Chi­le: Una me­sa pa­ra to­dos

La Tribuna (Los Angeles, Chile) - - REDACCIÓN - Fran­cis­co Muñoz Almendras Ciu­da­dano

Úl­ti­ma­men­te he­mos vis­to co­mo en me­nos de un mes han muer­to 5 ca­ra­bi­ne­ros en nues­tro país. Es un he­cho su­ma­men­te preo­cu­pan­te ya que ve­mos co­mo los ni­ve­les de vio­len­cia cre­cen ca­da día más, la ciu­da­da­nía se asus­ta y fi­nal­men­te crea una sen­sa­ción de in­se­gu­ri­dad. Pe­ro, lo que más preo­cu­pa y asus­ta a la ciu­da­da­nía no es el só­lo he­cho de que la vio­len­cia en nues­tro país cre­ce, sino que más bien lo que le preo­cu­pa, es el ac­tuar de la jus­ti­cia de la Re­pú­bli­ca. Es real­men­te preo­cu­pan­te los ni­ve­les de fle­xi­bi­li­dad que és­ta tie­ne con los de­lin­cuen­tes, es im­pre­sio­nan­te co­mo ve­mos que a un ven­de­dor de CD´S pi­ra­tas es con­de­na­do a cár­cel y co­mo otros, que han ro­ba­do mi­llo­nes o han ma­ta­do han que­da­do li­bres pa­gan­do una irri­so­ria fian­za de 50 mil pe­sos.

Es­ta co­lum­na no se quie­re de­te­ner es­pec íf i c a m en­te en los gra­ves erro­res que es­tá te­nien­do nues­tra jus­ti­cia, tam­po­co en ahon­dar o ex­pli­car la ne­ce­si­dad de mo­di­fi­car el Có­di­go Pe­nal, sino que más bien, en ver una so­lu­ción a el ha­ci­na­mien­to car­ce­la­rio que hay en nues­tro país y qué me­di­das de­bié­se­mos op­tar co­mo país en vías de desa­rro­llo.

Ha­ce una se­ma­na he­mos vis­to co­mo Ho­lan­da país pio­ne­ro en re­in­ser­ción so­cial, es­tá su­frien­do una cri­sis car­ce­la­ria, pe­ro no por ha­ci­na­mien­to co­mo en Chi­le, sino que to­do lo con­tra­rio. En Ho­lan­da fal­tan pre­sos, sí, le­yó muy bien; en Ho­lan­da fal­tan pre­sos y sus cár­ce­les es­tán sien­do con­ver­ti­das en bi­blio­te­cas. ¿Qué de­be­mos ha­cer? La so­lu­ción a la de­lin­cuen­cia en Chi­le no es ha­cer más cár­ce­les, no es vol­ver a apro­bar la pe­na de muer­te, la so­lu­ción es­tá en rom­per un círcu­lo de vio­len­cia y de in­jus­ti­cias en la que es­tas per­so­nas, de­lin­cuen­tes han caí­do. Qui­zás us­ted di­rá es­ti­ma­do lec­tor que ellos se lo tie­nen bien ga­na­do, pe­ro re­fle­xio­ne… ¿Qué hu­bie­se pa­sa­do si us­ted hu­bie­se na­ci­do en una cu­na don­de sus pa­dres son de­lin­cuen­tes, adic­tos al al­cohol o a las dro­gas y to­do su en­torno se desen­vuel­ve en lo mis­mo? Fá­cil, exis­te ca­si un 90% de pro­ba­bi­li­da­des de que us­ted re­pi­ta el mis­mo pa­trón de com­por­ta­mien­to. Por lo tan­to, en mi hu­mil­de opi­nión pa­ra rom­per el círcu­lo de la de­lin­cuen­cia y así se­guir crean­do de­lin­cuen­tes pro­fe­sio­na­les for­ma­dos en las múl­ti­ples re­in­ci­den­cias a las cár­ce­les te­ne­mos que ha­cer:

Pri­me­ro: pre­ven­ción… ¿Có­mo se pre­vie­ne la de­lin­cuen­cia? Con edu­ca­ción, tra­ba­jo y por so­bre to­do in­clu­sión. Es por eso que ca­da pro­pues­ta, es­tá pen­sa­da en una so­la pa­la­bra… In­clu­sión.

Se­gun­do: Los pre­sos en Chi­le de­ben au­to sus­ten­tar­se, de ma­ne­ra que el Es­ta­do re­duz­ca la in­ver­sión pa­ra man­te­ner a los reos pa­ra po­der uti­li­zar­la en otros as­pec­tos, co­mo por ejem­plo la mis­ma re­in­ser­ción. Es aquí don­de no­so­tros po­de­mos ver co­mo mu­chos paí­ses de ma­ne­ra exi­to­sa han he­cho que des­de la au­to sus­ten­ta­bi­li­dad los reos apren­dan un ofi­cio, ya sea la car­pin­te­ría, gas­fi­te­ría, la agri­cul­tu­ra o cual­quier otro ofi­cio y pue­dan apren­der a que si exis­ten otras for­mas de ga­nar­se la vi­da, de que pue­dan com­pren­der de que el tra­ba­jo dig­ni­fi­ca al ser hu­mano.

En Ho­lan­da fal­tan pre­sos, sí, le­yó muy bien; en Ho­lan­da fal­tan pre­sos y sus cár­ce­les es­tán sien­do con­ver­ti­das en bi­blio­te­cas. ¿Qué de­be­mos ha­cer?

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.