Desafíos del nue­vo Sis­te­ma de Desa­rro­llo pro­fe­sio­nal Do­cen­te

La Tribuna (Los Angeles, Chile) - - REDACCIÓN -

El 1 de abril del pre­sen­te año, fue pu­bli­ca­da en el dia­rio ofi­cial la Ley 20.903 la cual crea el nue­vo Sis­te­ma de Desa­rro­llo Pro­fe­sio­nal Do­cen­te, y cu­yo ob­je­ti­vo cen­tral es re­co­no­cer a la do­cen­cia co­mo una pro­fe­sión al­ta­men­te com­ple­ja y desafian­te. Ello en el mar­co de las nue­vas re­for­mas edu­ca­cio­na­les que se ha im­pues­to el go­bierno de la Nueva Ma­yo­ría. El nue­vo sis­te­ma, au­gu­ra una se­rie de mo­di­fi­ca­cio­nes que pre­ten­den enal­te­cer el rol del pro­fe­sor hoy en día, y el que ten­drán quie­nes se ini­cian en su for­ma­ción ini­cial do­cen­te.

En­tre los desafíos que plas­ma es­te nue­vo sis­te­ma do­cen­te fi­gu­ran: nue­vas exigencias a quie­nes deseen in­gre­sar a es­tu­diar pe­da­go­gía a par­tir del año 2017 y con una pro­gre­sión en la exi­gen­cia de los re­qui­si­tos al 2023; me­jo­rar las con­di­cio­nes la­bo­ra­les de los do­cen­tes a par­tir de una es­ca­la de re­mu­ne­ra­cio­nes acor­de al ni­vel en el cual se ubi­quen; un au­men­to gra­dual de las ho­ras no lec­ti­vas; acom­pa­ña­mien­to a tra­vés de un tu­tor du­ran­te los pri­me­ros años que se ejer­za la do­cen­cia y el for­ta­le­ci­mien­to de la edu­ca­ción con­ti­nua a tra­vés de pro­gra­mas ofre­ci­dos por el mis­mo Mi­ne­duc.

¿ Se­rán es­tos desafíos el pun­ta­pié pa­ra me­jo­rar el es­fuer­zo que rea­li­zan a dia­rio nues­tros pro­fe­so­res/as a lo lar­go de nues­tro país? Pa­ra quie­nes ejer­ce­mos la do­cen­cia ha­ce ya un tiem­po, qui­zás el nue­vo sis­te­ma po­dría re­pre­sen­tar una va­lo­ra­ción pa­ra la pro­fe­sión, más aún, cuan­do és­ta ha si­do tan po­co con­si­de­ra­da por de­ter­mi­na­dos sec­to­res po­lí­ti­cos

Aca­dé­mi­co Fa­cul­tad de Edu­ca­ción Uni­ver­si­dad Cen­tral

y de po­der en la his­to­ria de Chi­le. Si bien, se ha­bla de la im­por­tan­cia del rol del pro­fe­sor en la for­ma­ción pa­ra la vi­da, por años se ha sem­bra­do des­con­fian­za y fal­sas pro­me­sas pa­ra el sec­tor del pro­fe­so­ra­do, lo que ha im­pli­ca­do: des­mo­ti­va­ción por el ejer­ci­cio de la do­cen­cia, de­sin­te­rés por es­tu­diar ca­rre­ras de pe­da­go­gía, ago­bio la­bo­ral en mu­chos de los pro­fe­sio­na­les de la edu­ca­ción y au­sen­cia de un acom­pa­ña­mien­to efec­ti­vo en la re­no­va­ción de me­to­do­lo­gías de en­se­ñan­za – apren­di­za­je.

Aho­ra bien, es­ta nueva po­lí­ti­ca ¿ ven­drá de la mano con pro­pi­ciar me­jo­ras en la ca­li­dad de la edu­ca­ción en Chi­le?

Aún es tem­prano pa­ra va­ti­ci­nar el im­pac­to que po­dría ge­ne­rar es­te nue­vo sis­te­ma de desa­rro­llo pro­fe­sio­nal do­cen­te, por aho­ra de­be­re­mos es­pe­rar los re­sul­ta­dos que nos ayu­den a com­pren­der que el rol del pro­fe­sor en Chi­le de­be ser dig­ni­fi­ca­do co­mo cual­quier otra pro­fe­sión que se con­si­de­ra com­ple­ja; si es que el ser pro­fe­sor en el si­glo XXI no es otra co­sa que la pro­fe­sión más com­ple­ja de to­das las que ya exis­ten.

Es­ta nueva po­lí­ti­ca ¿ven­drá de la mano con pro­pi­ciar me­jo­ras en la ca­li­dad de la edu­ca­ción en Chi­le? Aún es tem­prano pa­ra va­ti­ci­nar el im­pac­to que po­dría ge­ne­rar es­te nue­vo sis­te­ma de desa­rro­llo pro­fe­sio­nal do­cen­te. Car­los Gua­jar­do

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.