Ma­dre cla­ma ayu­da pa­ra su hi­ja de 3 años: re­quie­re di­ne­ro pa­ra ver un in­mu­nó­lo­go

Pre­sen­ta ho­rri­bles lla­gas en to­do su cuer­po, de las que no se tie­ne cla­ri­dad de qué se­ría lo que pro­vo­ca es­to, por lo que no pue­de re­ci­bir un tra­ta­mien­to es­pe­cí­fi­co que me­jo­re su con­di­ción.

La Tribuna (Los Angeles, Chile) - - CRÓNICA -

Yo­selyn To­le­do es una jo­ven ma­dre an­ge­li­na de 24 años, con una hi­ja de tres que tie­ne su cuer­po lleno de do­lo­ro­sas lla­gas. De­bi­do a es­to, se le diag­nos­ti­có dos en­fer­me­da­des, der­ma­ti­tis ató­pi­ca se­ve­ra y aler­gia ali­men­ti­cia, pe­ro aún no se pue­de es­cla­re­cer si am­bas es­tán re­la­cio­na­das, o ca­da una por sí so­las es­tá afec­tan­do –vi­si­ble­men­te- la piel de es­ta pe­que­ña.

Por tal mo­ti­vo, Yo­selyn pi­de ayu­da pa­ra po­der cos­tear la con­sul­ta me­di­ca de su hi­ja con un es­pe­cia­lis­ta que le dé una res­pues­ta cla­ra del diag­nós­ti­co, pa­ra así de­ter­mi­nar un tra­ta­mien­to fac­ti­ble pa­ra ella.

Ma­ría Je­sús López To­le­do, es una ni­ña de tan só­lo tres años, y que a los cua­tro me­ses de vi­da co­men­zó a pre­sen­tar pro­ble­mas con el uso de pa­ña­les, por ello fue lle­va­da al mé­di­co y le diag­nos­ti­ca­ron una aler­gia a la piel, la que lue­go se fue ex­pan­dien­do a to­do su cuer­po -des­de la ca­be­za a la plan­ta de los pies- lo que se trans­for­mó en una Der­ma­ti­tis Ató­pi­ca Se­ve­ra.

A es­ta si­tua­ción, que ya era com­ple­ja, se le su­mó el diag­nós­ti­co de una aler­gia ali­men­ti­cia, por lo que du­ran­te to­do es­te tiem­po los mé­di­cos no han po­di­do de­ter­mi­nar la cau­sa de sus he­ri­das, la que a es­tas al­tu­ras se han con­ver­ti­do en do­lo­ro­sas lla­gas en el cuer­po de la me­nor.

La ma­dre de la pe­que­ña, con­tó a La Tri­bu­na que “des­de que mi hi­ja co­men­zó con es­to, la lle­vé a dis­tin­tos der­ma­tó­lo­gos, los que so­lo me da­ban re­me­dios ca­ros y cre­mas que has­ta aho­ra no le han he­cho efec­to”.

Ade­más, agre­gó que las res­pues­tas de los doc­to­res han si­do muy con­tra­dic­to­rias, “al­gu­nos mé­di­cos me di­cen que la der­ma­ti­tis no tie­ne na­da que ver con su aler­gia ali­men­ta­ria, que eso co­rres­pon­de al sis­te­ma in­mu­no­ló­gi­co, pe­ro otros me di­cen que sí, en­ton­ces al fi­nal uno no sa­be qué dar­le, por­que le he­mos he­cho exá­me­nes de test cu­tá­neos y sa­le to­do”.

Del mis­mo mo­do, Yo­selyn sos­tu­vo que “uno se da cuen­ta que co­sas que tie­nen que ver con el sis­te­ma in­mu­no­ló­gi­co no le dan aler­gia, pe­ro co­me e igual le bro­tan gra­nos, sien­do que en el exa­men sa­le que no es alér­gi­ca, en­ton­ces es al­go con­tra­dic­to­rio, y de ver­dad que no sa­be­mos qué es lo que le ha­ce mal en es­te ca­so”.

“He­mos es­ta­do con 4 der­ma­tó­lo­gos di­fe­ren­tes, di­cen una co­sa u otra, al fi­nal no lle­ga­mos a na­da con­cre­to, no hay nin­guno que le ha­ya he­cho efec­to a ella en reali­dad”, ma­ni­fes­tó la jo­ven ma­dre.

LOS GAS­TOS

Yo­selyn es ma­dre sol­te­ra, tie­ne otro hi­jo de un año, y por el pro­ble­ma de Ma­ría Je­sús, tie­ne que cui­dar­la, por lo que no pue­de desem­pe­ñar al­gu­na fun­ción la­bo­ral.

A to­da es­ta si­tua­ción, se le su­ma los gran­des gas­tos que ha te­ni­do que ha­cer por cos­tear la en­fer­me­dad de su hi­ja, que han sa­li­do de su pro­pio bol­si­llo.

“Lle­va­ba a mi hi­ja al hos­pi­tal, y siem­pre me da­ban re­ce­tas que eran so­bre los 80 mil pe­sos, en­ton­ces yo les de­cía que si ve­nía al hos­pi­tal era por­que no te­nía, y la res­pues­ta que me da­ban los doc­to­res era que las en­fer­me­da­des der­ma­to­ló­gi­cas no las cu­bría el Au­ge, en­ton­ces ellos no po­dían ha­cer na­da. Y no me que­da­ba otra que com­prar­le los re­me­dios a mi hi­ja”.

Ma­ría Je­sús es­tá des­de los cua­tro me­ses con cre­mas, me­di­ca­men­tos y un ja­ra­be pa­ra dor­mir en la no­che, “por­que tie­ne tras­torno del sue­ño y si no se lo to­ma, es­tá las 24 ho­ras del día des­pier­ta, en­ton­ces ahí es don­de ella se pro­du­ce sus he­ri­das, que le em­pie­zan a pi­car y ella se ras­ca”, ex­pli­có To­le­do.

Asi­mis­mo, agre­gó que “es­toy blo­quea­da de Fo­na­sa por­que sa­co asig­na­ción por la mu­ni­ci­pa­li­dad, ya que no pue­do tra­ba­jar, la Ma­ría Je­sús no pue­de ir al jar­dín por el te­ma de su en­fer­me­dad, por­que sus he­ri­das es­tán abier­tas y ex­pues­tas a in­fec­cio­nes, en­ton­ces por or­den mé­di­ca lo tie­ne prohi­bi­do”.

A pe­sar de eso, Yo­selyn -de al­gu­na u otra for­ma- se las arre­gla pa­ra po­der ge­ne­rar al­gu­nos in­gre­sos, aun­que no son per­ma­nen­tes, igual­men­te le sir­ven pa­ra los gas­tos de sus dos hi­jos.

“Yo me de­di­co a ha­cer cuar­ti­llos y esas co­sas, es len­to el te­ma de las ven­tas, pe­ro sir­ve, de re­pen­te voy a ha­cer aseo a al­gu­na ca­sa, en­ton­ces no me que­do y tam­bién mi ma­má me ayu­da. Pe­ro con la lle­ga­da de mi hi­jo más chi­co, se me ha he­cho mu­cho más di­fí­cil cos­tear la en­fer­me­dad de Ma­ría Je­sús”, in­di­có.

EL PREO­CU­PAN­TE ES­TA­DO DE LA PE­QUE­ÑA

En es­te tiem­po, Ma­ría Je­sús lle­va un año con su cuer­po lleno de he­ri­das. Si bien es­tá con tra­ta­mien­to en el hos­pi­tal de Los Án­ge­les, no hay me­jo­ría, por lo que es una de las co­sas que más preo­cu­pa a la ma­dre.

“Por lo mis­mo, aho­ra mi hi­ja es­tá pa­san­do por un mal es­ta­do psi­co­ló­gi­co, no se quie­re mi­rar al es­pe­jo por­que se sien­te fea, es­to es ha­ce po­co, de un día pa­ra otro cam­bió, no quie­re ha­cer na­da, van a la ca­sa y se es­con­de en la pie­za, no sa­le, se ta­pa y si sa­le quie­re an­dar con po­le­rón, pan­ta­lo­nes, co­sa que no se le vea nin­gu­na par­te del cuer­po”, en­fa­ti­zó la ma­dre de Ma­ría Je­sús.

En es­te sen­ti­do, To­le­do di­jo que el jue­ves pa­sa­do unos vo­lun­ta­rios de Le­van­te­mos Chi­le le con­si­guie­ron una ho­ra con un pe­dia­tra en An­gol, por su preo­cu­pan­te es­ta­do de sa­lud. El fa­cul­ta­ti­vo ha­bría vis­to to­dos do­cu­men­tos de los mé­di­cos que han ob­ser­va­do a Ma­ría Je­sús, y en ba­se a eso le en­tre­gó un cer­ti­fi­ca­do a la ma­dre, don­de se ex­pre­sa que to­dos los tra­ta­mien­tos re­ci­bi­dos por la pe­que­ña, no han sig­ni­fi­ca­do una me­jo­ría pa­ra la me­nor de tres años.

Aho­ra, la úni­ca so­lu­ción pa­ra que la pe­que­ña ten­ga un tra­ta­mien­to, es que se pue­da de­ter­mi­nar con cla­ri­dad cuál es su diag­nós­ti­co, por lo que es ne­ce­sa­rio que la vea al­gún in­mu­nó­lo­go o ge­ne­tis­ta. Es­pe­cia­lis­tas que no se en­cuen­tran en Los Án­ge­les, y ade­más, el va­lor de su con­sul­ta no es­tá al al­can­ce del bol­si­llo de Yo­selyn.

Por tal mo­ti­vo, la jo­ven ma­dre es­tá or­ga­ni­zan­do un show pa­ra po­der re­unir el di­ne­ro ne­ce­sa­rio pa­ra lle­var a Ma­ría Je­sús a ser eva­lua­da por un es­pe­cia­lis­ta.

“Aho­ra que­re­mos ha­cer un show ma­si­vo, un even­to a be­ne­fi­cio pa­ra po­der re­unir fon­dos pa­ra los tra­ta­mien­tos y to­do, por­que la idea es lle­var­la fue­ra de Los Án­ge­les. La Ma­ría Je­sús ne­ce­si­ta un in­mu­nó­lo­go y ge­ne­tis­ta, pe­ro acá no hay, apar­te que son muy ca­ros. La in­ten­ción es que la vea un es­pe­cia­lis­ta que nos dé una res­pues­ta cer­te­ra, y mi hi­ja pue­da ha­cer su vi­da nor­mal y vuel­va a son­reír”, con­clu­yó la ma­má de la pe­que­ña.

Pa­ra quie­nes quie­ran ayu­dar a Ma­ría Je­sús, lo pue­den ha­cer con al­gún apor­te a la cuen­ta Rut N º 18.472.783, a nom­bre de Yo­selyn To­le­do Gon­zá­lez, ade­más, quie­nes quie­ran con­tac­tar­se con la fa­mi­lia, lo pue­den ha­cer al nú­me­ro de ce­lu­lar 986733744 o es­cri­bir al mail: tot­y_215@hot­mail.com.

“Por lo mis­mo, aho­ra mi hi­ja es­tá pa­san­do por un mal es­ta­do psi­co­ló­gi­co, no se quie­re mi­rar al es­pe­jo por­que se sien­te fea, es­to es ha­ce po­co, de un día pa­ra otro cam­bió”. Yo­selyn To­le­do, ma­dre de Ma­ría Je­sús.

A LOS CUA­TRO ME­SES Ma­ría Je­sús co­men­zó con una aler­gia al pa­ñal, la que dos años des­pués se con­vir­tió en do­lo­ro­sas he­ri­das.

LA PE­QUE­ÑA NE­CE­SI­TA que la vea al­gún in­mu­nó­lo­go o ge­ne­tis­ta. Es­pe­cia­lis­tas que no se en­cuen­tran en Los Án­ge­les.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.