Crea­ti­vi­dad re­gu­la­to­ria

La Tribuna (Los Angeles, Chile) - - REDACCIÓN - Ma­rily Lü­ders Es­cue­la de Pe­rio­dis­mo Uni­ver­si­dad Adolfo Ibá­ñez

Na­die po­dría ar­gu­men­tar que el he­cho que un go­bierno de­ci­da lu­char con­tra el con­su­mo ex­ce­si­vo de al­cohol, o con­tra la obe­si­dad, el es­trés in­fan­til o cual­quier otra en­fer­me­dad o tras­torno, sea una ma­la idea. To­das ellos son de gran su­fri­mien­to per­so­nal pa­ra los afec­ta­dos y sus fa­mi­lias, y ade­más tie­nen mu­chas ve­ces aso­cia­do un im­por­tan­te cos­to pú­bli­co, ya que es ha­bi­tual que el Es­ta­do asu­ma el pa­go de los cui­da­dos pos­te­rio­res. Pe­ro des­gra­cia­da­men­te, que el ob­je­ti­vo sea con­sen­sua­do no ga­ran­ti­za en nin­gu­na me­di­da que las po­lí­ti­cas pú­bli­cas que se pro­pon­gan, pri­me­ro, sean efec­ti­vas pa­ra las me­tas pro­pues­tas y, se­gun­do, que no cho­quen con las li­ber­ta­des de los ciu­da­da­nos que tam­bién he­mos de­fi­ni­do co­mo sociedad.

Ya lle­va­mos va­rios años en Chi­le con un rit­mo de crea­ti­vi­dad re­gu­la­to­ria que fran­ca­men­te a ra­tos da ri­sa, y en otras, una bue­na do­sis de re­ce­lo. ¿ Au­to­ri­da­des me­tién­do­se con el con­su­mo de los Su­pe­ro­cho y las pro­mo­cio­nes de los happy hour o atri­bu­yén­do­se la au­to­ri­dad pa­ra de­ci­dir si nues­tros hi­jos ha­cen o no ta­reas es­co­la­res?

Lo cier­to es que, fi­nal­men­te, la ma­yo­ría de es­tos ex­ce­sos ter­mi­nan en dis­po­si­cio­nes más ra­zo­na­bles una vez que en­tran a los de­ba­tes le­gis­la­ti­vos, pe­ro van de­jan­do una hue­lla que va co­rrien­do el lí­mi­te de has­ta dón­de de­ja­mos en­trar las le­yes y los or­ga­nis­mos re­gu­la­do­res en nues­tras de­ci­sio­nes de vi­da. Un ejem­plo pe­rio­dís­ti­co: las por­ta­das ha­ce 15 años es­ta­ban pen­dien­tes de las in­ter­ven­cio­nes eco­nó­mi­cas im­por­tan­tes -có­mo se re­gu­la­ban los pre­cios de los ser­vi­cios bá­si­cos, por ejem­plo-, pe­ro hoy es­ta­mos abo­ca­dos a la ofer­ta de 2x1 de tra­gos.

Son co­sas me­no­res, di­rán al­gu­nos. Pue­de ser, pe­ro la fuer­za de la ha­bi­tua­li­dad de es­tas irrup­cio­nes pue­de le­sio­nar la ca­pa­ci­dad de re­sis­tir­nos a ce­der li­ber­ta­des. Y no es al­go abs­trac­to. Si se apro­ba­ra lo pro­pues­to por el Sen­da, fi­nal­men­te un se­ñor sen­ta­do en una ofi­ci­na en un mi­nis­te­rio es­ta­ría de­ci­dien­do so­bre la po­lí­ti­ca de pre­cios de un bar a cien­tos de ki­ló­me­tros de dis­tan­cia. O un fis­ca­li­za­dor ten­dría que ins­ta­lar­se en la sa­la de cla­ses de nues­tros ni­ños a re­vi­sar la libreta de co­mu­ni­ca­cio­nes pa­ra de­tec­tar si al­gu­na pro­fe­so­ra les man­dó una ta­rea a la ca­sa. Co­mo mu­cho, ¿no?.

Ya lle­va­mos va­rios años en Chi­le con un rit­mo de crea­ti­vi­dad re­gu­la­to­ria que fran­ca­men­te a ra­tos da ri­sa, y en otras, una bue­na do­sis de re­ce­lo. ¿Au­to­ri­da­des me­tién­do­se con el con­su­mo de los Su­pe­ro­cho y las pro­mo­cio­nes de los happy hour o atri­bu­yén­do­se la au­to­ri­dad pa­ra de­ci­dir si nues­tros hi­jos ha­cen o no ta­reas es­co­la­res?

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.