Ener­gía nu­clear

La Tribuna (Los Angeles, Chile) - - Opinión - José Mal­di­fas­si Fa­cul­tad de In­ge­nie­ría y Cien­cias UAI

Juan Car­los Mar­tí­nez, pre­si­den­te de Asi­met, de­cla­ró ha­ce unos días su res­pal­do al desa­rro­llo de la ener­gía nu­clear en Chi­le. Es sig­ni­fi­ca­ti­vo que a ni­vel de in­dus­tria­les me­tal­me­cá­ni­cos se de­ci­da in­cen­ti­var al go­bierno para que se su­me al desa­rro­llo nu­clear mun­dial. Mo­ti­vos hay va­rios. Pri­me­ro, di­ver­si­fi­car más nues­tra ma­triz ener­gé­ti­ca, con­si­de­ran­do que im­por­ta­mos el 90% de los com­bus­ti­bles fó­si­les que con­su­mi­mos. Por otra par­te, es­tá el te­ma de las emi­sio­nes de CO2, que el go­bierno se com­pro­me­tió a re­du­cir en un 30% res­pec­to de los ni­ve­les de 2007 y, por úl­ti­mo, el al­za sos­te­ni­da del pre­cio del gas na­tu­ral es­pe­ra­ble para los pró­xi­mos años de­bi­do al au­men­to de su con­su­mo mun­dial. Mien­tras en nues­tro país aún no hay de­fi­ni­cio­nes so­bre es­te te­ma, a ni­vel in­ter­na­cio­nal la ener­gía nu­clear ha se­gui­do ga­nan­do te­rreno. Re­cien­te­men­te el go­bierno del Reino Uni­do anun­ció la apro­ba­ción para la cons­truc­ción de dos reac­to­res nu­clea­res de 1.600 MW. El pro­yec­to Hin­kley Point se­ría eje­cu­ta­do por la es­ta­tal fran­ce­sa de elec­tri­ci­dad EDF, la em­pre­sa cons­truc­to­ra de plan­tas nu­clea­res de po­ten­cia de ese país AREVA y por la Ge­ne­ral Nu­clear Po­wer Group, em­pre­sa chi­na que apor­ta­rá un ter­cio del ca­pi­tal ne­ce­sa­rio para el mo­nu­men­tal pro­yec­to. Es­te acuer­do mul­ti­na­cio­nal sim­bo­li­za el re­na­cer de la ener­gía nu­clear en el Reino Uni­do y el com­pro­mi­so de es­ta­ble­cer una ma­triz ener­gé­ti­ca de bajas emi­sio­nes de CO2. Es­te no es un pro­yec­to ais­la­do ya que se­gún la World Nu­clear As­so­cia­tion, a ni­vel mun­dial, hay un to­tal de 60 reac­to­res en cons­truc­ción en 15 paí­ses. A pe­sar de los ba­jos cos­tos y otras ven­ta­jas de la ener­gía nu­clear - en España, EE.UU. y Fran­cia la elec­tri­ci­dad nu­clear es de las más ba­ra­tas en sus res­pec­ti­vas ma­tri­ces ener­gé­ti­cas- se si­gue in­sis­tien­do en su pe­li­gro­si­dad. Sin em­bar­go, se­gún es­ti­ma­cio­nes de in­ves­ti­ga­do­res del MIT, prin­ci­pal­men­te por sus­ti­tuir la ge­ne­ra­ción a car­bón, la ener­gía nu­clear evi­ta 80 mil muer­tes por año. Los paí­ses que han li­de­ra­do el desa­rro­llo eco­nó­mi­co del mun­do han con­fia­do en la ener­gía nu­clear y tie­nen con­tem­pla­do con­ti­nuar ha­cién­do­lo en el fu­tu­ro, ex­cep­to ca­sos co­mo el de Ale­ma­nia que tie­ne pre­vis­to el cie­rre de sus cen­tra­les nu­clea­res en un pla­zo de 15 a 20 años. Aun así, du­ran­te los pró­xi­mos cien años o más los paí­ses in­dus­tria­li­za­dos con­ti­nua­rán ge­ne­ran­do elec­tri­ci­dad a tra­vés de cen­tra­les nu­clea­res, mien­tras que en Chi­le se­gui­re­mos que­man­do car­bón y gas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.