La erra­da vi­sión com­pla­cis­ta y eco­nó­mi­ca de las au­to­ri­da­des co­mu­na­les

La Tribuna (Los Angeles, Chile) - - OPINIÓN - Nar­ci­sa Le­zano Ba­rri­ga

Por­que na­ci­mos en aque­lla ciu­dad don­de aún per­du­ran los año­sos ár­bo­les de su pla­za y en don­de en ella ju­ga­mos. Por­que he­mos vi­vi­do en di­ver­sas ciu­da­des que se iden­ti­fi­can por sus her­mo­sas pla­zas. Por­que es­ta­mos vi­vien­do en es­ta co­mu­na que po­see un fuer­te col­ma­do de his­to­ria y que aho­ra nos sir­ve de pla­za y des­de ahí po­de­mos igual de­lei­tar­nos con el pai­sa­je que lo ro­dea. Por­que con­ti­nua­men­te es­ta­mos vi­si­tan­do otros lu­ga­res, en don­de es­toi­ca­men­te sus pla­zas si­guen so­bre­vi­vien­do an­te el avan­ce de la mo­der­ni­dad.

Por to­do eso y por­que an­te to­do, de­mo­crá­ti­ca­men­te, nos obli­gan a vo­tar en ca­da elec­ción, eli­gien­do pre­fe­ren­te­men­te a las au­to­ri­da­des co­mu­na­les, te­ne­mos el de­re­cho no só­lo de opi­nar, sino que de exi­gir­les a ellas una mejor ca­li­dad de vi­da, es­pe­cial­men­te en los lu­ga­res pú­bli­cos, en­tre ellos, nues­tras em­ble­má­ti­cas pla­zas.

Pe­ro, la­men­ta­ble­men­te, es­ta­mos sien­do tes­ti­gos de que ya las pla­zas de­ja­ron de ser el pa­seo fa­mi­liar tran­qui­lo y del agra­da­ble aro­ma de las flo­res en don­de se iba a con­ver­sar, a leer o ver ju­gar a los ni­ños.

La cau­sa es la erra­da vi­sión com­pla­cien­te y por en­de eco­nó­mi­ca que es­tán te­nien­do las au­to­ri­da­des co­mu­na­les, pen­san­do só­lo que las pla­zas sir­ven más que pa­ra que se ins­ta­len fe­rias has­ta de co­mi­das, con las cau­sa­les de fuer­tes olo­res a fri­tu­ras y a na­cien­tes ba­su­ra­les. Don­de igual no se tie­nen es­pa­cios pa­ra ca­mi­nar li­bre­men­te, con las gra­ves tam­bién cau­sa­les de la pro­mi­nen­te de­lin­cuen­cia que se ha adue­ña­do des­ca­ra­da­men­te de las pla­zas.

Es­tá bien que en el aniver­sa­rio de ca­da co­mu­na o en ac­ti­vi­da­des ve­ra­nie­gas se ocu­pen las pla­zas por­que ellas van en bien de sus ha­bi­tan­tes. Pe­ro no que las fe­rias per­ma­nez­can siem­pre ins­ta­la­das en ellas, cu­yo úni­co fin es lo eco­nó­mi­co pa­ra una de­ter­mi­na­da can­ti­dad de per­so­nas, cau­san­do ma­yor­men­te un da­ño am­bien­tal a quie­nes quie­ran vi­si­tar­las.

Hay que ins­ta­lar las fe­rias en otros lu­ga­res que es­tén pre­pa­ra­dos pa­ra ellas. Pues co­mo ve­mos, tam­bién ellas ya no es­tán cum­plien­do el fin pa­ra el que na­cie­ron, que es mos­trar el tra­ba­jo ar­te­sa­nal re­pre­sen­ta­ti­vo de ca­da co­mu­na, sino que prin­ci­pal­men­te son ven­ta de ro­pa y de ar­te­fac­tos traí­dos del ex­tran­je­ro.

Por to­do ello, an­he­la­mos que pron­ta­men­te las au­to­ri­da­des co­mu­na­les re­cuer­den que tie­nen la obli­ga­ción de res­pe­tar siem­pre la ca­li­dad de vi­da de sus con­ciu­da­da­nos, así co­mo ellos(as) nos obli­gan res­pe­tar la de­mo­cra­cia cuan­do es­tán de can­di­da­tos(as).

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.