El Se­na­me: La ca­si­ta del ho­rror

(Par­te I)

La Tribuna (Los Angeles, Chile) - - REDACCIÓN - Fran­cis­co Mu­ñoz Al­men­dras Ciu­da­dano

La muer­te de la pe­que­ña Lis­set­te Vi­lla en el Cen­tro Gal­va­rino en San­tia­go, ha mos­tra­do la pun­ta del ice­berg de la pro­fun­da cri­sis que hoy vi­ve el Ser­vi­cio Na­cio­nal de Me­no­res, la cual se hi­zo más com­ple­ja aun cuan­do el 11 de julio pa­sa­do, el dipu­tado Saf­fi­rio re­ve­ló que 185 ni­ños han muer­to en la ins­ti­tu­ción, des­de 2005 has­ta ma­yo de 2016, in­for­ma­ción que ob­tu­vo tras so­li­ci­tar­la vía Trans­pa­ren­cia. De ellos, 15 ha­brían fa­lle­ci­do en 2010. Las con­di­cio­nes eco­nó­mi­cas y de in­fra­es­truc­tu­ra den­tro de la ins­ti­tu­ción, son gra­ví­si­mas y que se arras­tran des­de más de una dé­ca­da y que no han su­fri­do mu­chos cam­bios. Des­de el pun­to de vis­ta mo­ne­ta­rio se­gún Ma­rio So­lar, edu­ca­dor por 6 años en el Cen- tro de In­ter­na­ción Pro­vi­so­ria y Ré­gi­men Ce­rra­do de Co­ro­nel, el Es­ta­do en­tre­ga 40 mil pe­sos anua­les pa­ra rea­li­zar ta­lle­res de ayu­da a los ho­ga­res que cuen­tan con un me­nor den­tro de la ca­sa del Se­na­me. Es di­fí­cil de creer que con 40 mil pe­sos anua­les se pre­ten­da desa­rro­llar un ta­ller pa­ra po­der edu­car a una fa­mi­lia con me­no­res en ries­go so­cial, y don­de mu­chos se en­cuen­tran con adic­cio­nes tan­to al al­cohol co­mo a las dro­gas, así co­mo tam­bién me­no­res con an­te­ce­den­tes de abu­so se­xual, sui­ci­dio y de tras­tor­nos psi­quiá­tri­cos.

Otro da­to no me­nor es la vi­si­ta que reali­zó la Co­mi­sión In­te­ri­ns­ti­tu­cio­nal de Su­per­vi­sión de Cen­tros (CISC), pre­si­di­da por la se­re­mi de Jus­ti­cia, en oc­tu­bre de 2015, a los re­cin­tos ad­mi­nis­tra­dos por el Se­na­me, en don­de se cons­ta­tó que en el cen­tro de Co­ro­nel los dor­mi­to­rios son com­par­ti­dos, hay ba­ños sin agua, los de­tec­to­res de hu­mo no ope­ra­ban, el sis­te­ma de ilu­mi­na­ción noc­tur­na es de­fi­cien­te, en­tre otras co­sas. Es­to, am­pli­fi­cán­do­lo a ni­vel de país, es de ma­ne­ra re­su­mi­da la si­tua­ción com­ple­ja que vi­ve el ser­vi­cio na­cio­nal de me­no­res, en don­de a cau­sa de to­dos los fac­to­res que men­ciono, se lle­ga a la pre­mi­sa más im­por­tan­te de to­da es­ta si­tua­ción: La evi­den­te vio­la­ción de los De­re­chos del ni­ño, a los cua­les, el Es­ta­do de Chi­le se com­pro­me­tió a de­fen­der. Pe­ro es­to no es só­lo una fal­ta de com­pro­mi­so gra­ve por par­te del Es­ta­do de Chi­le con la de­fen­sa de los de­re­chos del ni­ño, sino que tam­bién es una fal­ta nues­tra co­mo so­cie­dad, ya que han te­ni­do que ocu­rrir muer­tes pa­ra re­cién aho­ra, in­ten­tar ha­cer al­go.

¿Por qué no se ac­tuó an­tes? ¿Por qué se tu­vo que es­pe­rar a que ex­plo­ta­ra la olla, pa­ra re­cién co­men­zar a ha­cer al­go? El jui­cio po­lí­ti­co que­da­rá en ma­nos de los en­ten­di­dos en el te­ma, y los res­pon­sa­bles, de­be­rían – en teo­ría – que­dar en ma­nos de la jus­ti­cia.

¿Qué ha­cer?, di­fí­cil pre­gun­ta. Pe­ro lo que se de­bie­se ha­cer, es que es­ta si­tua­ción sea asu­mi­da pri­me­ra­men­te co­mo un asun­to de Es­ta­do, en don­de to­das las fuer­zas so­cia­les, po­lí­ti­cas y téc­ni­cas par­ti­ci­pen en lo que de­bie­se ser la mo­der­ni­za­ción del ser­vi­cio na­cio­nal de me­no­res, es­te es un te­ma que nos com­pe­te a to­dos co­mo so­cie­dad.

¿Por qué no se ac­tuó an­tes? ¿Por qué se tu­vo que es­pe­rar a que ex­plo­ta­ra la olla, pa­ra re­cién co­men­zar a ha­cer al­go?

Di­vi­dir en dos fo­cos de ac­ción en el Se­na­me: un fo­co pre­ven­ti­vo y otro ne­ta­men­te in­ter­ven­cio­nis­ta.

Des­de el pun­to de vis­ta pre­ven­ti­vo, se de­bie­se crear un Mi­nis­te­rio de la In­fan­cia, el cual de­bie­se es­tar to­tal­men­te coor­di­na­do con otros mi­nis­te­rios co­mo el de Edu­ca­ción, Sa­lud, Mu­jer, Tra­ba­jo y Jus­ti­cia pa­ra po­der pre­ve­nir que los ni­ños en­tren en ries­go so­cial y que con­lle­ve a una pos­te­rior de­ri­va­ción a un cen­tro del Se­na­me. No hay que ol­vi­dar que el fo­co pre­ven­ti­vo no só­lo se de­be li­mi­tar a que un pa­dre es­té sin tra­ba­jo y op­te por de­lin­quir, o que una fa­mi­lia dis­fun­cio­nal es­té su­mi­da en las dro­gas o el al­cohol, sino que tam­bién el con­tex­to don­de es­ta fa­mi­lia se desen­vuel­ve, ya que no re­sul­ta­ría útil in­ter­ve­nir una fa­mi­lia, si la reali­dad so­cial don­de es­ta se desen­vuel­ve le es des­fa­vo­ra­ble. Es aquí don­de la asis­ten­cia so­cial de­be ser in­ci­si­va, pro­li­ja, ya que son ellos los que de­ter­mi­nan el ries­go en el que se en­cuen­tra una fa­mi­lia, jun­to en coor­di­na­ción con equi­pos mul­ti­dis­ci­pli­na­rios de Sa­lud, es­pe­cí­fi­ca­men­te de los Ce­cosf. Es aquí don­de se ha­ce un gra­ve lla­ma­do de aten­ción al Es­ta­do, ya que el he­cho de que exis­ta una fa­mi­lia dis­fun­cio­nal y un me­nor en el Se­na­me, no es más que un sín­to­ma muy la­ten­te de las de­sigual­da­des que exis­ten en nues­tro país y que de­ben co­men­zar pron­ta­men­te, a so­lu­cio­nar­se. No ol­vi­de­mos fi­nal­men­te, que la pre­ven­ción, es­pe­cial­men­te en el ám­bi­to de la sa­lud, es más via­ble en el sen­ti­do cos­to-efec­ti­vo pa­ra el Es­ta­do y pa­ra la so­cie­dad en ge­ne­ral.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.