La in­sa­na pre­si­den­cia­li­za­ción del de­ba­te

La Tribuna (Los Angeles, Chile) - - OPINIÓN - Fe­li­pe Val­di­vie­so

En una fra­se en­ga­ño­sa­men­te sim­ple, el fi­ló­so­fo Char­les Tay­lor sos­tie­ne que la sa­lud de una so­cie­dad de­pen­de de la ca­li­dad de sus con­ver­sa­cio­nes. Si se­gui­mos es­ta idea, y si los me­dios de co­mu­ni­ca­ción ha­cen efec­ti­va­men­te eco de di­chas con­ver­sa­cio­nes (cues­tión siem­pre de­ba­ti­ble), pa­re­cie­ra que nues­tra so­cie­dad pa­de­ce hoy de un cua­dro agu­do de so­bre­pre­si­den­cia­lis­mo.

Des­de ha­ce de­ma­sia­dos me­ses, la cues­tión de las can­di­da­tu­ras pa­ra la pró­xi­ma elec­ción pre­si­den­cial se ha to­ma­do la dis­cu­sión pú­bli­ca. Con el in­cen­ti­vo de en­cues­tas in­clu­so se­ma­na­les, la lec­tu­ra de las al­zas y caí­das en es­ta ca­rre­ra pa­re­ce un tras­torno ob­se­si­vo o una ma­ni­fes­ta­ción cer­ca­na a la lu­do­pa­tía, se­gún se mi­re. A más de un año de la elec­ción, es di­fí­cil es­cu­char o ver un pro­gra­ma de con­ver­sa­ción po­lí­ti­ca en que no se to­que el te­ma.

El sum­mum de lo an­te­rior fue­ron los aná­li­sis pos­te­rio­res a las elec­cio­nes mu­ni­ci­pa­les, en que no hu­bo co­ber­tu­ra ni co­men­ta­ris­ta que no alu­die­ra a los efec­tos po­si­ti­vos y ne­ga­ti­vos pa­ra ca­da can­di­da­to, la ma­yor par­te de las ve­ces a par­tir de co­rre­la­cio­nes su­ma­men­te dis­cu­ti­bles. En un año de enor­mes con­tro­ver­sias (fi­nan­cia­mien­to de la po­lí­ti­ca, re­for­mas, te­mas “va­ló­ri­cos”, fin de sis­te­ma bi­no­mi­nal, AFP, Se­na­me, etc.): ¿es ne­ce­sa­rio o re­le­van­te sim­pli­fi­car to­da dis­cu­sión en tér­mi­nos de si fa­vo­re­ce o per­ju­di­ca a los can­di­da­tos a can­di­da­to?

No se tra­ta de apa­ren­tar in­ge­nui­dad, la lu­cha por el po­der ha si­do y se­rá siem­pre un com­po­nen­te esen­cial del juego po­lí­ti­co, pa­ra bien y pa­ra mal. Tam­po­co po­de­mos ig­no­rar que una so­bre­pre­si­den­cia­li­za­ción del de­ba­te se ve fa­vo­re­ci­da por pe­río­dos pre­si­den­cia­les cor­tos, co­mo el chi­leno, y más aún con pri­ma­rias que obli­gan a an­ti­ci­par las de­fi­ni­cio­nes de li­de­raz­gos. Sin em­bar­go, pa­ra­fra­sean­do a Tay­lor, el ex­ce­si­vo pro­ta­go­nis­mo de es­ta te­má­ti­ca tie­ne efec­tos ne­ga­ti­vos so­bre la sa­lud de nues­tra so­cie­dad.

En efec­to, cen­trar la dis­cu­sión po­lí­ti­ca en las can­di­da­tu­ras pre­si­den­cia­les –por so­bre el de­ba­te en torno a ideo­lo­gías y pro­gra­mas–, es un fla­co fa­vor a los in­ten­tos por re­le­gi­ti­mar una ac­ti­vi­dad con tan al­to ni­vel de des­cré­di­to. La ca­ri­ca­tu­ra de par­ti­dos y lí­de­res po­lí­ti­cos co­mo ju­ga­do­res mo­vien­do fi­chas en un ta­ble­ro pa­ra al­can­zar un pre­mio, no ha­ce sino au­men­tar la desafec­ción y des­con­fian­za de la ciu­da­da­nía.

En tiem­pos don­de con­vi­ven una gran efer­ves­cen­cia, in­te­rés y mo­vi­li­za­ción por lo pú­bli­co, con una abs­ten­ción e in­de­ci­sión al al­za, cen­trar el de­ba­te en cálcu­los elec­to­ra­les –por ejem­plo, en cuán­tos pun­tos más y me­nos en las en­cues­tas–, es sim­ple­men­te no en­ten­der (o no que­rer en­ten­der) que la po­lí­ti­ca es­tá en otro la­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.