En­ten­dien­do las eta­pas que pre­ce­den la dia­be­tes

En Chi­le, al­re­de­dor de 1,3 mi­llo­nes de per­so­nas su­fren de es­ta en­fer­me­dad, li­de­ran­do la pre­va­len­cia en la re­gión con un 9,5%, ci­fras muy si­mi­la­res a las de Es­ta­dos Uni­dos. ¿Có­mo de­tec­tar es­ta pa­to­lo­gía? Abor­da­mos aquí las prin­ci­pa­les se­ña­les.

La Tribuna (Los Angeles, Chile) - - CRÓNICA -

Las ci­fras son alar­man­tes y la­men­ta­ble­men­te po­co aus­pi­cio­sas de ca­ra al fu­tu­ro. A ni­vel mun­dial, la dia­be­tes es una en­fer­me­dad que afec­ta a 415 mi­llo­nes de per­so­nas y se es­ti­ma que es­te nú­me­ro au­men­ta­rá fuer­te­men­te has­ta los 640 mi­llo­nes en el 2040. En Chi­le, el es­ce­na­rio tam­bién preo­cu­pa, ya que se­gún la En­cues­ta Na­cio­nal de Sa­lud (Min­sal, 2010), 1,3 mi­llo­nes de chi­le­nos su­fren dia­be­tes. De ellas, el 90% co­rres­pon­de a dia­be­tes ti­po 2, el 5% al ti­po 1 y el res­to a la dia­be­tes ges­ta­cio­nal.

“La dia­be­tes es una en­fer­me­dad a la que ge­ne­ral­men­te no se le to­ma el pe­so que tie­ne, so­bre to­do los hom­bres, quie­nes la ma­yo­ría del tiem­po des­es­ti­man la idea de con­sul­tar a un es­pe­cia­lis­ta los sín­to­mas que pre­sen­tan”, ex­pli­ca el doc­tor Car­los Gre­kin, nu­trió­lo­go de Clí­ni­ca Ta­ban­cu­ra.

“Por otra par­te, ve­mos un de­sin­te­rés de la po­bla­ción por lle­var un es­ti­lo de vi­da sa­lu­da­ble que com­bi­ne una die­ta equi­li­bra­da y la rea­li­za­ción de ejer­ci­cios pe­rió­di­cos pa­ra man­te­ner a ra­ya fac­to­res de ries­go de es­ta en­fer­me­dad, co­mo la obe­si­dad y el se­den­ta­ris­mo”, agre­ga.

El es­pe­cia­lis­ta se­ña­la que la dia­be­tes se pre­sen­ta co­mo un pa­de­ci- mien­to cró­ni­co e irre­ver­si­ble del me­ta­bo­lis­mo, pro­du­ci­do cuan­do el or­ga­nis­mo pier­de la ca­pa­ci­dad de pro­du­cir su­fi­cien­te in­su­li­na o de uti­li­zar­la de ma­ne­ra efi­cien­te. En tér­mi­nos sim­ples, el lar­go ca­mino ha­cia la dia­be­tes pa­sa por dis­tin­tas eta­pas:

1. Co­mien­za con la re­sis­ten­cia a la in­su­li­na.

2. Con­ti­núa con la ele­va­ción de la gli­ce­mia en ayu­nas, o pre­dia be­tes.

3. Evo­lu­cio­na ha­cia la in­to­le­ran­cia a la glu­co­sa.

4. Ter­mi­na en dia­be­tes.

Se­gún Gre­kin, en eta­pas co­mo la re­sis­ten­cia a la in­su­li­na, la pre-dia­be­tes y la in­to­le­ran­cia a la glu­co­sa, se pue­den to­mar me­di­das pre­ven­ti­vas pa­ra re­du­cir los ries­gos de dia­be­tes, in­far­to al co­ra­zón o ac­ci­den­tes vas­cu­la­res ce­re­bra­les, co­mo ha­cer ejer­ci­cios ade­cua­dos o re­cu­rrir a me­di­ca­men­tos se­gún la eta­pa evo­lu­ti­va de la afec­ción.

Fren­te a es­to, so­li­ci­tar los exá­me­nes ade­cua­dos a ca­da si­tua­ción clí­ni­ca en for­ma per­so­na­li­za­da, y se­gún ries­go in­di­vi­dual, es fun­da­men­tal pa­ra de­fi­nir el mejor tra­ta­mien­to pa­ra ca­da pa­cien­te.

Sín­to­mas más co­mu­nes En dia­be­tes ti­po 1 y 2:

-Sed y ham­bre ex­ce­si­va -Vi­sión bo­rro­sa -Mic­ción fre­cuen­te (des­per­tar tres o más ve­ces en la no­che pa­ra ori­nar) -Fa­ti­ga (so­bre to­do des­pués de co­mer) -Sen­sa­ción de irri­ta­bi­li­dad -He­ri­das que no sa­nan o que lo ha­cen len­ta­men­te

com­pli­ca­cio­nes dia­bé­ti­cas

Al­go hay que te­ner ex­tre­ma­da- men­te cla­ro. To­mar la dia­be­tes a la li­ge­ra y no tra­tar­la a tiem­po trae con­si­go más de una com­pli­ca­ción pa­ra el or­ga­nis­mo. “Ni­ve­les al­tos de glu­ce­mia pue­den afec­tar al co­ra­zón y los va­sos san­guí­neos, los ojos, los ri­ño­nes y los ner­vios. Ade­más, las per­so­nas con dia­be­tes tam­bién co­rren un gran ries­go de desa­rro­llar in­fec­cio­nes”, afir­ma el doc­tor Gre­kin, quien tam­bién en­fa­ti­za en que “la dia­be­tes es una de las prin­ci­pa­les cau­sas de en­fer­me­dad car­dio­vas­cu­lar, ce­gue­ra, in­su­fi­cien­cia re­nal y ampu­tación de ex­tre­mi­da­des in­fe­rio­res”.

Es por es­to que man­te­ner los ni­ve­les de glu­ce­mia, de ten­sión ar­te­rial y de co­les­te­rol den­tro del ran­go de lo nor­mal pue­de ayu­dar a re­tar­dar o pre­ve­nir las com­pli­ca­cio­nes dia­bé­ti­cas. El doc­tor Gre­kin ex­pre­sa que las per­so­nas con dia­be­tes de­ben ha­cer­se re­vi­sio­nes re­gu­lar­men­te pa­ra de­tec­tar po­si­bles com­pli­ca­cio­nes.

Por úl­ti­mo, el doc­tor Gre­kin en­fa­ti­za en que “lo im­por­tan­te res­pec­to a es­ta en­fer­me­dad es que es asin­to­má­ti­ca por mu­chos años. El 50% de los dia­bé­ti­cos no sa­ben que lo son, por eso es muy im­por­tan­te con­tro­lar­se, so­bre to­do las per­so­nas con fac­to­res de ries­go. Es fun­da­men­tal un diag­nós­ti­co pre­coz pa­ra po­der lle­gar a la ve­jez con dos ojos, dos ri­ño­nes, diez de­dos y dos pies, ya que mu­chos dia­bé­ti­cos, al mo­men­to del diag­nós­ti­co, tie­nen da­ño, es­pe­cial­men­te neu­ro­ló­gi­co”.

EL ES­TI­LO DE VI­DA des­equi­li­bra­do se­ría la cau­sa prin­ci­pal de la pa­to­lo­gía.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.