EL NUE­VO ALCALDE

La Tribuna (Los Angeles, Chile) - - OPINIÓN - José M. Cae­rols

Se­ñor Di­rec­tor: Sor­pre­sa han cau­sa­do los di­chos y ex­pre­sio­nes de un nue­vo alcalde por­te­ño, quien vie­ne a la vi­da pú­bli­ca con cla­ros afa­nes de pro­ta­go­nis­mo, gran­de­za y agre­sión; sus di­chos y ex­pre­sio­nes co­no­ci­dos a tra­vés de las re­des so­cia­les de­no­tan por de­cir lo me­nos que ha­rá de su fun­ción pú­bli­ca y po­lí­ti­ca un pro­ble­ma.

De­mues­tra es­tar con­fun­di­do so­bre lo que per­mi­te un car­go pú­bli­co y en­tre que lí­mi­tes se pue­de ma­ni­fes­tar.

Lle­ga con ca­rac­te­rís­ti­cas me­siá­ni­cas y nar­ci­sis­tas, con cla­ra ac­ti­tud con­fron­ta­cio­nal, ex­tre­mis­ta, gro­se­ra y fue­ra de lu­gar.

Es­pe­ro ha­brá al­gu­na au­to­ri­dad o en­ti­dad gu­ber­na­men­tal que le des­pier­te a tiem­po y lo ubi­que an­tes que pue­da ter­mi­nar po­si­ble­men­te tras las re­jas.

La­men­ta­ble que en una de­mo­cra­cia se pue­da dar es­te ti­po de ca­sos con ediles de es­ta na­tu­ra­le­za que de­jan una sen­sa­ción de po­cas es­pe­ran­zas pa­ra cons­truir una me­jor so­cie­dad, progreso y país.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.