Trump: el va­lor co­mu­ni­ca­cio­nal del si­len­cio

La Tribuna (Los Angeles, Chile) - - Opinión - Ale­jan­dra Ri­ve­ros Mar­tí­nez Es­cue­la de Pu­bli­ci­dad Uni­ver­si­dad Cen­tral

¿Se po­dría ase­gu­rar co­mo un ver­da­de­ro ‘axio­ma’ que el si­len­cio tie­ne un va­lor co­mu­ni­ca­cio­nal po­de­ro­so? Cuan­do ya es­tá to­do di­cho en Es­ta­dos Uni­dos y se han de­cla­ra­do los más di­ver­sos pro­nós­ti­cos so­bre lo que vie­ne en el fu­tu­ro, re­sul­ta per­ti­nen­te re­cor­dar lo que di­jo Elisabeth Noe­lle- Neu­mann en 1977, cuan­do de­cla­ró la lla­ma­da teo­ría ‘Es­pi­ral del Si­len­cio’. Es­ta pers­pec­ti­va li­ga­da a las cien­cias po­lí­ti­cas y la co­mu­ni­ca­ción, afir­ma que en es­ce­na­rios elec­to­ra­les, co­mo el vi­vi­do re­cien­te­men­te, el si­len­cio pue­de dar­nos una gran sor­pre­sa, don­de las pro­ba­bi­li­da­des ya no tie­nen es­pa­cio, sino que el úni­co pro­ta­go­nis­ta es el vo­to en el más ab­so­lu­to de los se­cre­tos. Es una teo­ría que nos re­cuer­da en gran ma­ne­ra el po­der del con­trol so­cial y el do­mi­nio de los me­dios de co­mu­ni­ca­ción so­bre los com­por­ta­mien­tos de hom­bres y mu­je­res, es­pe­cí­fi­ca­men­te en es­ce­na­rios elec­to­ra­les. En es­te con­tex­to, ¿por qué mu­chos ana­lis­tas de di­ver­sos sec­to­res y a es­ca­la mun­dial se sor­pren­die­ron por el triun­fo de Do­nald Trump? Si bien las ex­pli­ca­cio­nes pue­den ser múl­ti­ples, di­ver­sas en­cues­tas y son­deos erra­ron en una ten­den­cia que pa­re­cía más fa­vo­ra­ble a la can­di­da­ta de­mó­cra­ta, Hi­llary Clin­ton. Sin em­bar­go, tal co­mo se ase­gu­ra en la pers­pec­ti­va teó­ri­ca de la ‘Es­pi­ral del Si­len­cio’, mu­chos vo­tan­tes en el es­ce­na­rio pre­vio del mo­men­to de la ver­dad, sim­ple­men­te ca­lla­ron y no re­ve­la­ron su pre­dis­po­si­ción po­lí­ti­ca. Y es que no era fá­cil para aque­llos se­gui­do­res ocul­tos de Trump, ase­gu­rar en mo­men­tos an­te­rio­res del pa­sa­do 8 de noviembre, que eran par­ti­da­rios de su fi­gu­ra. Al con­tra­rio. Afir­mar la in­cli­na­ción ha­cia el can­di­da­to ‘re­pu­bli­cano’, po­día ser mo­ti­vo de un re­cha­zo co­lec­ti­vo, ya que ser se­gui­dor de la fi­gu­ra de Trump im­pli­ca­ba asu­mir un cos­to an­tes de tiem­po, car­ga­do de po­si­bi­li­da­des de ais­la­mien­to por pre­sen­tar una po­si­ción opues­ta a lo que las ten­den­cias ase­gu­ra­ban y a lo que los pro­pios me­dios de co­mu­ni­ca­ción di­fun­die­ron. La ‘Es­pi­ral del Si­len­cio’ evi­den­cia que de­trás de un gru­po de vo­tan­tes, mu­chas ve­ces se pre­sen­ta un sen­tir ge­ne­ra­li­za­do de te­mor por que­rer evi­den­ciar pú­bli­ca­men­te una ten­den­cia que no es­tá de acuer­do con ‘lo acep­ta­ble’ a ni­vel so­cial o con aque­llo que le­gi­ti­ma la lla­ma­da opi­nión pú­bli­ca. Con­si­de­rar el si­len­cio pue­de ser siem­pre una es­tra­te­gia vá­li­da. Ver el si­len­cio, nos da la opor­tu­ni­dad para em­pe­zar a es­cu­char de ver­dad lo que se es­tá gri­tan­do de ma­ne­ra ‘so­te­rra­da’. Esto ne­ce­sa­ria­men­te nos exi­ge es­tar más aten­tos, ya que lo que “se di­ce” no siem­pre pue­de ser un dis­cur­so feha­cien­te, sino que es­tá com­pues­to de mu­chos ele­men­tos in­tan­gi­bles que só­lo al­gu­nos pue­den lo­grar dis­tin­guir. Tal co­mo en es­ta elec­ción nor­te­ame­ri­ca­na, el si­len­cio pue­de dar­nos una gran sor­pre­sa, ya que es una reali­dad fac­ti­ble en nues­tros con­tex­tos más lo­ca­les. No es muy irri­so­rio en­ton­ces, po­der pre­sen­ciar en Chi­le un po­si­ble efec­to Trump, con una im­por­tan­te cuo­ta de ‘Es­pi­ral del Si­len­cio’ en las pró­xi­mas elec­cio­nes del 2017. Y ante ello, des­de ya, va­le la pe­na es­tar muy aten­tos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.