Luk­sic, cá­ma­ra y ac­ción

La Tribuna (Los Angeles, Chile) - - OPINIÓN -

A me­dia tar­de del do­min­go 24 de abril em­pe­zó a cir­cu­lar con mu­cha fuer­za por What­sapp y en re­des so­cia­les un vi­deo de Youtu­be que par­tía con un su­ge­ren­te fon­do ne­gro: “Pa­pá, na­die te co­no­ce”.

El vi­deo que el em­pre­sa­rio subió en abril pa­sa­do a Youtu­be lle­va más de 400 mil re­pro­duc­cio­nes. Sí, se po­dría ha­ber he­cho me­jor, pe­ro el acier­to de de­fen­der­se y ha­cer un mea cul­pa mi­ran­do a la cá­ma­ra ha si­do de las po­cas sor­pre­sas co­mu­ni­ca­cio­na­les de es­te 2016.

El “desconocido” pa­dre era na­da me­nos que An­dró­ni­co Luk­sic Craig. En al­go me­nos de 7 mi­nu­tos, sen­ta­do fren­te a una cá­ma­ra en una ofi­ci­na con la vis­ta de un San­tia­go nu­bla­do de fon­do, tu­tea al que lo es­tá mi­ran­do. Se le no­ta mo­les­to, pe­ro con­ven­ci­do de que es el mo­men­to de ha­blar. Par­te pi­dien­do res­pe­to por sus dos ma­dres —la bio­ló­gi­ca y la que lo crió des­de los sie­te años— tras el in­sul­to de un dipu­tado, y lue­go abor­da los flan­cos pú­bli­cos más com­ple­jos del hol­ding, el im­pac­to del pro­yec­to Al­to Mai­po en los da­ños del tem­po­ral de esos días y su des­afor­tu­na­da reunión con Na­ta­lia Com­pag­non y Se­bas­tián Dá­va­los que lo li­gó al ca­so Ca­val.

An­tes de los no­ti­cia­rios de esa no­che que die­ron cuen­ta del vi­deo, ya le cri­ti­ca­ban ha­ber or­ques­ta­do un la­va­do de ima­gen, ha­ber es­ta­do mal ase­so­ra­do y ha­ber “pi­sa­do el pa­li­to” pa­ra dar fa­ma a un par­la­men­ta­rio. Es cier­to que al­gu­nas de las fra­ses de la gra­ba­ción po­drían ha­ber si­do mu­cho me­jor for­mu­la­das, pe­ro hoy, des­pués de 6 me­ses, hay que re­co­no­cer que el men­sa­je re­sul­tó al­go más que un desaho­go. Si se su­ma al per­dón de Elio­do­ro Mat­te por el lla­ma­do ca­so de la co­lu­sión del “pa­pel con­fort”, se pue­den ver in­ci­pien­tes se­ña­les de que al­go es­tá cam­bian­do en la ma­ne­ra en que los em­pre­sa­rios y los chi­le­nos se van a re­la­cio­nar, y que hay lu­ces de que de a po­co se po­dría su­pe­rar la des­con­fian­za que tie­ne de­te­rio­ra­dos los víncu­los en­tre los ciu­da­da­nos y su opi­nión ge­ne­ral de las com­pa­ñías.

El Luk­sic que se reunió con el hi­jo de la en­ton­ces po­si­ble can­di­da­ta pre­si­den­cial y su mu­jer ge­ne­ra ob­via­men­te re­ce­los, él mis­mo re­co­no­ció pos­te­rior­men­te que en­ten­dió que era una per­so­na pú­bli­ca y co­mo tal de­be cuidar con quién se reúne. Pe­ro el Luk­sic que apa­re­ce en el vi­deo, en el fon­do tie­ne el men­sa­je co­rrec­to: un em­pre­sa­rio que no se es­con­de cuan­do lo cri­ti­can ni se acom­ple­ja de li­de­rar un hol­ding de im­por­tan­tes com­pa­ñías por­que es­tá con­ven­ci­do de que su ne­go­cio apor­ta al país, y con esa con­vic­ción, pi­de disculpas pú­bli­cas cuan­do se equi­vo­ca. Ma­rily Lü­ders Es­cue­la de pe­rio­dis­mo UAI

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.