Uni­ver­si­dad, em­pre­sa y Es­ta­do: una re­la­ción vir­tuo­sa

La Tribuna (Los Angeles, Chile) - - REDACCIÓN - Gon­za­lo San­hue­za Pal­ma Di­rec­tor Aca­dé­mi­co Uni­ver­si­dad San Se­bas­tián

El rol de las uni­ver­si­da­des ha evo­lu­cio­na­do de ma­ne­ra no­ta­ble des­de su ori­gen en la Edad Me­dia has­ta nues­tros días. Des­de la vi­sión clá­si­ca de aque­lla en­car­ga­da de la for­ma­ción de per­so­nas, de la ge­ne­ra­ción de co­no­ci­mien­to y la ex­ten­sión de és­te sin in­ter­ac­ción ma­yor con la so­cie­dad, se ha pa­sa­do a una uni­ver­si­dad in­ser­ta en la co­mu­ni­dad, don­de exis­te bi­di­rec­cio­na­li­dad y apren­di­za­je mu­tuo en­tre la so­cie­dad y la ins­ti­tu­ción de edu­ca­ción su­pe­rior.

Así, hoy ya no se con­ci­be la ge­ne­ra­ción de pro­gra­mas ni la ex­ten­sión des­de la uni­ver­si­dad ha­cia la so­cie­dad, sino más bien se co cons­tru­ye la in­ter­ac­ción con be­ne­fi­cios pa­ra am­bas par­tes. El en­torno se trans­for­ma en un cam­po de for­ma­ción y ex­pe­ri­men­ta­ción de la uni­ver­si­dad, y re­ci­be so­lu­ción a sus ne­ce­si­da­des. A ni­vel de ge­ne­ra­ción de co­no­ci­mien­to, la uni­ver­si­dad uti­li­za co­mo la­bo­ra­to­rio pa­ra el desa­rro­llo de su in­ves­ti­ga­ción, ya sea apli­ca­da o teó­ri­ca, a la so­cie­dad, en par­ti­cu­lar res­pon­dien­do a las ne­ce­si­da­des que im­po­ne el desa­rro­llo so­cial, ge­ne­ran­do un re­torno im­por­tan­te de la in­ver­sión en in­ves­ti­ga­ción e in­no­va­ción a tra­vés de nue­vas em­pre­sas, me­jo­ra­mien­to de pro­ce­sos, desa­rro­llo tec­no­ló­gi­cos o cam­bios me­to­do­ló­gi­cos en edu­ca­ción por ejem­plo.

Es­ta in­ter­ac­ción del mun­do uni­ver­si­ta­rio con la em­pre­sa en la ge­ne­ra­ción de co­no­ci­mien­to y trans­fe­ren­cia tec­no­ló­gi­ca es cla­ve a la luz de las cifras que mues­tra la eco­no­mía chi­le­na. El desa­rro­llo eco­nó­mi­co de un país se ex­pli­ca por el cre­ci­mien­to de los fac­to­res pro­duc­ti­vos y por la pro­duc­ti­vi­dad to­tal de és­tos (PTF), sien­do un ele­men­to esen­cial al ex­pli­car las po­si­bi­li­da­des de desa­rro­llo de un país. La OECD se­ña­la co­mo desafío pa­ra Chi­le ele­var la PTF la que la­men­ta­ble­men­te ha de­cre­ci­do su con­tri­bu­ción al PIB de un 2,3% en 1993-1998 a un 0,4% en 20102013, lo que es con­sis­ten­te con la caí­da del cre­ci­mien­to eco­nó­mi­co pro­me­dio de 6.5% a 4.6% en los mis­mos pe­río­dos. Ele­var la PTF re­quie­re au­men­tar la in­ves­ti­ga­ción y desa­rro­llo (I+D), con una par­ti­ci­pa­ción ac­ti­va de los tres ac­to­res in­vo­lu­cra­dos: uni­ver­si­da­des, em­pre­sas y Es­ta­do. Pe­ro las cifras nos se­ña­lan otra co­sa pa­ra Chi­le, que tie­ne, en­tre los paí­ses de la OCDE (2013), el por­cen­ta­je más ba­jo in­ver­ti­do en I+D (0,4% del PIB) sien­do el pro­me­dio un 2,4%. Es­ta in­ver­sión mues­tra ba­ja par­ti­ci­pa­ción de las em­pre­sas, sien­do el sub­si­dio tri­bu­ta­rio la ma­yor fuen­te de fi­nan­cia­mien­to (40%).

Si Chi­le quie­re re­to­mar su cre­ci­mien­to, se de­be po­ten­ciar la re­la­ción vir­tuo­sa en­tre Es­ta­do, em­pre­sa y uni­ver­si­dad, tal co­mo lo plan­tea la Es­tra­te­gia de Desa­rro­llo Re­gio­nal. Por ello, y en es­te mar­co, es que la Uni­ver­si­dad San Se­bas­tián ha desa­rro­lla­do múltiples in­ves­ti­ga­cio­nes en esa lí­nea y par­ti­ci­pa ac­ti­va­men­te en las ini­cia­ti­vas aso­cia­ti­vas co­mo los No­dos Agroa­li­men­ta­rios en el mar­co de la Red de Cen­tros Tec­no­ló­gi­cos y Es­tra­té­gi­co de Sa­lud Ma­cro Zo­na Sur im­pul­sa­das por el Go­bierno Re­gio­nal del Bio­bío.

Es­ta in­ter­ac­ción del mun­do uni­ver­si­ta­rio con la em­pre­sa en la ge­ne­ra­ción de co­no­ci­mien­to y trans­fe­ren­cia tec­no­ló­gi­ca es cla­ve a la luz de las cifras que mues­tra la eco­no­mía chi­le­na.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.