Ter­cer agen­te en La Ha­ya

La Tribuna (Los Angeles, Chile) - - REDACCIÓN - Sa­muel Fer­nán­dez Illa­nes Aca­dé­mi­co de la Fa­cul­tad de De­re­cho U. Cen­tral

Hay un ter­cer Agen­te an­te la Cor­te pa­ra el jui­cio con Bo­li­via. Por so­bre las ra­zo­nes per­so­na­les de ca­da cual, y con pres­cin­den­cia de los mé­ri­tos y ca­pa­ci­da­des de ca­da uno, lo tras­cen­den­te es exa­mi­nar sus res­pon­sa­bi­li­da­des es­pe­cí­fi­cas. Son de­ter­mi­na­das por la Pre­si­den­cia, se­gún lo pro­pues­to por el mi­nis­tro de Re­la­cio­nes Ex­te­rio­res, el Agen­te, los Co-agen­tes y ase­so­res, los ju­ris­tas ex­tran­je­ros con­tra­ta­dos y sus res­pec­ti­vos equi­pos; más un am­plio Con­se­jo Ase­sor, aun­que ra­ras ve­ces es ci­ta­do. Una la­bor co­lec­ti­va.

La Cor­te de­ter­mi­na­rá si Chi­le tie­ne o no, la obli­ga­ción de ne­go­ciar, de bue­na fe, otor­gar a Bo­li­via un ac­ce­so so­be­rano al Océano Pa­cí­fi­co, y si ha fal­ta­do a esa obli­ga­ción. Sin pre­de­ter­mi­nar sus re­sul­ta­dos, ni al­te­rar el Tra­ta­do de 1904. Lue­go de la Me­mo­ria bo­li­via­na, y ha­bién­do­se re­cha­za­do el re­cur­so de in­com­pe­ten­cia pre­sen­ta­do por Chi­le, res­pon­di­mos con la Con­tra- Me­mo­ria en ju­lio úl­ti­mo. Co­rres­pon­den a con­ti­nua­ción, la dú­pli­ca bo­li­via­na, la ré­pli­ca chi­le­na, y los ale­ga­tos ora­les. En­ton­ces la Cor­te estará en con­di­ción de emi­tir su fa­llo, de­fi­ni­ti­vo e in­ape­la­ble, pa­ra el que no exis­te pla­zo fi­jo, y que pro­nun­cia­rá una vez que los Jue­ces al­can­cen un con­sen­so, o la de­ci­dan por ma­yo­ría. Unos tres años más, es­ti­ma­ti­va­men­te. Va­le de­cir, lo esen­cial del plei­to, ya es­tá de­ter­mi­na­do, en sus as­pec­tos his­tó­ri­cos, po­lí­ti­cos, co­mu­ni­ca­cio­na­les, u otros, si bien el Tribunal de­be­rá de­ci­dir con­for­me al De­re­cho In­ter­na­cio­nal vi­gen­te.

Por ello, las even­tua­les im­pli­can­cias del cam­bio ocu­rri­do, tras­cien­den lo le­gal pa­ra ser apre­cia­das en el con­tex­to in­ter­na­cio­nal y el ám­bi­to que ro­dea el ca­so, el que podría ver­se des­de dis­tin­tos as­pec­tos. Co­mo una po­si­bi­li­dad de ob­te­ner una sen­ten­cia fa­vo­ra­ble, por lo que la per­so­na del Agen­te ya no es de­ter­mi­nan­te en el re­sul­ta­do. Co­mo un asun­to com­pli­ca­do o in­cier­to, por lo que se con­fía más en el tra­ba­jo del equi­po. O de­mos­tra­ti­vo de desacuer­dos in­ter­nos. Cual­quie­ra sea la es­pe­cu­la­ción que se ha­ga y la opor­tu­ni­dad pa­ra de­ci­dir­lo, ha­brán pun­tos de vis­ta po­lé­mi­cos y con­tra­dic­to­rios, en es­pe­cial por Bo­li­via.

Res­pec­to a las ra­zo­nes po­lí­ti­cas in­ter­nas de es­tos cam­bios, no hay có­mo com­pro­bar si ten­drán al­gu­na in­ci­den­cia en la Cor­te, an­te quien ha­brá un nue­vo Agen­te que re­pre­sen­te a Chi­le. Una de­ci­sión so­ber­na, pe­ro de nin­gu­na ma­ne­ra, in­tras­cen­den­te fren­te a una con­tro­ver­sia de in­ne­ga­bles con­se­cuen­cias li­mí­tro­fes en el fu­tu­ro.

Las even­tua­les im­pli­can­cias del cam­bio ocu­rri­do, tras­cien­den lo le­gal pa­ra ser apre­cia­das en el con­tex­to in­ter­na­cio­nal y el ám­bi­to que ro­dea el ca­so, el que podría ver­se des­de dis­tin­tos as­pec­tos. Co­mo una po­si­bi­li­dad de ob­te­ner una sen­ten­cia fa­vo­ra­ble, por lo que la per­so­na del Agen­te ya no es de­ter­mi­nan­te en el re­sul­ta­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.