre­ci­mien­to del país. Una bue­na coor­di­na­ción de po­lí­ti­ca eco­nó­mi­ca (fis­cal y mo­ne­ta­ria) ha de­mos­tra­do te­ner efec­tos fa­vo­ra­bles en la ac­ti­vi­dad eco­nó­mi­ca. Es, por tan­to, fac­ti­ble es­pe­rar un re­pun­te en el rit­mo de cre­ci­mien­to de la eco­no­mía du­ran­te el 2017. La du­da es sa­ber si, di­cho re­pun­te, se­rá su­fi­cien­te pa­ra de­vol­ver la con­fian­za de la po­bla­ción en apo­yar la con­ti­nui­dad de las trans­for­ma­cio­nes pro­pues­tas.

Mien­tras ello ocu­rre, los da­ños que ha ge­ne­ra­do la deu­da de la ges­tión pú­bli­ca con las me­tas de cre­ci­mien­to, se co­mien­zan a sen­tir con fuer­za. El au­men­to de los cam­pa­men­tos y el cie­rre de las lí­neas de fo­men­to e in­no­va­ción, por fal­ta de re­cur­sos, son la punta del ice­berg de los efec­tos co­la­te­ra­les que, la Re­gión del Bio­bío, de­be­rá en­fren­tar en el cor­to pla­zo.

Es, por tan­to, fac­ti­ble es­pe­rar un re­pun­te en el rit­mo de cre­ci­mien­to de la eco­no­mía du­ran­te el 2017. La du­da es sa­ber si, di­cho re­pun­te, se­rá su­fi­cien­te pa­ra de­vol­ver la con­fian­za de la po­bla­ción en apo­yar la con­ti­nui­dad de las trans­for­ma­cio­nes pro­pues­tas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.