Ro­bo de plan­tas: de­lin­cuen­cia has­ta en lo más mí­ni­mo

No po­de­mos se­guir to­le­ran­do con­duc­tas de ha­bi­tan­tes me­dio­cres, que con el afán de evi­tar el tra­ba­jo re­gu­lar que rea­li­za ca­da chi­leno de es­te país, se de­di­can a per­ju­di­car a to­do su en­torno, sin pen­sar en la con­se­cuen­cia de sus ac­tos.

La Tribuna (Los Angeles, Chile) - - REDACCIÓN -

La ciu­dad de Los Án­ge­les ha si­do fuer­te­men­te cri­ti­ca­da en los úl­ti­mos años por sus áreas ver­des. De ahí que el mu­ni­ci­pio to­mó la de­ci­sión de ha­cer­se car­go del con­flic­to y hoy, hay que re­co­no­cer que hay avan­ces con­si­de­ra­bles en ma­te­ria de man­ten­ción de los jar­di­nes. Bas­ta ca­mi­nar por ave­ni­da Ri­car­do Vi­cu­ña, sor Vi­cen­ta o las pla­zas pa­ra no­tar el cam­bio.

Hay aun ob­ser­va­cio­nes en las cua­les avan­zar, co­mo las po­das, que en mu­chos ca­sos pa­re­cen mu­ti­la­cio­nes in­dis­cri­mi­na­das de las es­pe­cies ar­bó­reas, pe­ro no po­de­mos ol­vi­dar que to­do se ha lo­gra­do con mu­cho es­fuer­zo.

Por es­ta ra­zón re­sul­ta inacep­ta­ble el ilí­ci­to que se pu­so de mo­da en las úl­ti­mas se­ma­nas, re­la­cio­na­do con el ro­bo de plan­tas en dis­tin­tos pun­tos de la ciu­dad. Tan­to en lu­ga­res pú­bli­cos co­mo pri­va­dos, las per­so­nas han te­ni­do que ob­ser­var co­mo in­di­vi­duos in­cons­cien­tes, se lle­van las es­pe­cies con mu­cha fa­ci­li­dad. Cla­ro, quién va a de­nun­ciar un he­cho de es­tas ca­rac­te­rís­ti­cas.

En es­te sen­ti­do, se re­quie­re del tra­ba­jo de to­da la ciu­da­da­nía y no só­lo de los or­ga­nis­mos per­ti­nen­tes o las po­li­cías. Ge­ne­ral­men­te es­tas plan­tas van a la re­ven­ta y son ad­qui­ri­das en el mer­ca­do in­for­mal por otras per­so­nas, mu­chas ve­ces a sa­bien­das de su pro­ce­den­cia.

An­te es­te he­cho se ne­ce­si­ta de una par­ti­ci­pa­ción so­cial, que per­mi­ta ter­mi­nar con es­te ab­sur­do. Ca­da flor pre­sen­te en nues­tras ca­lles, bus­ca apor­tar a la ar­mo­nía del pai­sa­je, a ge­ne­rar es­pa­cios ver­des y be­lle­za, por lo tan­to, quie­nes se han en­tre­te­ni­do en es­ta nue­va con­duc­ta de­lic­tual, sen­ci­lla­men­te no tie­nen cri­te­rio, no sa­ben que da­ñan la mis­ma ciu­dad en la que vi­ven.

Por es­ta ra­zón es que to­dos quie­nes ob­ser­ven es­to de­ben de­nun­ciar in­me­dia­ta­men­te. Asi­mis­mo, la con­duc­ta nor­mal de las per­so­nas de­be ser com­prar en el mer­ca­do for­mal, au­to­ri­za­do, don­de se tra­ba­ja ba­jo los pa­rá­me­tros de la ley y la ho­nes­ti­dad.

No po­de­mos se­guir to­le­ran­do con­duc­tas de ha­bi­tan­tes me­dio­cres, que con el afán de evi­tar el tra­ba­jo re­gu­lar, co­mo el que rea­li­za ca­da chi­leno de es­te país, se de­di­quen a per­ju­di­car a to­do su en­torno, sin pen­sar en la con­se­cuen­cia de sus ac­tos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.