Rea­jus­te del sec­tor pú­bli­co

La Tribuna (Los Angeles, Chile) - - REDACCIÓN - Mi­rent­xu Ana­ya Pre­si­den­ta eje­cu­ti­va Edu­ca­ción 2020

Más de 22 mi­llo­nes de ni­ños y ni­ñas en La­ti­noa­mé­ri­ca tie­nen un pa­so in­ter­mi­ten­te por la es­cue­la y un fuer­te re­za­go es­co­lar. Mu­chos que­dan fue­ra del sis­te­ma. ¿Có­mo re­te­ner­los para que no aban­do­nen sus es­tu­dios?

Los es­tu­dios di­cen que ni­ños y ni­ñas aban­do­nan la es­cue­la por­que ne­ce­si­tan tra­ba­jar den­tro de sus ca­sas o fue­ra de ellas para apor­tar en la fa­mi­lia, por­que no tie­nen co­le­gios cer­ca, por­que no tie­nen trans­por­te o por­que no le en­cuen­tran sen­ti­do a ir al co­le­gio. Es­to úl­ti­mo es dra­má­ti­co.

Fren­te a es­te es­ce­na­rio des­alen­ta­dor, los es­pe­cia­lis­tas su­gie­ren que los go­bier­nos cons­tru­yan po­lí­ti­cas pú­bli­cas ur­gen­tes que pro­mu e van cin­co pun­tos: uno, la dig­ni­dad de los es­pa­cios es­co­la­res. Dos, una ofer­ta es­co­lar (con trans­por­te y ali­men­ta­ción) en to­dos los te­rri­to­rios. Tres, un buen co­mien­zo en pri­me­ra in­fan­cia. Cua­tro, me­tas cla­ras de apren­di­za­je para to­dos los ci­clos edu­ca­ti­vos, que ase­gu­ren que ca­da es­tu­dian­te es­té en su ni­vel ade­dua­do. Y cin­co, do­cen­tes de ca­li­dad que ten­gan cer­ca­nía y preo­cu­pa­ción por los te­mas psi­co­so­cia­les de sus es­tu­dian­tes.

En el en­cuen­tro de ONG la­ti­noa­me­ri­ca­nas, Edu­ca­ción 2020 ex­pu­so so­bre es­tas cin­co di­men­sio­nes en Chi­le. Hu­bo una mirada aten­ta de los de­más paí­ses mien­tras ha­blá­ba­mos. Nues­tros paí­ses her­ma­nos ad­mi­ran a Chi­le y es­pe­ran que “el Ja­guar” de­ve­le có­mo se ha­cen las co­sas. Par­ti­mos acla­ran­do: “en Chi­le en los úl­ti­mos 10 años han muer­to más de mil 200 ni­ños y ni­ñas en nues­tros cen­tros es­ta­ta­les de pro­tec­ción de me­no­res”. Los ros­tros de la au­dien­cia se des­fi­gu­ran. Nos pi­den que co­rro­bo­re­mos el da­to, por­que va­rios no lo creen.

Lue­go ana­li­za­mos la eta­pa es­co­lar. Con­ta­mos que he­mos lo­gra­do lle­nar las si­llas de las sa­las de cla­ses y te­ner la co­ber­tu­ra más al­ta de La­ti­noa­mé­ri­ca, pe­ro nues­tros re­sul­ta­dos de apren­di­za­je se man­tie­nen es­tan­ca­dos ha­ce dé­ca­das. Los ni­ños y ni­ñas no es­tán apren­dien­do. El 76% de los es­tu­dian­tes de oc­ta­vo bá­si­co no tie­nen los co­no­ci­mien­tos ade­cua­dos para en­ten­der al pro­fe­sor de ma­te­má­ti­ca que tie­ne en fren­te. En una sa­la de 40 es­tu­dian­tes, ocho es­tán com­pren­dien­do, el res­to son po­ten­cia­les de­ser­to­res del sis­te­ma que, es­tan­do, no es­tán.

Nues­tros paí­ses her­ma­nos se sor­pren­den de es­cu­char que “el Ja­guar” tam­bién pa­de­ce reali­da­des que due­len. Que acá, pe­se a ha­ber tri­pli­ca­do el gas­to en edu­ca­ción en los úl­ti­mos 10 años, aún hay es­cue­las con sa­las y ba­ños in­dig­nos. Que son 90 mil es­tu­dian­tes al año aban­do­nan­do el sis­te­ma edu­ca­ti­vo. Que so­mos una fá­bri­ca de ex­clu­sión y de­ser­ción es­co­lar.

Vol­ve­mos a Chi­le es­pe­ran­do que de ver­dad nues­tro go­bierno ac­túe con fuer­za, que pro­mue­va las po­lí­ti­cas pú­bli­cas su­ge­ri­das, que la es­cue­la sea un es­pa­cio de re­ten­ción y que de una bue­na vez cum­pla el ob­je­ti­vo para el que es­tá he­cha: aco­ger a es­tu­dian­tes para que apren­dan con sen­ti­do para la vi­da, sin­tién­do­se pro­te­gi­dos y que­ri­dos.

Nues­tros paí­ses her­ma­nos se sor­pren­den de es­cu­char que “el Ja­guar” tam­bién pa­de­ce reali­da­des que due­len. Que acá, pe­se a ha­ber tri­pli­ca­do el gas­to en edu­ca­ción en los úl­ti­mos 10 años, aún hay es­cue­las con sa­las y ba­ños in­dig­nos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.