Entérese de los ejer­ci­cios que le per­mi­ti­rán ter­mi­nar el año con más ener­gía

Man­te­ner un buen ni­vel de ener­gía y con­ser­var el en­fo­que en el ne­go­cio es al­go que vie­ne des­de den­tro, no de una be­bi­da con ca­feí­na o de otro ti­po de es­ti­mu­lan­te.

La Tribuna (Los Angeles, Chile) - - BIENESTAR -

Es­ta­mos ca­si por fi­na­li­zar el año, y es­te no es un buen mo­men­to pa­ra que dis­mi­nu­ya tu ni­vel de ener­gía. Aun­que tu pa­sión por el tra­ba­jo ya no te mo­ti­ve lo su­fi­cien­te, no pue­des dar­te el “lu­jo” de re­ti­rar­te ni por un se­gun­do. Man­te­ner un buen ni­vel de ener­gía y con­ser­var el en­fo­que en el ne­go­cio es al­go que vie­ne des­de den­tro, no de una be­bi­da con ca­feí­na o de otro ti­po de es­ti­mu­lan­te.

La ac­ti­vi­dad fí­si­ca es­ti­mu­la la se­cre­ción de en­dor­fi­nas, una sus­tan­cia aso­cia­da al bie­nes­tar y el pla­cer fí­si­co por su efec­to anal­gé­si­co. Por lo cual, el ejer­ci­cio es un me­dio pa­ra in­cre­men­tar tu ener­gía y vi­ta­li­dad.

En Dia­rio La Tri­bu­na que­re­mos que in­cre­men­tes o man­ten­gas una gran vi­ta­li­dad pa­ra po­ner­te en for­ma y que cum­plas sa­tis­fac­to­ria­men­te tus ac­ti­vi­da­des pla­ni­fi­ca­das.

Di­ce la pri­me­ra ley de la ter­mo­di­ná­mi­ca que la ener­gía ni se crea ni se des­tru­ye, sim­ple­men­te se trans­for­ma. En el ca­so de las per­so­nas de­por­tis­tas, el ejem­plo es cla­ro. Nues­tro cuer­po es una má­qui­na ener­gé­ti­ca; cuan­do co­me­mos, in­tro­du­ci­mos ener­gía en for­ma de nu­trien­tes que se trans­for­man en mo­vi­mien­to al co­rrer, na­dar, pe­da­lear, sal­tar, mo­ver pe­sas, etc.

So­mos ener­gía en mo­vi­mien­to, es­ta­mos di­se­ña­dos de for­ma efi­cien­te, y co­mo no so­mos ve­ge­ta­les, no po­de­mos cap­tar la ener­gía del sol y trans­for­mar el agua y los mi­ne­ra­les de la tie­rra en nu­trien­tes; te­ne­mos que co­mer ca­da día ali­men­tos de ori­gen ve­ge­tal, la ba­se de la ca­de­na ener­gé­ti­ca de los se­res vi­vos, y de ori­gen ani­mal, el se­gun­do es­la­bón en la ca­de­na de nu­trien­tes pa­ra las es­pe­cies car­ní­vo­ras u om­ní­vo­ras co­mo los se­res hu­ma­nos.

Una vez que te­ne­mos cla­ro que te­ne­mos que co­mer pa­ra te­ner ener­gía, lo si­guien­te es en­ten­der qué ali­men­tos son los que mejor nos van pa­ra lo­grar­lo. Nues­tro cuer­po ne­ce­si­ta una ga­so­li­na es­pe­cial, y aun­que no so­mos tan de­li­ca­dos co­mo un Fe­rra­ri (afor­tu­na­da­men­te po­de­mos so­bre­vi­vir con ca­si cual­quier ti­po de die­ta, bue­na o ma­la), más nos va­le apren­der a co­mer bien si que­re­mos vi­vir mu­chos años, a pleno ren­di­mien­to y con su­fi­cien­te ener­gía pa­ra ha­cer ejer­ci­cio y dis­fru­tar de la vi­da.

Ejer­ci­cio. Se sa­be que a la gran ma­yo­ría de los de­por­tis­tas les gus­ta que­dar “can­sar­nos”, ya que eso los lle­na de ener­gía. No hay na­da mejor que una ca­rre­ra an­tes de lle­gar a ca­sa pa­ra en­trar por la puer­ta con una son­ri­sa ca­mino a la du­cha, apartando el es­trés y con buen hu­mor pa­ra ser fe­liz con la pa­re­ja, la fa­mi­lia o los ni­ños, o con el pe­rro o el ga­to.

¿ Có­mo con­se­guir ener­gía? En­cuen­tra tu mo­men­to al día pa­ra ha­cer una ho­ra de de­por­te; es el tiem­po per­fec­to pa­ra re­lle­nar tus pi­las, ge­ne­rar en­dor­fi­nas (las sus­tan­cias de la fe­li­ci­dad) y es­tar en for­ma. Y si no pue­des, son igual de efec­ti­vos los en­tre­na­mien­tos de 20 mi­nu­tos, de cor­ta du­ra­ción a al­tas in­ten­si­da­des, co­mo cir­cui­tos ti­po “Cros­sfit”, Ta­ba­ta, High In­ten­sity In­ter­val Trai­ning (HIIT) y T25, en­tre otros. Fun­cio­na in­clu­so ha­cer só­lo 10 mi­nu­tos en ca­sa con mo­vi­mien­tos de yo­ga o un mi­ni­cir­cui­to de fon­dos, ab­do­mi­na­les y sen­ta­di­llas.

Ha­cer un pro­gra­ma de ejer­ci­cios dia­rio te ayu­da­rá a ener­gi­zar­te y a dar­te un sen­ti­do de di­rec­ción, con­trol y po­der. Un buen ejer­ci­cio car­dio­vas­cu­lar o ha­cer es­ti­ra­mien­tos en la ma­ña­na pue­de au­men­tar tu au­to­es­ti­ma y ha­cer que flu­ya la adre­na­li­na por el res­to del día. Tra­ta de in­cluir ejer­ci­cios de res­pi­ra­ción o de me­di­ta­ción mien­tras tra­ba­jas tu cuer­po.

ejer­ci­cios PA­RA UNA MA­YOR VI­TA­LI­DAD

En el pri­me­ro se de­be es­tar de pie, con las pier­nas jun­tas, to­ma ai­re ex­pan­dien­do el ab­do­men mien­tras ele­vas las ma­nos con las pal­mas ha­cia arri­ba, por de­lan­te de tu tor­so. Di­bu­ja es­pi­ra­les des­cen­dien­tes con las pal­mas ha­cia aba­jo, co­mo si es­tu­vie­ras em­pu­jan­do al­go ha­cia el sue­lo. Re­pi­te al me­nos 30 ve­ces.

En el se­gun­do, nue­va­men­te de pie, con las pier­nas se­pa­ra­das se­gún el an­cho de tus hom­bros, lle­va las pal­mas ha­cia el tor­so, a la al­tu­ra del pe­cho. Rea­li­za con un bra­zo un círcu­lo ha­cia afue­ra, al tiem­po que in­ha­las. Nue­va­men­te di­bu­ja una es­pi­ral ha­cien­do un círcu­lo con el otro bra­zo. Re­pi­te con­ti­nua­men­te, in­ten­tan­do fle­xio­nar le­ve­men­te las ro­di­llas del la­do don­de rea­li­zas el círcu­lo.

En ter­ce­ra ins­tan­cia, de pie y con las pier­nas jun­tas, ele­va los bra­zos por el cos­ta­do del cuer­po mien­tras in­ha­las, has­ta jun­tar las pal­mas por en­ci­ma de la ca­be­za. Bá­ja­las con las pal­mas jun­tas, por de­lan­te de la ca­be­za y tor­so, has­ta lle­gar a la al­tu­ra del pe­cho. Es­te mo­vi­mien­to se rea­li­za fle­xio­nan­do le­ve­men­te las ro­di­llas en el des­cen­so de las ma­nos.

Pa­ra rea­li­zar­los es im­por­tan­te que res­pe­tes el rit­mo res­pi­ra­to­rio, pa­ra que la ca­li­dad del ejer­ci­cio sea su­pe­rior.

Un tip es que al des­per­tar tien­das tu ca­ma pa­ra que te des­ha­gas de la pe­re­za y es­ti­res to­das las par­tes del cuer­po. Es­ta es una for­ma de ac­ti­var to­dos los múscu­los y pre­pa­rar al cuer­po pa­ra una ac­ti­vi­dad más di­ná­mi­ca.

UN BUEN DESA­YUNO

El desa­yuno es la co­mi­da más im­por­tan­te del día. No es men­ti­ra, pe­ro tam­po­co es 100% acer­ta­da. Una fra­se más exac­ta se­ría “el desa­yuno pue­de ser la co­mi­da más im­por­tan­te”. ¿Có­mo lo­grar­lo? Em­pe­ce­mos con lo bá­si­co: no te lo sal­tes ni lo atra­ses.

Es un há­bi­to muy co­mún atra­sar el desa­yuno y con­ver­tir­lo en una es­pe­cie de co­mi­di­lla de me­dio­día, muy tar­de co­mo pa­ra apro­ve­char sus pro­pie­da­des ener­gé­ti­cas, lo que nos lle­va al si­guien­te pun­to: ¿qué con­tie­ne un buen desa­yuno? Se­gún un es­tu­dio pu­bli­ca­do por el In­ter­na­tio­nal Jour­nal of Food Scien­ces and Nu­tri­tion, son los desa­yu­nos ri­cos en car­bohi­dra­tos y fi­bras los que im­pac­tan de ma­yor ma­ne­ra en nues­tros ni­ve­les de aten­ción. Ave­na, pan in­te­gral, yo­gur y plá­ta­nos son al­gu­nos de los ali­men­tos idea­les pa­ra em­pe­zar el día. Só­lo cui­da que no es­tén azu­ca­ra­dos de for­ma exa­ge­ra­da.

re­cuer­da que que­da muy po­co pa­ra ter­mi­nar el 2016, y no pue­des de­caer aho­ra. ¡Aní­ma­te!

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.