Ar­tícu­lo 35° de la Ley de De­be­res y De­re­chos de los Pa­cien­tes

La Tribuna (Los Angeles, Chile) - - REDACCIÓN - Brian Ro­me­ro Bus­ta­man­te Di­rec­tor Com­ple­jo Asis­ten­cial “Dr. Víc­tor Ríos Ruiz” Los Án­ge­les

Per­ma­nen­te­men­te es­ta­mos trans­mi­tien­do a nues­tro usua­rios la preo­cu­pa­ción por me­jo­rar la aten­ción y el tra­to que se brin­da en el Com­ple­jo Asis­ten­cial “Dr. Víc­tor Ríos Ruiz” Los Án­ge­les, don­de los avan­ces en in­fra­es­truc­tu­ra han si­do im­por­tan­te y han ido de la mano con po­lí­ti­cas de ca­pa­ci­ta­ción que per­mi­ten a nues­tros fun­cio­na­rios brin­dar una aten­ción más em­pá­ti­ca y ama­ble, pa­ra me­jo­rar la vi­sión que exis­te de los es­ta­ble­ci­mien­tos pú­bli­cos de Sa­lud.

Pa­ra ello, es fun­da­men­tal que exis­ta un res­pe­to mu­tuo que po­ten­cie y re­fuer­ce la re­la­ción del equi­po clí­ni­co con el pa­cien­te, ge­ne­ran­do con­fian­za pa­ra cum­plir con las ex­pec­ta­ti­vas y ne­ce­si­da­des de nues­tros usua­rios.

La pues­ta en mar­cha de la Ley 20.584, fue un gran pa­so pa­ra el re­co­no­cien­do de los De­re­chos de los pa­cien­tes en sa­lud, pe­ro es­tos de­ben es­tar aso­cia­dos a De­be­res. El ha­blar más fuer­te u ofen­der a otras per­so­nas no de­be es­ta­ble­cer­se co­mo un me­ca­nis­mo pa­ra exi­gir. El diá­lo­go, la in­for­ma­ción opor­tu­na y el res­pe­to de­ben ser la for­ma co­rrec­ta que nos per­mi­ta se­guir avan­zan­do en nues­tra re­la­ción con el usua­rio.

Ca­da vez nos en­fren­ta­mos a una po­bla­ción más em­po­de­ra­da de sus de­re­chos lo que sin du­da es el re­sul­ta­do de la edu­ca­ción per­ma­nen­te que en­tre­ga­mos a nues­tros usua­rios. Sin em­bar­go, no siem­pre la ma­ne­ra de ex­pre­sar su sen­tir es la más in­di­ca­da. Ha­ce unos días, una des­ta­ca­da pro­fe­sio­nal de nues­tro es­ta­ble­ci­mien­to se vio en­fren­ta­da a una de­nun­cia pú­bli­ca por ma­los tra­tos e in­clu­so se cues­tio­nó su ca­li­dad téc­ni­ca a tra­vés de los me­dios de co­mu­ni­ca­ción, con ar­gu­men­tos sim­ples y sin fun­da­men­to, per­ju­di­cán­do­la no só­lo la­bo­ral sino tam­bién emo­cio­nal­men­te, ya que por pri­me­ra vez fue ex­pues­ta a una si­tua­ción en la cual, se­gún los pro­pios tes­ti­gos que pre­sen­cia­ron el he­cho, fue pro­vo­ca­da por la agre­si­vi­dad verbal de un acom­pa­ñan­te, quien muy mo­les­ta por la es­pe­ra en la aten­ción reac­cio­nó con gri­tos y en for­ma pre­po­ten­te­men­te en­ca­ró a la fun­cio­na­ria, quien so­li­ci­to que es­ta per­so­na aban­do­na­ra el box de aten­ción, con­si­de­ran­do que la pa­cien­te era ma­yor edad, au­to­va­len­te y no pre­sen­ta­ba in­con­ve­nien­tes pa­ra re­ci­bir sus in­di­ca­cio­nes. Ade­más, es­ta per­so­na cues­tio­nó el diag­nós­ti­co y tra­ta­mien­to de la pa­cien­te de 22 años, quien lle­va va­rios me­ses en con­trol y que tras rea­li­zar­le to­dos los exá­me­nes co­rres­pon­dien­tes se con­fir­mó su en­fer­me­dad y se le han apli­ca­do to­das la te­ra­pias que co­rres­pon­den al ti­po y se­ve­ri­dad de su pa­to­lo­gía, des­co­no­cien­do to­do lo rea­li­za­do has­ta la fe­cha.

In­ten­ta­mos cum­plir con las ex­pec­ta­ti­vas que tie­nen nues­tros usua­rios en lo que res­pec­ta a su aten­ción, es­pe­cial­men­te en los tiem­pos de es­pe­ra, pe­ro nues­tros mé­di­cos es­pe­cia­lis­tas no só­lo de­ben en­fo­car­se a la aten­ción en po­li­clí­ni­cos, tam­bién de­ben res­pon­der en el área de Hospitalización y de Ur­gen­cia. Por lo que es­tos ma­los en­ten­di­dos só­lo em­pa­ñan la bue­na re­la­ción que man­te­ne­mos co­mo re­cin­to con la gran ma­yo­ría de nues­tros pa­cien­tes que han cre­ci­do con no­so­tros y en­tien­den que el res­pe­to es lo bá­si­co pa­ra au­men­tar la con­fian­za en­tre usua­rios in­ter­nos y ex­ter­nos.

De ahí la ne­ce­si­dad de re­for­zar el Art. 35° de la Ley 20.584 que re­gu­la los De­re­chos y De­be­res de las per­so­nas en re­la­ción con las ac­cio­nes vin­cu­la­das a su aten­ción de Sa­lud, que ha­ce re­fe­ren­cia a que to­das, “las per­so­nas de­be­rán tra­tar res­pe­tuo­sa­men­te a los in­te­gran­tes del equi­po de Sa­lud, sean és­tos pro­fe­sio­na­les, téc­ni­cos o ad­mi­nis­tra­ti­vos. Igual obli­ga­ción co­rres­pon­de a los familiares, representantes le­ga­les y otras per­so­nas que los acom­pa­ñen o visite, el tra­to irres­pe­tuo­so o los ac­tos de vio­len­cia verbal o fí­si­ca en con­tra de los in­te­gran­tes del equi­po de sa­lud, de las de­más per­so­nas aten­di­das o de otras per­so­nas, dará de­re­cho a la au­to­ri­dad del es­ta­ble­ci­mien­to pa­ra re­que­rir, cuan­do la si­tua­ción lo ame­ri­te, la pre­sen­cia de la fuerza pú­bli­ca pa­ra res­trin­gir el ac­ce­so al es­ta­ble­ci­mien­to de quie­nes afec­ten el nor­mal de­sen­vol­vi­mien­to de las ac­ti­vi­da­des en él desa­rro­lla­das, sin per­jui­cio del de­re­cho a per­se­guir las res­pon­sa­bi­li­da­des ci­vi­les o pe­na­les que co­rres­pon­dan. Tam­bién po­drá or­de­nar el al­ta dis­ci­pli­na­ria del pa­cien­te que in­cu­rra en mal­tra­to o en ac­tos de vio­len­cia, siem­pre que ello no pon­ga en ries­go su vi­da o su sa­lud”.

Sa­be­mos que el do­lor y la an­gus­tia que ge­ne­ra un pro­ble­ma de sa­lud no siem­pre nos de­ja ver con cla­ri­dad cier­tas si­tua­cio­nes, pe­ro ahí es­tá nues­tra ca­pa­ci­dad co­mo se­res hu­ma­nos de ge­ne­rar em­pa­tía y po­ner­nos en el lu­gar del otro.

Es­ta­mos tra­ba­jan­do pa­ra que ca­da uno de los de­re­chos que tie­nen nues­tros pa­cien­tes se cum­plan co­mo un pro­ce­so na­tu­ral den­tro de la ins­ti­tu­ción y no que sea al­go im­pues­to por Ley, y de la mis­ma ma­ne­ra es­pe­ra­mos que los de­be­res o los cum­pli­mien­tos de las nor­ma­ti­vas in­ter­nas que te­ne­mos co­mo re­cin­to hos­pi­ta­la­rio, sea res­pe­ta­do por nues­tros usua­rios y tra­ba­je­mos en con­jun­to por me­jor nues­tras re­la­cio­nes, de una ma­ne­ra ho­nes­ta, res­pon­sa­ble y cá­li­da, ya que to­dos for­ma­mos es­te cen­tro hos­pi­ta­la­rio y con nues­tro es­fuer­zo y de­di­ca­ción po­dre­mos ser re­co­no­ci­dos a ni­vel na­cio­nal, no só­lo por nues­tra tec­no­lo­gía o in­fra­es­truc­tu­ra, sino tam­bién, por nues­tra em­pa­tía y ca­li­dad hu­ma­na.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.