Ibe­ria cae por 2 a 3 an­te Ma­ga­lla­nes en San Bernardo

El due­lo vio ca­si al tér­mino su prin­ci­pal po­lé­mi­ca, al ac­ti­var­se los re­ga­do­res.

La Tribuna (Los Angeles, Chile) - - PORTADA -

Ibe­ria via­jó a San­tia­go para ju­gar el día de ayer an­te Ma­ga­lla­nes en el mu­ni­ci­pal de San Bernardo. El due­lo se ini­ció a las 17 ho­ras, en el que ar­bi­tró Fa­bián Ara­ce­na.

Par­ti­do ajus­ta­do; a pe­sar de que en al­gún mo­men­to el lo­cal tu­vo una ven­ta­ja con­si­de­ra­ble, Ibe­ria lo­gró des­con­tar para te­ner un fi­nal de in­far­to en la Re­gión Me­tro­po­li­ta­na.

El par­ti­do ini­ció muy rá­pi­do con ac­cio­nes en las por­te­rías, tan­to es así, que an­tes de los cin­co mi­nu­tos Die­go Ruíz abría el mar­ca­dor des­de los 12 pa­sos.

Así, los abra­zos y aplau­sos co­men­za­ba a lle­vár­se­los la vi­si­ta, pe­ro el lo­cal no que­da­ría con­for­me, y co­men­za­ron a le­van­tar el ni­vel y a com­pli­car la por­te­ría que de­fen­dió Ema­nuel Var­gas.

De he­cho, fue tan­ta la in­sis­ten- cia de Ma­ga­lla­nes, que por me­dio de re­ma­tes lle­ga­ba con gran pe­li­gro al ar­co ibe­riano, que se le ter­mi­nó co­bran­do un pe­nal a fa­vor.

Die­go Al­va­ra­do fue el hom­bre que cam­bió el co­bro en gol para los de San Bernardo, y así em­pa­re­ja­ban el mar­ca­dor y tam­bién las ac­cio­nes den­tro del cam­po de jue­go. Co­mo ya leen, an­tes de los 20 mi­nu­tos el par­ti­do lle­va­ba dos go­les, y se tor­na­ba in­tere­san­te para los es­pec­ta­do­res que lle­ga­ron al mu­ni­ci­pal.

Ibe­ria ten­dría op­cio­nes de es­ti­rar las ci­fras, pe­ro un gol anu­la­do a Emer­son Ayala se­pul­ta­ba di­chas as­pi­ra­cio­nes, ya que du­ran­te el pri­mer tiem­po no se­gui­rían da­ñán­do­se am­bas es­cua­dras.

El par­ti­do, a pe­sar de to­do, no de­ja­ba de ser en­tre­te­ni­do, con di­ver­sas ju­ga­das de ries­go en am­bas por­te­rías. In­clu­so en los mi­nu­tos de adi­ción no hu­bo ca­so, los ar­cos es­ta­ban ce­rra­dos para los go­lea­do­res. De he­cho, ter­mi­na­ban mal las co­sas para la azul­gra­na, con Jor­ge Agui­lar ex­pul­sa­do.

SE­GUN­DO TIEM­PO

Es­ta se­gun­da mi­tad lle­gó con más go­les, don­de Ma­ga­lla­nes lo­gró con­cre­tar sus op­cio­nes y tam­bién mar­có la su­pe­rio­ri­dad nu­mé­ri­ca, e Ibe­ria no pu­do re­ver­tir la si­tua­ción, sal­vo acor­tar dis­tan­cia y ter­mi­nar un due­lo in­far­tan­te.

Par­tió el com­ple­men­to, pe­ro Ibe­ria rá­pi­da­men­te que­da­ría atrás en el mar­ca­dor, ya que Ni­co­lás Nú­ñez ano­ta­ría el se­gun­do para Ma­ga­lla­nes.

No ter­mi­na­ban de fes­te­jar el se­gun­do tan­to cuan­do lle­ga­ría el ter­ce­ro. Saúl To­lo­za anotó para los lo­ca­les, y se­guía acre­cen­tan­do su ven­ta­ja an­te la azul­gra­na.

Avan­za­ban los mi­nu­tos y la de­ses­pe­ra­ción se apo­de­ra­ba del par­ti­do, ya que la vi­si­ta in­ten­ta­ba por sus me­dios des­con­tar, y los lo­ca­les bus­ca­ban man­te­ner el re­sul­ta­do.

Fue Fa­bián To­rres, el gran de­fen­sor ibe­riano, quien vol­ve­ría a en­cen­der la es­pe­ran­za en Ibe­ria, ya que lo­gró ven­cer al me­ta ma­ga­llá­ni­co, y acor­tar dis­tan­cia.

De ahí, las op­cio­nes de los lo­ca­les se man­ten­drían, pues­to que te­nían un ju­ga­dor de más, po­dían ha­cer ro­dar el ba­lón para des­gas­tar a Ibe­ria, aun­que Pi­ni­lla tu­vo la op­ción de igua­lar el mar­ca­dor con un re­ma­te al án­gu­lo, pe­ro lo­gra­ron sa­car­lo de la lí­nea.

Una de las po­lé­mi­cas que sur­gió en el par­ti­do se re­mon­ta a cer­ca del mi­nu­to 40 del se­gun­do tiem­po, cuan­do los re­ga­do­res del cam­po se en­cen­die­ron, lo que cau­só la mo­les­tia de los ju­ga­do­res y cuer­po téc­ni­co ibe­riano, y era que no cor­ta­ron la ins­pi­ra­ción que es­ta­ba te­nien­do el equi­po en los úl­ti­mos mi­nu­tos.

REACCIONES

Nel­son Soto, di­rec­tor téc­ni­co de Ibe­ria, in­di­có que “ha si­do irre­gu­lar nues­tra par­ti­ci­pa­ción, nos ha cos­ta­do, y hoy no fue la ex­cep­ción. No hi­ci­mos buen par­ti­do, si bien la úl­ti­ma par­te fue con en­tu­sias­mo y tu­vi­mos la op­ción, pe­ro co­me­ti­mos erro­res que nos lle­va­ron a per­der un par­ti­do que no es­ta­ba en nues­tros cálcu­los. No nos al­can­zó, pe­ro hay que dar­le mé­ri­to a la gen­te de Ma­ga­lla­nes, que cuan­do nos equi­vo­ca­mos ellos es­tu­vie­ron ahí para mar­car”.

Cree que con el plan­tel que tie­ne de­be­rían es­tar más arri­ba en la ta­bla, pe­ro la irre­gu­la­ri­dad lo ha im­pe­di­do.

“De re­pen­te apa­re­cie­ron los as­per­so­res, no­so­tros nos que­ja­mos por los ba­lo­nes que es­ta­ban es­con­dien­do de­trás del ban­co. Yo no dis­cu­tí con los ár­bi­tros, por­que no­so­tros no es­ta­mos para eso, pe­ro ob­via­men­te que mu­cha­chos que se jue­gan la op­ción de ga­nar el par­ti­do, de­ses­pe­ra cuan­do ven si­tua­cio­nes que no de­ben su­ce­der. Ten­go mi pen­sa­mien­to y creo que lo hi­cie­ron a pro­pó­si­to”, ce­rró Soto. Res­tan­do par­ti­dos para ce­rrar la fe­cha, y en ho­ra­rio de cie­rre de es­ta edi­ción, Ibe­ria es­ta­ba en la oc­ta­va po­si­ción. La pró­xi­ma fe­cha el equi­po an­ge­lino que­da li­bre.

LOS RE­GA­DO­RES SE PREN­DIE­RON en los mi­nu­tos fi­na­les del par­ti­do, lo que irri­tó a los ju­ga­do­res y cuer­po téc­ni­co azul­gra­na.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.