Edu­ca­ción y abs­ten­ción elec­to­ral

La Tribuna (Los Angeles, Chile) - - REDACCIÓN - Ale­jan­dro Me­ge Val­de­be­ni­to

La ba­ja par­ti­ci­pa­ción ciu­da­da­na en las úl­ti­mas elecciones mu­ni­ci­pa­les ha lle­va­do a la com­par­ti­da afir­ma­ción que la gran ga­na­do­ra fue la abs­ten­ción, fe­nó­meno so­cio­ló­gi­co que no es pa­tri­mo­nio so­lo de la so­cie­dad chi­le­na y, si bien ocu­rre en otras la­ti­tu­des, no de­ja de ser preo­cu­pan­te por cuan­to la pre­gun­ta es: ¿cuál se­rá el gra­do de in­vo­lu­cra­mien­to, par­ti­ci­pa­ción y de res­pal­do que dará a las au­to­ri­da­des elec­tas en la ges­tión mu­ni­ci­pal los dos ter­cios de la po­bla­ción que per­ma­ne­ció crí­ti­ca y aje­na al pro­ce­so elec­cio­na­rio? Más aún, cuan­do mu­chos, afir­man­do te­ner pre­fe­ren­cia por un can­di­da­to, no se die­ron la mo­les­tia de asis­tir a las ur­nas.

Si al­guien cree que ne­gán­do­se a par­ti­ci­par en los ac­tos ciu­da­da­nos los pro­ble­mas de­jan de exis­tir o que al no ha­cer­lo na­die po­drá cul­par­lo de que las co­sas si­guen igual o peor, asu­mien­do el có­mo­do y asép­ti­co rol de crí­ti­cos a las ges­tio­nes de las au­to­ri­da­des que no in­ter­pre­tan sus par­ti­cu­la­res vi­sio­nes de ciu­dad co­mo un há­bi­tat de res­pon­sa­bi­li­dad co­mún, por lo que, al ha­cer­lo se mar­gi­na por pro­pia de­ci­sión a su con­di­ción de ciu­da­dano. Y, si bien es­ta po­si­ción re­sul­ta fá­cil es, al mis­mo tiem­po, irres­pon­sa­ble. So­lo la par­ti­ci­pa­ción, ha­bien­do ga­na­do o per­di­do el can­di­da­to de su pre­fe­ren­cia o la po­si­ción po­lí­ti­ca a la que ad­hie­re, da el res­pal­do mo­ral pa­ra pro­po­ner, cri­ti­car o pe­dir cuen­tas de la ges­tión pú­bli­ca.

Si bien se dan va­ria­das ra­zo­nes de la ba­ja con­cu­rren­cia a su­fra­gar, no ca­be du­da que el ni­vel edu­ca­cio­nal, la con­di­ción la­bo­ral, eco­nó­mi­ca y so­cial son va­ria­bles que la con­di­cio­nan fuer­te­men­te.

Tan­to es así que, ana­li­zan­do las causas de su de­rro­ta pa­ra ser pro­cla­ma­do can­di­da­to a la pre­si­den­cia de los EE.UU., el se­na­dor de­mó­cra­ta Ber­nie San­ders atri­bu­yó la ba­ja vo­ta­ción re­ci­bi­da a que “los po­bres no vo­tan”, afir­man­do que sí so­lo el 75% de las per­so­nas de bajos in­gre­sos, los trabajadores y los jó­ve­nes par­ti­ci­pa­ran del pro­ce­so po­lí­ti­co su país se trans­for­ma­ría ra­di­cal­men­te. En nues­tro país di­ver­sos es­tu­dios que lo de­mues­tran, pe­ro que no son su­fi­cien­tes pa­ra ge­ne­ra­li­zar los re­sul­ta­dos, in­di­can que es la po­bla­ción de ma­yo­res in­gre­sos la que pro­por­cio­nal­men­te vo­ta más que la de me­no­res in­gre­sos, sien­do los más po­bres los po­lí­ti­ca­men­te mar­gi­na­dos, si­tua­ción que con­vie­ne a cier­tos po­lí­ti­cos pa­ra quie­nes esa vo­ta­ción les re­sul­ta in­có­mo­da. Por otra par­te es evi­den­te que la in­for­ma­ción y el co­no­ci­mien­to de la po­lí­ti­ca pú­bli­ca no es­tá siem­pre al al­can­ce de los sec­to­res con me­nor ba­ga­je cul­tu­ral y cí­vi­co, he­cho que con­di­cio­na el sen­tir­se par­te de una co­mu­ni­dad in­for­ma­da y dia­lo­gan­te, con ca­pa­ci­dad de opi­nar y to­mar de­ci­sio­nes ob­je­ti­vas de mo­do que los ma­no­sea­dos con­cep­tos de “par­ti­ci­pa­ción” y “trans­pa­ren­cia” pa­sen de ser un es­lo­gan a una reali­dad con­cre­ta.

Mo­di­fi­car la ac­ti­tud y el com­pro­mi­so ciu­da­dano es la ta­rea que lae­du­ca­ción de­be asu­mir.

En nues­tro país di­ver­sos es­tu­dios que lo de­mues­tran, pe­ro que no son su­fi­cien­tes pa­ra ge­ne­ra­li­zar los re­sul­ta­dos, in­di­can que es la po­bla­ción de ma­yo­res in­gre­sos la que pro­por­cio­nal­men­te vo­ta más que la de me­no­res in­gre­sos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.