RES­PE­TA­BLE

La Tribuna (Los Angeles, Chile) - - OPINIÓN -

Se­ñor di­rec­tor: Va­lien­te, cla­ro y ape­ga­do a de­re­cho lo ex­pre­sa­do por el pre­si­den­te de la Cor­te Su­pre­ma, el se­ñor Hu­go Dol­mestch. “Creo que los con­de­na­dos por DD. HH. tie­nen de­re­cho a la li­ber­tad”.

Qué fal­ta ha­cía apre­ciar que exis­te un mí­ni­mo de ecua­ni­mi­dad an­te con­de­na­dos de un ti­po y otro; que si hay de­re­chos pa­ra unos, tam­bién los hay pa­ra otros y en de­fi­ni­ti­va pa­ra to­dos; que si la mi­se­ri­cor­dia exis­te, tam­bién es apli­ca­ble en es­tos ca­sos.

Le ha­ce bien a Chi­le po­der apre­ciar por to­dos que se pue­de con­fiar en nues­tra jus­ti­cia y su ma­du­rez, más allá de ca­pri­chos ideo­lo­gi­za­dos o con­de­nas que más pa­re­cen ac­tos de ven­gan­za, es­pe­cial­men­te en el te­ma DD.HH.

Pa­ra na­die es no­ve­dad que a mu­chos nos pa­re­ce que la jus­ti­cia no ha es­ta­do a la al­tu­ra que se es­pe­ra­ba y que ha de­ja­do en­tre­ver en al­gu­nos de sus ac­tos con­de­na­to­rios un ses­go por pre­sio­nes de gru­pos de in­te­rés, ale­ja­dos de la in­de­pen­den­cia ne­ce­sa­ria, mos­tran­do lo que se in­ter­pre­ta co­mo una suer­te de per­se­cu­ción po­lí­ti­ca.

Sien­do la jus­ti­cia y su apli­ca­ción uno de los pi­la­res fun­da­men­ta­les pa­ra el desa­rro­llo de una na­ción, ella siem­pre de­be­ría mos­trar que es­tá por en­ci­ma de pre­sio­nes de cual­quier ín­do­le e ideo­lo­gías al ace­cho. José M. Cae­rols

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.