Los prin­ci­pios de la po­lí­ti­ca

La­men­ta­ble­men­te, la Re­for­ma Pro­ce­sal ha per­mi­ti­do, des­de su apli­ca­ción, las más in­jus­tas me­di­das ju­di­cia­les, que han oca­sio­na­do que la ciu­da­da­nía es­té más ate­mo­ri­za­da, es­pe­cial­men­te cuan­do se tra­ta de de­fen­der a los su­yos.

La Tribuna (Los Angeles, Chile) - - REDACCIÓN -

La se­ma­na pa­sa­da cau­só gran im­pac­to en las re­des so­cia­les la vi­ra­li­za­ción de un vi­deo que mues­tra la per­se­cu­ción po­li­cial ocu­rri­da en Ova­lle y que ter­mi­nó con dos mo­to­ris­tas de ca­ra­bi­ne­ros muertos, tras ser co­li­sio­na­dos por un au­to­mó­vil ma­ne­ja­do por de­lin­cuen­tes que lo ha­bían ro­ba­do.

Es­te fa­tí­di­co in­ci­den­te sa­ca nue­va­men­te a re­lu­cir un gra­ve pro­ble­ma exis­ten­te en nues­tro país y es que la de­lin­cuen­cia se es­tá to­man­do las ca­lles y la jus­ti­cia, en vez de de­te­ner el pro­ble­ma, lo fa­ci­li­ta con sus be­ne­fi­cio­sas de­ter­mi­na­cio­nes a fa­vor de los an­ti­so­cia­les.

Lo que re­sul­ta más mo­les­to es la po­si­ción de la fis­ca­lía, aque­lla que es pa­ga­da con los im­pues­tos de to­dos los chi­le­nos, per­ma­nen­tes víc­ti­mas del te­mor que cau­san es­tos in­di­vi­duos. La pos­tu­ra del or­ga­nis­mo aho­ra es que el he­cho co­rres­pon­de a un ac­ci­den­te de trán­si­to y nie­gan la pre­sen­cia de do­lo ho­mi­ci­da. Real­men­te una ver­güen­za.

La de­fen­so­ra re­gio­nal, Inés Ro­jas, sa­le a apo­yar a los ase­si­nos, in­di­can­do que “para no­so­tros, el vi­deo da cuen­ta de la ve­lo­ci­dad en que van los jó­ve­nes, del bus que se les atra­vie­sa y que ellos tra­tan de to­mar la pis­ta al­ter­na­ti­va, y la­men­ta­ble­men­te se en­cuen­tran con Ca­ra­bi­ne­ros. Ese es un me­dio que nos va a ser­vir para pro­bar nues­tra te­sis”. Se­gu­ra­men­te la de­fen­so­ra pien­sa que los mu­cha­chos iban en un tran­qui­lo pa­seo por la ciu­dad.

Per­fec­ta­men­te, con la ac­ti­tud que te­nían, po­drían ha­ber atro­pe­lla­do pea­to­nes y co­li­sio­na­do a otros vehícu­los, pe­ro eso no im­por­ta. Los he­chos tan­gi­bles son que, pro­duc­to del com­por­ta­mien­to ilí­ci­to de ro­bar un au­to­mó­vil, ter­mi­na­ron ma­tan­do a dos uni­for­ma­dos. ¿ En qué país se jus­ti­fi­ca un he­cho de es­ta mag­ni­tud? Por su­pues­to, en Chi­le.

De qué es­tá preo­cu­pa­da la de­fen­so­ra aho­ra… ob­via­men­te la vi­da de los ca­ra­bi­ne­ros no les im­por­ta, por­que se­gún ha ma­ni­fes­ta­do, se con­tac­ta­rá con el Ins­ti­tu­to de De­re­chos Hu­ma­nos, por­que Ca­ra­bi­ne­ros ac­tuó con vio­len­cia con­tra los de­lin­cuen­tes.

Real­men­te, con lo ma­ni­fes­ta­do por es­ta de­fen­so­ra, que­da cla­ro que el pro­ble­ma no es­tá en la ley, sino en quie­nes la eje­cu­tan.

La­men­ta­ble­men­te, la Re­for­ma Pro­ce­sal ha per­mi­ti­do, des­de su apli­ca­ción, las más in­jus­tas me­di­das ju­di­cia­les, que han oca­sio­na­do que la ciu­da­da­nía es­té más ate­mo­ri­za­da, es­pe­cial­men­te cuan­do se tra­ta de de­fen­der a los su­yos. Si ac­túa con­tra los de­lin­cuen­tes, ter­mi­nan pre­sos los inocen­tes.

Re­cor­de­mos el por­to­na­zo ocu­rri­do ha­ce unos me­ses en la ca­pi­tal, en don­de pa­dre e hi­jo frus­tra­ron el ro­bo y re­du­je­ron al de­lin­cuen­te, quien mu­rió, y las víc­ti­mas que­da­ron en pri­sión pre­ven­ti­va.

Pa­re­cie­ra que en oca­sio­nes la pa­la­bra “éti­ca” no es­tá en al­gu­nos fun­cio­na­rios del Po­der Ju­di­cial.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.