PDI ha in­cau­ta­do más de 460 ki­los de dro­ga en la pro­vin­cia de Bío Bío

Fa­mi­lias y ho­ga­res com­ple­tos han si­do des­trui­dos por es­te fla­ge­lo, el cual pue­de afec­tar –in­dis­tin­ta­men­te- a hom­bres y mu­je­res de cual­quier es­tra­to so­cio­eco­nó­mi­co y edad. De ahí la im­por­tan­cia de com­ba­tir es­te de­li­to.

La Tribuna (Los Angeles, Chile) - - Portada -

La pro­ble­má­ti­ca de las dro­gas no es un te­ma ajeno para la co­mu­ni­dad, pues­to que no dis­tin­gue se­xo ni es­tra­to so­cial, des­tru­yen­do no só­lo a quie­nes la con­su­men. Fa­mi­lias y ho­ga­res com­ple­tos han si­do des­trui­dos por es­te fla­ge­lo, el cual pue­de afec­tar – in­dis­tin­ta­men­te- a hom­bres y mu­je­res de cual­quier es­tra­to so­cio­eco­nó­mi­co y edad. Es­ta si­tua­ción ge­ne­ra puen­tes para la ins­ta­la­ción y fun­cio­na­mien­to de or­ga­ni­za­cio­nes y ban­das cri­mi­na­les que se de­di­can a ello, y que lle­gan a las po­bla­cio­nes de di­ver­sas ciu­da­des del país. Di­cho es­ce­na­rio ge­ne­ra un al­to gra­do de in­se­gu­ri­dad en la ciu­da­da­nía. Es que si el te­ma es un de­li­to por sí so­lo, és­te tam­bién pue­de dar pie a otros ilí­ci­tos, afec­tan­do –de igual for­ma- a quie­nes se es­fuer­zan a dia­rio por lle­var una vi­da ale­ja­da de es­te ti­po de pro­ble­mas. De ahí la im­por­tan­cia de las la­bo­res que rea­li­zan las uni­da­des es­pe­cia­li­za­das de las po­li­cías chi­le­nas en es­ta ma­te­ria. En Su­da­mé­ri­ca, la Po­li­cía de In­ves­ti­ga­cio­nes fue pio­ne­ra en crear la pri­me­ra uni­dad an­ti­nar­có­ti­cos. El 9 de noviembre de 1964 se fun­dó la bri­ga­da de Re­pre­sión del Trá­fi­co de Es­tu­pe­fa­cien­tes y Jue­gos de Azar. Ac­tual­men­te, di­cha sec­ción es­pe­cia­li­za­da de la PDI se co­no­ce co­mo la Bri­ga­da An­ti­nar­có­ti­cos. Abor­dar el cri­men or­ga­ni­za­do y el trá­fi­co de dro­gas en los ba­rrios es una de las prio­ri­da­des del ac­tual Plan Na­cio­nal de Se­gu­ri­dad Pú­bli­ca y Pre­ven­ción de la Vio­len­cia y el De­li­to, “Se­gu­ri­dad Para To­dos”. Ello tra­jo con­si­go la crea­ción del pro­gra­ma Mi­cro­trá­fi­co Ce­ro, cu­yo ob­je­ti­vo es des­in­cen­ti­var la ven­ta y con­su­mo de dro­gas en vi­llas y po­bla­cio­nes, afec­tan­do di­rec­ta­men­te la vi­da de quie­nes re­si­den en ellas. Es­te plan tam­bién ope­ra en la Pro­vin­cia de Bío-bío. El nar­co­trá­fi­co es un de­li­to en cons­tan­te mu­ta­ción, cu­yas or­ga­ni­za­cio­nes cuen­tan – mu­chas ve­ces- con di­ver­sos me­dios, por lo que re­sul­ta ne­ce­sa­rio re­vi­sar cons­tan­te­men­te los pro­to­co­los, pro­ce­di­mien­tos y téc­ni­cas uti­li­za­das por par­te de la po­li­cía ci­vil. En lo que va co­rri­do de es­te año, la Bri­ga­da An­ti­nar­có­ti­cos de Los Án­ge­les ha in­cau­ta­do 464 ki­los 667 gra­mos de las tres prin­ci­pa­les dro­gas de cir­cu­la­ción en nues­tro país, en to­da la pro­vin­cia. Del to­tal, 386 ki­los 076 gra­mos co­rres­pon­de a can­na­bis ela­bo­ra­da; 78 ki­los 531 gra­mos de co­caí­na ba­se y 60 gra­mos de clor­hi­dra­to de co­caí­na. Asi­mis­mo, los di­ver­sos ope­ra­ti­vos rea­li­za­dos por de­tec­ti­ves de es­ta uni­dad es­pe­cia­li­za­da de la PDI an­ge­li­na han arro­ja­do co­mo sal­do 2.357 plan­tas de ma­rihua­na in­cau­ta­das en Bío Bío y el de­co­mi­so de 14 fár­ma­cos prohi­bi­dos.

CI­FRAS 2015

Du­ran­te 2015, en la pro­vin­cia bio­ben­se, efec­ti­vos de la po­li­cía ci­vil in­cau­ta­ron 936 ki­los 168 gra­mos de las tres prin­ci­pa­les dro­gas que cir­cu­lan en Chi­le. Del to­tal, 729 ki­los 310 gra­mos co­rres­pon­den a can­na­bis ela­bo­ra­da; 200 ki­los 775 gra­mos de co­caí­na ba­se y 6 ki­los 083 gra­mos de clor­hi­dra­to de co­caí­na. En 2015, 504 plan­tas de ma­rihua­na fue­ron sa­ca­das de cir­cu­la­ción, mien­tras que tres fár­ma­cos prohi­bi­dos fue­ron de­co­mi­sa­dos por de­tec­ti­ves de la Bri­ga­da An­ti­nar­có­ti­cos. En torno a las ci­fras res­pec­to al de­co­mi­so de dro­ga del año pa­sa­do y lo que va de es­te 2016, “no quie­re de­cir que ha­ya ba­ja­do la efi­cien­cia o efi­ca­cia de la Ins­ti­tu­ción o de nues­tros pro­ce­di­mien­tos en cuan­to a la can­ti­dad de dro­ga in­cau­ta­da”, re­la­tó el je­fe de la Bri­ga­da An­ti­nar­có­ti­cos an­ge­li­na, co­mi­sa­rio Mar­ce­lo So­to. El ofi­cial de la po­li­cía ci­vil ex­pli­có que –si bien la can­ti­dad in­cau­ta­da de es­tu­pe­fa­cien­tes du­ran­te es­te año ha si­do me­nor a la de 2015el nor­te de los in­te­gran­tes de es­ta bri­ga­da es man­te­ner in­ves­ti­ga­cio­nes y es­tar en cons­tan­te aler­ta en cuan­to a la lo­ca­li­za­ción tem­pra­na de ban­das u or­ga­ni­za­cio­nes de­di­ca­das a es­te de­li­to, mo­ni­to­rear­las y detectarlas a tiem­po para evi­tar que co­men­tan es­tos ilí­ci­tos. En es­te sen­ti­do, sos­tu­vo que –es­te 2016- la can­ti­dad de in­ves­ti­ga­cio­nes en cur­so, a igual fe­cha del año pa­sa­do, son ma­yo­res. Si du­ran­te 2015 rea­li­za­ron cer­ca de 60 in­ves­ti­ga­cio­nes en es­ta ma­te­ria, es­te año la ci­fra au­men­tó a 105 cau­sas que aún si­guen abier­tas. “Para no­so­tros es im­por­tan­te es­tar siem­pre un pa­so más ade­lan­te en la de­tec­ción de es­tos gru­pos or­ga­ni­za­dos de­di­ca­dos al nar­co­trá­fi­co de dro­gas que pue­dan te­ner co­mo ba­se o lu­gar de trán­si­to al­gu­na de las comunas de la pro­vin­cia de Bío Bío”, ex­pli­có So­to.

LÍ­NEAS DE TRA­BA­JO

La Bri­ga­da An­ti­nar­có­ti­cos tra­ba­ja en ba­se a tres prin­ci­pios en ma­te­ria de ac­ce­so a in­for­ma­ción: las que re­ci­ben de in­da­ga­to­rias pro­pias efec­tua­das por los ofi­cia­les; a tra­vés de da­tos que apor­ta la ciu­da­da­nía y de an­te­ce­den­tes de la Ofi­ci­na de Aná­li­sis de la PDI. “Esas tres fuen­tes de in­for­ma­ción que te­ne­mos con­ver­gen en una so­la que es en es­ta Ofi­ci­na de Aná­li­sis. Re­ci­bi­da la in­for­ma­ción de cual­quier vía (por in­da­ga­to­rias pro­pias de los mis­mos ofi­cia­les, de la que re­ci­bi­mos de la co­mu­ni­dad o del aná­li­sis de in­for­ma­ción re­si­dual que va que­dan­do de to­das las in­ves­ti­ga­cio­nes) to­ma­mos es­te pun­to, lo de­tec­ta­mos, lo le­van­ta­mos y se co­mien­za el aná­li­sis a tra­vés de dis­tin­tas fuen­tes de in­for­ma­ción”, ex­pli­có So­to. Si es que lle­gan a de­tec­tar que los da­tos reúnen cier­tos pa­rá­me­tros para ini­ciar una in­ves­ti­ga­ción, se for­ma­li­za ante el Ministerio Público. Es en esos mo­men­tos cuan­do se da co­mien­zo a una in­ves­ti­ga­ción for­mal que per­mi­ta re­unir los me­dios de prue­ba su­fi­cien­tes que per­mi­tan acre­di­tar el de­li­to y la par­ti­ci­pa­ción de una per­so­na. El ob­je­ti­vo es que al en­fren­tar el pro­ce­so ju­di­cial, no que­de du­da ra­zo­na­ble de que di­cha per­so­na sí es­tá in­vo­lu­cra­da en el ilí­ci­to in­ves­ti­ga­do, in­de­pen­dien­te de la can­ti­dad de dro­ga que –en el mo­men­to- se pue­da de­co­mi­sar. Pr i n te d an d di s t r i b u te d by P ress­rea­der

EN LO que va DE 2016, más de 386 ki­los de can­na­bis ela­bo­ra­da han si­do de­co­mi­sa­dos por la Briant an­ge­li­na.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.