Có­mo en­ten­der y apo­yar a los ni­ños an­te una ca­tás­tro­fe

Los adul­tos a car­go de los ni­ños pue­den ha­cer mu­cho pa­ra pro­te­ger­los y dar­les la sen­sa­ción de se­gu­ri­dad que pue­den ha­ber per­di­do.

La Tribuna (Los Angeles, Chile) - - CRÓNICA -

Los di­ver­sos mo­vi­mien­tos telúricos re­gis­tra­dos los úl­ti­mos días en la zo­na pue­de ha­ber afec­ta­do el cur­so nor­mal de las co­sas, ge­ne­ran­do una pér­di­da en la sen­sa­ción de se­gu­ri­dad con la que vi­vi­mos ha­bi­tual­men­te.

Es por ello que La Tri­bu­na con­ver­só con los psi­có­lo­gos del ser­vi­cio Fo­noin­fan­cia (800 200 818) de Fun­da­ción In­te­gra, quie­nes en­tre­ga­ron al­gu­nas re­co­men­da­cio­nes pa­ra que los adul­tos a car­go de ni­ños pue­dan con­te­ner­los y de­vol­ver­les la sen­sa­ción de se­gu­ri­dad que han per­di­do.

La psi­có­lo­ga y coor­di­na­do­ra de Fo­noin­fan­cia, Ce­ci­lia Calvo, ex­pli­có que lue­go de una si­tua­ción co­mo la ocu­rri­da en es­tos días, “es nor­mal que los adul­tos sien­tan mie­do, im­po­ten­cia, con­fu­sión y se sien­tan so­bre­pa­sa­dos en su ca­pa­ci­dad ha­bi­tual pa­ra en­fren­tar pro­ble­mas”. Por eso, re­co­mien­da ha­blar de los he­chos y sen­ti­mien­tos que pro­vo­can es­tas reacciones pa­ra ma­ne­jar­los de me­jor ma­ne­ra.

La ex­per­ta de Fo­noin­fan­cia ex­pli­ca que los ni­ños pue­den sen­tir­se y ex­pli­car la si­tua­ción de mu­chas ma­ne­ras: pue­den mie­do, con­fu­sión, pe­na; sen­tir que no tie­nen con­trol so­bre lo que pa­sa, creer que pue­den que­dar so­los; sen­tir que los adul­tos los ig­no­ran; pen­sar que son un pro­ble­ma pa­ra los otros; sen­tir que es­tán en pe­li­gro y que les es di­fí­cil adap­tar­se a los cam­bios vi­vi­dos, etc.

Pe­ro, ¿có­mo po­drían reac­cio­nar nues­tros hi­jos? Es nor­mal que por un tiem­po su hi­jo o hi­ja es­té: • Ex­tre­ma­da­men­te ape­ga­do a su ma­má, pa­pá o adul­tos cer­ca­nos.

• Más llo­rón o gri­tón o que es­té más si­len­cio­so y re­traí­do.

• No quie­ra ir al jar­dín o a la es­cue­la.

• Ten­ga te­mor a es­tar so­lo, mie­do a los ex­tra­ños, a los ani­ma­les o a si­tua­cio­nes que no ha te­mi­do an­tes co­mo a la no­che y a la os­cu­ri­dad.

• Ha­ya al­gún epi­so­dio en que se ha­ga pi­pí o in­clu­so ca­ca en la ca­ma o en la ro­pa.

• Dis­mi­nu­ya o au­men­te su ape­ti­to.

• Ten­ga pro­ble­mas pa­ra dor­mir y/o pe­sa­di­llas.

La psi­có­lo­ga Ce­ci­lia Calvo ex­pli­có que es­tas reacciones pue­den apa­re­cer in­me­dia­ta­men­te des­pués del te­rre­mo­to o lue­go de va­rios días, se­ma­nas o me­ses: “En la ma­yo­ría de los ca­sos, los sín­to­mas irán des­apa­re­cien­do de a po­co en cuan­to el ni­ño o ni­ña va­ya asi­mi­lan­do lo su­ce­di­do en un con­tex­to que lo aco­ja, le ayu­de a en­ten­der y a re­to­mar la co­ti­dia­nei­dad”.

¿QUÉ PO­DE­MOS HA­CER LOS ADUL­TOS PA­RA AYU­DAR A LOS NI­ÑOS?

• Ayu­dar­los a com­pren­der lo que es­tá ocu­rrien­do, por ejem­plo por qué se pro­du­cen los te­rre­mo­tos en pa­la­bras sim­ples de acuer­do a la edad del ni­ño.

• Ex­plí­que­les lo su­ce­di­do con cal­ma y cla­ri­dad, di­cién­do­le a sus hi­jos/as lo que sa­be. No mi­ni­mi­ce ni exa­ge­re la si­tua­ción.

• Tra­te de evi­tar que los ni­ños vean si­tua­cio­nes de des­con­trol o pá­ni­co en los adul­tos. Re­cuer­de que pa­ra ellos los adul­tos sue­len ser re­fe­ren­tes im­por­tan­tes de com­por­ta­mien­to.

• Ex­plí­que­les lo que apa­re­ce en la te­le­vi­sión y en la ra­dio o cuan­do los adul­tos co­men­ten ma­las no­ti­cias. Los ni­ños ne­ce­si­tan ser in­for­ma­dos de acuer­do a su desa­rro­llo.

• Dí­ga­les siem­pre que es muy nor­mal te­ner mie­do en una si­tua­ción co­mo la que vi­vie­ron.

• Ge­ne­re es­pa­cios pa­ra ayu­dar­los a ha­blar y ex­pre­sar sus sen­ti­mien­tos en torno a lo su­ce­di­do, oja­lá a tra­vés del juego que es una opor­tu­ni­dad pa­ra acla­rar sus du­das.

• En­tré­gue­les un am­bien­te de se­gu­ri­dad y con­ten­ción.

• Ayú­de­los a con­tac­tar­se con la ale­gría y la es­pe­ran­za, por ejem­plo re­to­man­do ac­ti­vi­da­des nor­ma­les -co­mo ir al jar­dín o co­le­gio- den­tro de lo po­si­ble.

• Si Ud. no se sien­te en con­di­cio­nes de cal­mar o con­te­ner, fa­vo­rez­ca que otro adul­to im­por­tan­te pa­ra el ni­ño o ni­ña pue­da apo­yar en es­to. Si los sín­to­mas per­sis­ten por lar­go tiem­po o in­ter­fie­ren de­ma­sia­do en las ac­ti­vi­da­des ha­bi­tua­les de los ni­ños, pue­de con­sul­tar a un es­pe­cia­lis­ta o con­tac­tar a Fo­noin­fan­cia de Fun­da­ción In­te­gra (800 200 818), un ser­vi­cio te­le­fó­ni­co gra­tui­to -des­de red fi­ja y ce­lu­la­res- y con­fi­den­cial, aten­di­do por un equi­po de psi­có­lo­gos que ayu­dan a re­sol­ver du­das re­la­cio­na­das con si­tua­cio­nes que sur­gen en la crian­za y desa­rro­llo de ni­ños y ni­ñas. Fo­noin­fan­cia atien­de de lu­nes a vier­nes en­tre 9:00 y 18:00 hrs.

LA MA­DRU­GA­DA DEL MAR­TES un sis­mo de 5,9 gra­dos en­cen­dió las alar­mas en la re­gión del Bio­bío.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.