Un muer­to y 15 ex­tra­via­dos de­jan has­ta aho­ra pa­seos y ex­cur­sio­nes en la cor­di­lle­ra

En só­lo dos se­ma­nas se han de­bi­do mon­tar sen­dos ope­ra­ti­vos po­li­cia­les.

La Tribuna (Los Angeles, Chile) - - PORTADA -

Un muer­to y 15 ex­tra­via­dos es el sal­do que han arro­ja­do di­ver­sos pa­seos y ex­cur­sio­nes rea­li­za­das du­ran­te los pri­me­ros 15 días de no­viem­bre en el sec­tor cor­di­lle­rano de la Pro­vin­cia de Bio­bío.

Ca­da uno de ellos ha obli­ga­do a mon­tar di­ver­sos ope­ra­ti­vos pa­ra po­der res­ca­tar­los con vi­da en lo­ca­li­da­des co­mo An­tu­co, Al­to Bio­bío y Tru­pán.

Sin em­bar­go, es­te fin de se­ma­na, un hom­bre de 46 años no co­rrió la mis­ma suer­te que las otras 15 per­so­nas.

Es­te úl­ti­mo he­cho ocu­rrió la tar­de de es­te do­min­go, lue­go de que es­ta per­so­na pro­ta­go­ni­za­ra una caí­da des­de unos 50 me­tros de al­tu­ra mien­tras se en­con­tra­ba de pa­seo en el Sal­to Las Chil­cas, en el par­que na­cio­nal La­gu­na del La­ja, en la co­mu­na de An­tu­co.

La víc­ti­ma fa­tal se en­con­tra­ba dis­fru­tan­do del fin de se­ma­na en com­pa­ñía de su fa­mi­lia y, en un mo­men­to de­ter­mi­na­do, jun­to con uno de sus so­bri­nos, sa­lió a ca­mi­nar por un sen­de­ro ro­co­so.

Da­niel Ri­chard Ca­be­zas La­re­nas ca­yó por una que­bra­da ubi­ca­da en el sal­to Las Chil­cas, des­pués de que per­die­ra el equi­li­brio tras sal­tar de una pie­dra a otra.

En el lu­gar tra­ba­ja­ron efec­ti­vos po­li­cia­les, per­so­nal de la Cor­po­ra­ción Na­cio­nal Fo­res­tal (Co­naf ) y vo­lun­ta­rios de la Pri­me­ra Com­pa­ñía de Bom­be­ros de An­tu­co.

Por ins­truc­ción del fis­cal de turno, en el si­tio del su­ce­so se cons­ti­tu­yó per­so­nal de la Bri­ga­da de Ho­mi­ci­dios de Los Án­ge­les, a fin de rea­li­zar di­li­gen­cias pro­pias de su es­pe­cia­li­dad.

Des­de la Po­li­cía de In­ves­ti­ga­cio­nes re­la­ta­ron que al ha­cer el re­co­no­ci­mien­to ex­terno po­li­cial del ca­dá­ver, es­te pre­sen­ta­ba le­sio­nes ab­so­lu­ta­men­te con­cor­dan­tes con gol­pes ac­ci­den­ta­les en el sec­tor ro­co­so, cu­ya cau­sa pro­ba­ble de muer­te po­dría tra­tar­se de un trau­ma­tis­mo cra­neo­en­ce­fá­li­co.

RE­CO­MEN­DA­CIO­NES

El Par­que Na­cio­nal La­gu­na del La­ja cuen­ta con sen­de­ros ha­bi­li­ta­dos y de­bi­da­men­te se­ña­li­za­dos pa­ra el des­pla­za­mien­to de los vi­si­tan­tes.

El si­tio don­de ocu­rrió es­te la­men­ta­ble he­cho es un te­rreno bas­tan­te ro­co­so y mu­chas de es­tas piedras es­tán bas­tan­te suel­tas, trans­for­mán­do­lo en un lu­gar muy po­co se­gu­ro pa­ra tran­si­tar.

De ahí la im­por­tan­cia y el lla­ma­do a res­pe­tar ese ti­po de sen­de­ros. Es­to, “por­que se su­po­ne que la de­li­mi­ta­ción es­tá da­da por el ries­go que exis­te. En­ton­ces es la­men­ta­ble se­ña­lar la muer­te de es­ta per­so­na por no ha­ber res­pe­ta­do un lu­gar que no es­ta­ba ha­bi­li­ta­do pa­ra el trán­si­to pea­to­nal”, re­la­tó el sub­co­mi­sa­rio ad­mi­nis­tra­ti­vo de Ca­ra­bi­ne­ros de San­ta Bár­ba­ra, el ca­pi­tán Cristian San­hue­za.

El ofi­cial agre­gó que es­tos sen­de­ros es­tán de­li­mi­ta­dos con ba­se en la se­gu­ri­dad que ofre­cen. Aho­ra, “si uno sa­le de es­tos, co­rre el ries­go de te­ner ac­ci­den­tes, co­mo la­men­ta­ble­men­te ocu­rrió con es­ta per­so­na”, ex­pre­só San­hue­za.

Asi­mis­mo, de­ta­lló que las re­co­men­da­cio­nes pa­san, bá­si­ca­men­te, por el res­pe­to a las nor­mas es­ta­ble­ci­das no so­la­men­te en el par­que La­gu­na del La­ja, sino que en to­dos los lu­ga­res que cuen­tan con in­for­ma­ción en torno a cuá­les son los sen­de­ros, los lu­ga­res a vi­si­tar y los que es­tán prohi­bi­dos, y ac­tuar so­bre esa ba­se.

La idea es “man­te­ner el res­pe­to a las nor­mas ya es­ta­ble­ci­das, lo cual per­mi­ti­rá ga­ran­ti­zar que los pa­seos fa­mi­lia­res y los de cur­so, que ya pron­to se em­pie­zan a re­gis­trar, se res­pe­ten a fin de evi­tar cual­quier tra­ge­dia”, ex­pli­có San­hue­za.

Ca­be ha­cer pre­sen­te que al mo­men­to de in­gre­sar al Par­que Na­cio­nal La­gu­na del La­ja, per­so­nal de la Cor­po­ra­ción Na­cio­nal Fo­res­tal (Co­naf ) en­tre­ga un fo­lle­to in­for­ma­ti­vo res­pec­to al lu­gar.

Ade­más, en la su­bi­da ha­cia el par­que exis­ten le­tre­ros que in­di­can cla­ra­men­te el nom­bre de los sen­de­ros, la ru­ta a tran­si­tar y la de­li­mi­ta­ción fí­si­ca en cuan­to a ve­re­das y pa­sa­re­las exis­ten­tes en el lu­gar.

San­hue­za reite­ró el lla­ma­do a adop­tar las me­di­das de se­gu­ri­dad no só­lo al mo­men­to de efec­tuar la pes­ca de­por­ti­va al in­te­rior del par­que, re­cor­dan­do que ya han te­ni­do bas­tan- tes tra­ge­dias aso­cia­das a ello du­ran­te el úl­ti­mo tiem­po.

Ade­más, hi­zo pre­sen­te la im­por­tan­cia de que los ex­cur­sio­nis­tas den avi­so a Co­naf y a Ca­ra­bi­ne­ros, y em­pleen los ele­men­tos de se­gu­ri­dad que sean ne­ce­sa­rios pa­ra evi­tar trá­gi­cos desen­la­ces.

“En el ca­so de las per­so­nas que tran­si­ten por sen­de­ros, re­cal­car el res­pe­to que de­be exis­tir por los lu­ga­res ya de­mar­ca­dos”, pun­tua­li­zó el ca­pi­tán.

EL DE­CE­SO DEL HOM­BRE se pro­du­jo mien­tras pa­sea­ba jun­to con su fa­mi­lia en Sal­to Las Chil­cas, en la co­mu­na de An­tu­co.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.