¿De­be el tra­ba­jo ser fuen­te de fe­li­ci­dad?

La Tribuna (Los Angeles, Chile) - - REDACCIÓN - Da­niel Soto To­rres Di­rec­tor ma­gís­ter en Desa­rro­llo Or­ga­ni­za­cio­nal y Re­cur­sos Hu­ma­nos (MDO) Fa­cul­tad de Psi­co­lo­gía UDD

Hay quie­nes creen po­si­ble ha­blar de fe­li­ci­dad en el tra­ba­jo, con más o me­nos ma­ti­ces. Y es­tán los es­cép­ti­cos de que sea po­si­ble o jus­to pe­dir a las or­ga­ni­za­cio­nes ta­ma­ña res­pon­sa­bi­li­dad.

En­tre es­tos en­fo­ques hay va­rian­tes. Lo re­le­van­te es cuán­to es­ta­mos dis­pues­tos a con­ver­sar so­bre es­te asun­to. Cree­mos que sí se pue­de ha­blar de ello, por­que hay al me­nos cua­tro ra­zo­nes que lo ha­cen re­co­men­da­ble.

Las em­pre­sas tie­nen que acer­car­se rá­pi­do a lo que la so­cie­dad pien­sa y dis­cu­te.

Lo que en Cien­cias So­cia­les lla­ma­mos dis­cur­sos, o que iden­ti­fi­ca­mos co­mo ten­den­cias cul­tu­ra­les, es el mar en que na­ve­gan las or­ga­ni­za­cio­nes. Cuan­do un te­ma se vuel­ve co­lec­ti­vo (¡cuán­to ayu­da a eso las re­des so­cia­les y los me­dios ma­si­vos!), ya no se pue­de de­cla­rar “no co­men­ta­ble”. Las or­ga­ni­za­cio­nes han apren­di­do con mu­cha tur­ba­ción que lo im­por­tan­te es lo que sus gru­pos de in­te­rés con­si­de­ran así, no las ne­ce­si­da­des de ad­mi­nis­tra­ción o el gi­ro de la em­pre­sa. Y la fe­li­ci­dad ya es un te­ma a ni­vel so­cial.

No im­por­tan las dis­tin­cio­nes con­cep­tua­les y los re­fi­na­mien­tos me­to­do­ló­gi­cos. ¿ Ja­que a la aca­de­mia?

Po­co im­por­ta la de­no­mi­na­ción es­pe­cí­fi­ca: fe­li­ci­dad, well being, cli­ma la­bo­ral, bie­nes­tar, well­ness, sa­tis­fac­ción o en­ga­ge­ment. Los es­pe­cia­lis­tas sa­be­mos que esos con­cep­tos son di­fe­ren­tes. Lo re­le­van­te es que para la ma­yo­ría sig­ni­fi­can al­go po­si­ti­vo, an­he­la­do y mo­ti­van­te. ¿Po­de­mos es­pe­rar te­ner acuer­dos aca­dé­mi­cos para ac­tuar? Por cier­to que no. El mundo or­ga- ni­za­ti­vo es tan di­ná­mi­co que no ha es­pe­ra­do la pu­re­za con­cep­tual o de mé­to­do para bus­car es­tos idea­les.

Ya sa­be­mos de qué tra­ta la fe­li­ci­dad en el tra­ba­jo. No es cien­cia avan­za­da… es sim­ple hu­ma­ni­dad.

Una re­cien­te encuesta de la con­sul­to­ra bri­tá­ni­ca Ja­pi­works iden­ti­fi­ca­ba cin­co im­pul­so­res de fe­li­ci­dad la­bo­ral en Chi­le: la ca­li­dad de las re­la­cio­nes con com­pa­ñe­ros de tra­ba­jo, el tra­to jus­to en re­mu­ne­ra­ción y equi­li­bro tra­ba­jo-fa­mi­lia, la au­to­no­mía para to­mar de­ci­sio­nes, la po­si­bi­li­dad de crear y el sen­ti­do del tra­ba­jo (te­ner una ra­zón de fon­do para ha­cer­lo). ¿Al­go nue­vo? Por cier­to que no. Lo desafian­te es equi­li­brar es­tas ne­ce­si­da­des hu­ma­nas con la reali­dad com­ple­ja de las or­ga­ni­za­cio­nes en so­cie­da­des plu­ra­les y glo­ba­li­za­das, en mer­ca­dos muy tur­bu­len­tos.

La fe­li­ci­dad fa­vo­re­ce la in­no­va­ción en las or­ga­ni­za­cio­nes y apo­ya los re­sul­ta­dos.

So­bre es­to no hay mu­cho de­ba­te. Los es­ta­dos de po­si­ti­vi­dad son ga­ti­llan­tes de desa­rro­llo or­ga­ni­za­ti­vo por­que es­te re­quie­re dis­po­si­ción a los ries­gos y am­bien­tes de buen hu­mor y con­ten­ción. La in­no­va­ción y el desa­rro­llo or­ga­ni­za­cio­nal tie­nen más que ver con afec­tos que con je­rar­quías y nor­mas ló­gi­cas de fun­cio­na­mien­to.

Una re­cien­te encuesta de la con­sul­to­ra bri­tá­ni­ca Ja­pi­works iden­ti­fi­ca­ba cin­co im­pul­so­res de fe­li­ci­dad la­bo­ral en Chi­le: la ca­li­dad de las re­la­cio­nes con com­pa­ñe­ros de tra­ba­jo, el tra­to jus­to en re­mu­ne­ra­ción y equi­li­bro tra­ba­jo­fa­mi­lia, la au­to­no­mía para to­mar de­ci­sio­nes, la po­si­bi­li­dad de crear y el sen­ti­do del tra­ba­jo (te­ner una ra­zón de fon­do para ha­cer­lo). ¿Al­go nue­vo? Por cier­to que no.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.