Mes de Ma­ría

La Tribuna (Los Angeles, Chile) - - Opinión - Na­ta­lia Aré­va­lo Pro­fe­so­ra Vo­ce­ra de Fun­da­ción Vo­ces Ca­tó­li­cas

Jus­to cuan­do co­mien­za la vo­rá­gi­ne por el fin de año que se acer­ca, la Igle­sia vuel­ve a in­vi­tar­nos a vi­vir un mes en­te­ro de­di­ca­do a Ma­ría. Mu­jer hu­mil­de que vi­vió in­men­sa­men­te arrai­ga­da en el mun­do, pe­ro tam­bién con la con­cien­cia de eter­ni­dad que la lle­vó a mi­rar más allá, para ser par­te ac­ti­va en la cons­truc­ción de la sal­va­ción pro­me­ti­da. El Mes de Ma­ría es una tra­di­ción que apa­re­ce co­mo he­ren­cia de nues­tra his­to­ria co­lo­nial, pe­ro que se ha con­ver­ti­do en uno de los sig­nos fuer­tes de la re­li­gio­si­dad chi­le­na, así co­mo en uno de los ele­men­tos cla­ve en la for­ma­ción de las iden­ti­da­des de la na­ción. El fuer­te apre­cio que tan­tos chi­le­nos le han en­tre­ga­do du­ran­te tan­to tiem­po ha­bla de un país que aún bus­ca re­fe­ren­te de amor y li­ber­tad es­pi­ri­tual, re­fu­gio ante los con­tra­tiem­pos. A la luz de es­ta his­to­ria es que du­ran­te cua­tro se­ma­nas te­ne­mos la opor­tu­ni­dad de apren­der de la mu­jer más po­de­ro­sa del mun­do, co­mo la de­cla­ró la pres­ti­gio­sa Na­tio­nal Geo­grap­hic, la mis­ma que vi­vien­do en­tre los más po­bres en­con­tró la fuer­za para to­mar las rien­das de su des­tino. Coin­ci­den­te­men­te, du­ran­te las se­ma­nas de noviembre es que co­mien­zan a apa­re­cer en nues­tras agen­das los com­pro­mi­sos y las in­vi­ta­cio­nes a con­su­mir más. Pa­re­cie­ra que las tra­di­cio­na­les reunio­nes fa­mi­lia­res es­tán in­com­ple­tas sin un cuan­tio­so des­fi­le de re­ga­los, y he­mos lle­ga­do a es­tar con­ven­ci­dos de que la fe­li­ci­dad de nues­tros ni­ños se cons­tru­ye con la ad­qui­si­ción del úl­ti­mo ce­lu­lar de mo­da. Fren­te a es­te pa­no­ra­ma, re­cor­dar a Ma­ría nos po­ne en un ejer­ci­cio de dis­cer­ni­mien­to, res­ca­tan­do lo que real­men­te nos ha­ce ple­nos. Bien va­le la pe­na pre­gun­tar­nos jun­to a nues­tros se­res que­ri­dos ¿dón­de cons­trui­re­mos nues­tra fe­li­ci­dad du­ran­te es­tos días? Al orar la ora­ción del mes, re­cor­da­mos la pro­me­sa de “amar­nos los unos a otros co­mo hi­jos de una mis­ma fa­mi­lia”, sien­do cons­cien­tes de que nues­tra ver­da­de­ra ri­que­za na­ce de un he­cho fun­da­men­tal: he­mos si­do ama­dos por un Al­guien y ese he­cho nos une a to­dos aque­llos que nos ro­dean. Co­mo ca­da año, es­te mes re­no­va­re­mos nues­tro de­seo de ser “pu­ros, hu­mil­des, ca­ri­ta­ti­vos, pa­cien­tes y es­pe­ran­za­dos”. Pe­di­mos la pu­re­za para mi­rar al pró­ji­mo con la ter­nu­ra del Pa­dre, le­jos de to­da dis­cri­mi­na­ción; bus­ca­mos la hu­mil­dad de co­no­cer nues­tras de­bi­li­da­des y la pa­cien­cia para acep­tar las de­bi­li­da­des aje­nas. Es­pe­re­mos que ca­da Mes de Ma­ría nos con­vier­ta en agen­tes ac­ti­vos que pro­mue­van la paz, para ser dig­nos hi­jos de la fe que pro­fe­sa­mos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.