MO­NO­PO­LIO CIR­CEN­SE EN LA­JA

La Tribuna (Los Angeles, Chile) - - OPINIÓN -

Se­ñor Director: Qui­zás el tí­tu­lo trai­ga cier­ta com­pli­ca­ción, pe­ro to­do tie­ne su ex­pli­ca­ción y eso es lo que quie­ro o voy a tra­tar de ex­pli­car de una for­ma sim­ple, con el pro­pó­si­to de que la gen­te se ex­pli­que por qué siem­pre o ca­si siem­pre to­dos los años nos ha­cen las vi­si­tas los mis­mos cir­cos o las mis­mas em­pre­sas cir­cen­ses aquí en nues­tra co­mu­na, no pu­dien­do otros cir­cos de me­jor ca­li­dad mos­trar sus es­pec­tácu­los (es cier­to nos han vi­si­ta­do muy fu­gaz­men­te al­gu­nos), pe­ro es­to ha si­do de tal ma­ne­ra que no han es­ta­do más allá de dos o tres días y a pre­cios reales. Us­te­des qui­zás sa­brán que es­tos cir­cos lla­ma­dos po­pu­la­res, apar­te de pro­du­cir con­ta­mi­na­ción acús­ti­cas con sus me­gá­fo­nos tam­bién con­lle­va cier­ta sus­pi­ca­cias en al­gu­nos ca­sos con el per­so­nal de el mis­mo da­do el pro­lon­ga­do tiem­po que mu­chas ve­ces per­ma­ne­cen en nues­tra co­mu­na e in­clu­so y no cai­go en la exa­ge­ra­ción de lo que su­ce­de que has­ta han per­ma­ne­ci­do al­gu­nos de es­tos cir­cos has­ta ca­si un mes con la ex­cu­sa ba­ra­ta de de­cir “a pe­di­do de res­pe­ta­ble pú­bli­co” sa­bien­do que en mu­chos de los ca­sos han re­cu­rri­do a men­di­ci­dad o la so­li­da­ri­dad pa­ra el sus­ten­to dia­rio y los gas­tos co­mu­nes de quie­nes tra­ba­jan en es­te ru­bro. Es bien sa­bi­do que los em­pre­sa­rios cir­cen­ses co­mo to­do em­pre­sa­rio su úni­co ob­je­ti­vo es ge­ne­rar di­ne­ro pa­ra sus ar­cas y mien­tras más po­si­bi­li­da­des se ge­ne­ren me­jor y co­sa que no hay que ser es­pe­cia­lis­tas en el cam­po de los ne­go­cios, sin em­bar­go, po­cos han re­pa­ra­do y en esos no­so­tros so­mos cul­pa­bles ava­lan­do lo an­te­rior. No sé si en otros lu­ga­res su­ce­den co­mo aquí en la co­mu­na de La­ja en don­de hay cier­ta per­mi­si­vi­dad con quie­nes lle­gan cre­yen­do que nues­tro pue­blo y nues­tra gen­te no te­ne­mos ca­pa­ci­dad de reac­ción. Pa­so a dar un ejem­plo, y es la lle­ga­da de mu­chos va­ga­bun­dos y gen­te de sos­pe­cho­sas ac­ti­tu­des y los cir­cos es­tán den­tro de es­te ran­go. El cir­co es una en­tre­ten­ción que nos ele­va el es­pí­ri­tu y nos ale­gra con sus atrac­ti­vos es­pec­tácu­los en ca­da fun­ción y no re­pa­ra­mos en de­cir que hay un es­fuer­zo y tra­ba­jo por ha­cer del al­go va­lo­ra­ble, sin em­bar­go, el en­torno el me­dio pa­ra lle­gar a ser al­go agra­da­ble, pe­ro cuan­do ya al­go es re­pe­ti­ti­vo has­ta pue­de cau­sar cier­ta mo­les­tia. Aquí en nues­tra co­mu­na, por nom­brar so­lo los más re­pe­ti­ti­vos que se han po­se­sio­na­do del “de­re­cho” a ins­ta­lar­se año a año son, Ame­ri­can Circus, Gol­den Circus, Glo­bal Circus, Cir­co de los Hnos. Gon­zá­lez, el Cir­co del Pa­ya­so Za­pa­ti­lla por nom­brar al­gu­nos. Quién re­gu­la es­ta ac­ción mo­no­pó­li­ca en don­de no hay va­rie­dad ni ca­li­dad, in­clu­so has­ta re­cu­rrien­do a la inocen­cia con co­pias ab­sur­das de per­so­na­jes del gus­to in­fan­til co­mo gan­cho y ofer­tas, de­jan­do en cla­ro que sus fun­cio­nes son re­gu­lar­men­te de po­ca ca­li­dad. Nues­tra co­mu­na me­re­ce al­go mu­cho más res­pe­ta­ble y de ex­ce­len­te ca­li­dad y no lo que se nos mues­tra ca­da vez que es­tos cir­cos lle­gan has­ta aquí. Abe­lar­do Cam­pi­llay

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.