El Se­na­me: la ca­si­ta del ho­rror (par­te II)

La Tribuna (Los Angeles, Chile) - - REDACCIÓN - Fran­cis­co Mu­ñoz Al­men­dras Ciu­da­dano

Des­de el fo­co ne­ta­men­te in­ter­ven­cio­nis­ta, co­mo pun­to de par­ti­da, se de­bie­sen in­yec­tar, de ma­ne­ra pro­por­cio­nal a las ne­ce­si­da­des de ca­da me­nor, una ma­yor can­ti­dad de re­cur­sos pa­ra abor­dar, tan­to en ellos co­mo en sus fa­mi­lias, las di­ver­sas y di­fí­ci­les si­tua­cio­nes a las cua­les ellos se ven so­me­ti­dos, y que van des­de el con­su­mo de dro­gas has­ta el abu­so se­xual, vio­len­cia in­tra­fa­mi­liar y sui­ci­dio.

Las fa­mi­lias de los me­no­res tam­bién de­ben ser in­te­gra­das en la reha­bi­li­ta­ción; no se sa­ca na­da con reha­bi­li­tar al ni­ño si es­te vol­ve­rá al mis­mo con­tex­to que en su mo­men­to lo de­ri­vó a un cen­tro del Se­na­me, y evi­tar que otros miem­bros de la fa­mi­lia tam­bién in­gre­sen al mis­mo.

Tam­bién se de­bie­se con­vo­car a to­dos los pro­fe­sio­na­les ca­li­fi­ca­dos que quie­ran apor­tar con la mo­der­ni­za­ción y con la reha­bi­li­ta­ción de los ni­ños del Se­na­me. Po­de­mos ver có­mo se ha he­cho un tra­ba­jo es­pec­ta­cu­lar du­ran­te dé­ca­das con la Te­le­tón; por qué no co­piar el mis­mo mo­de­lo que tan­tos éxi­tos y sa­tis­fac­cio­nes le ha da­do a tan­tas fa­mi­lias y ni­ños en nues­tro país, un mo­de­lo a la chi­le­na que de­bie­se ser re­pli­ca­do con­tex­tua­li­zán­do­lo al Se­na­me, por­que con­si­de­ra to­das las va­ria­bles y las ca­rac­te­rís­ti­cas de nues­tra so­cie­dad y mi­ra a la per­so­na co­mo un ser ho­lís­ti­co, an­tes de co­piar al­gún mo­de­lo ex­tran­je­ro, que co­mo en mu­chas otras opor­tu­ni­da­des se ha he­cho y que no han fun­cio­na­do por­que las con­di­cio­nes so­cia­les y los con­tex­tos de los mis­mos dis­tan enor­me­men­te de la reali­dad chi­le­na.

Tam­po­co se­ría des­ca­be­lla­do ver al Es­ta­do ga­ran­ti­zan­do la edu­ca­ción de los ni­ños des­de la pri­me­ra in­fan­cia en sa­las cu­nas, has­ta la mis­ma edu­ca­ción uni­ver­si­ta­ria, de ma­ne­ra gra­tui­ta, con la sal­va ex­cep­ción de que du­ran­te un par de años se le exi­ja a los egre­sa­dos tra­ba­jar allí por una cier­ta can­ti­dad de tiem­po, con la re­com­pen­sa de ase­gu­rar un pues­to de tra­ba­jo en la aten­ción pú­bli­ca y la op­ción de ele­gir per­fec­cio­nar­se en la ca­rre­ra del pro­fe­sio­nal.

Es­to da­ría es­pe­ran­za y un mo­de­lo a se­guir a los me­no­res que se en­cuen­tren allí, y dar­les a en­ten­der que ellos tam­bién pue­den lle­gar has­ta esas ins­tan­cias. Así co­mo se ha vis­to en el ca­so de la mis­ma Te­le­tón.

Y fi­nal­men­te, se de­bie­se re­gu­lar el sis­te­ma de adop­ción que ac­tual­men­te ri­ge en nues­tro país, que si bien se ase­gu­ra de que los ni­ños adop­ta­dos lle­guen a ho­ga­res bien cons­ti­tui­dos, la tra­mi­ta­ción es de­ma­sia­do en­go­rro­sa y bu­ro­crá­ti­ca.

Es­te es un com­pro­mi­so de to­dos, de­be­mos ac­tuar rá­pi­da­men­te; ha­go un lla­ma­do des­de es­ta hu­mil­de tri­bu­na al mun­do po­lí­ti­co en ge­ne­ral, a que por un mo­men­to de­jen sus di­fe­ren­cias de la­do, y así co­mo tie­nen la ca­pa­ci­dad de po­ner pro­yec­tos de su­ma ur­gen­cia a asun­tos que en reali­dad no lo son, ha­gan lo mis­mo con la re­for­mu­la­ción y mo­der­ni­za­ción de los cen­tros del Se­na­me, que es­te no sea un cal­do de cul­ti­vo pa­ra se­guir per­pe­tuan­do las in­jus­ti­cias so­cia­les, sino que sea la opor­tu­ni­dad pa­ra acor­tar las bre­chas de in­jus­ti­cia y de inequi­dad que exis­te en nues­tra so­cie­dad.

Chi­le so­mos to­dos, es­pe­cial­men­te los más des­va­li­dos: los an­cia­nos y los ni­ños… ju­ven­tud, di­vino te­so­ro.

No se sa­ca na­da con reha­bi­li­tar al ni­ño si es­te vol­ve­rá al mis­mo con­tex­to que en su mo­men­to lo de­ri­vó a un cen­tro del Se­na­me, y evi­tar que otros miem­bros de la fa­mi­lia tam­bién in­gre­sen al mis­mo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.