El efec­to ma­ri­po­sa y el se­na­dor

La Tribuna (Los Angeles, Chile) - - REDACCIÓN - Ale­jan­dro Me­ge Val­de­be­ni­to

Mien­tras es­pe­rá­ba­mos la vi­si­ta del se­na­dor, mo­ti­vo por el cual se nos ha­bía con­vo­ca­do, el va­rio­pin­to gru­po de con­cu­rren­tes a la ci­ta, mu­je­res y hom­bres, de jó­ve­nes a la ter­ce­ra edad, pe­ro con ne­ce­si­da­des co­mu­nes, ha­cían los más va­ria­dos co­men­ta­rios, con más o me­nos an­te­ce­den­tes o nin­guno, so­bre los he­chos po­lí­ti­cos, so­cia­les y eco­nó­mi­cos, lo­ca­les y na­cio­na­les y, so­bre to­do, acer­ca del per­so­na­je cu­ya pre­sen­cia y pro­pues­ta mo­ti­va­ban la reunión. En­tre los con­cu­rren­tes era po­si­ble apre­ciar las ex­pec­ta­ti­vas que te­nían de la vi­si­ta, con sus co­men­ta­rios, crí­ti­cas y pro­pues­tas so­bre la si­tua­ción na­cio­nal. Así, jun­to a la na­tu­ral cu­rio­si­dad de al­gu­nos, de ex­pec­ta­ti­vas y es­pe­ran­zas de mu­chos, tam­bién se ex­pre­sa­ron du­das y has­ta des­con­fian­za de que al­guien pu­die­ra dar res­pues­ta sa­tis­fac­to­ria a los di­fe­ren­tes pro­ble­mas que afec­tan la vi­da in­di­vi­dual y co­lec­ti­va. Y así que­dó de ma­ni­fies­to con las pre­gun­tas que se le for­mu­la­ron, al­gu­nas de te­mas muy per­so­na­les y otras de in­te­rés ge­ne­ral. Más, cuan­do el se­na­dor apa­re­ce con una po­si­ción di­fe­ren­te a las sos­te­ni­das por las dis­tin­tas co­rrien­tes ideo­ló­gi­cas y per­so­na­jes que se dispu­tan el me­jor de­re­cho a con­du­cir los des­ti­nos del país, pe­ro que no han si­do ca­pa­ces de con­ven­cer a la gran ma­yo­ría ciu­da­da­na de que par­ti­ci­pen en los pro­ce­sos elec­to­ra­les en que se eli­ge a quie­nes to­man de­ci­sio­nes, las que ter­mi­nan sien­do adop­ta­das por la cú­pu­la di­ri­gen­cial, sin la par­ti­ci­pa­ción que es ofre­ci­da a la ba­se so­cial, por lo que la des­con­fian­za asu­me su rei­na­do y el des­alien­to y la re­sig­na­ción se ha­ce co­lec­ti­va. Sin em­bar­go, ha­bía al­go en el am­bien­te que nos hi­zo pen­sar que la si­tua­ción po­dría ser dis­tin­ta y, ¿por qué no? dar­se en el cam­po so­cio­po­lí­ti­co el “efec­to ma­ri­po­sa” (“el sim­ple ale­teo de una ma­ri­po­sa pue­de ge­ne­rar un cam­bio enor­me”) por la pro­pues­ta di­fe­ren­te de que el cam­bio se de­be ini­ciar des­de la ba­se, es­cu­chan­do a las per­so­nas e ins­ti­tu­cio­nes así co­mo a los dis­tin­tos sec­to­res so­cia­les que son los que co­no­cen me­jor que na­die sus ca­ren­cias y ne­ce­si­da­des por­que las vi­ven a dia­rio. Así, una mí­ni­ma va­ria­ción en la for­ma de có­mo en­fren­tar las ta­reas de go­bierno pue­de oca­sio­nar gran­des trans­for­ma­cio­nes y esa fue la di­fe­ren­cia en lo plan­tea­do por el even­tual can­di­da­to pre­si­den­cial, con ta­reas com­par­ti­das y sin pro­me­sas fá­ci­les ni po­pu­lis­tas, con el con­ven­ci­mien­to de que las de­ci­sio­nes que se to­men hoy in­flui­rán en nues­tro fu­tu­ro.

La par­ti­ci­pa­ción en el ti­po de go­bierno que se pro­po­ne cons­truir es pro­pues­ta a tra­vés de en­cuen­tros y diá­lo­gos ciu­da­da­nos efec­ti­vos y sec­to­ri­za­dos se­gún las ca­rac­te­rís­ti­cas y de­man­das de ca­da gru­po hu­mano.

Co­rres­pon­de a los ciu­da­da­nos, sin pre­jui­cio al­guno, ana­li­zar la pro­pues­ta de país que na­ce dis­tan­te de las que co­no­ce­mos, la del se­na­dor Gui­llier que, co­mo el “efec­to ma­ri­po­sa”, pue­de ini­ciar al cam­bio que el país es­pe­ra.

La par­ti­ci­pa­ción en el ti­po de go­bierno que se pro­po­ne cons­truir es pro­pues­ta a tra­vés de en­cuen­tros y diá­lo­gos ciu­da­da­nos efec­ti­vos y sec­to­ri­za­dos se­gún las ca­rac­te­rís­ti­cas y de­man­das de ca­da gru­po hu­mano.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.