La sa­tu­ra­ción de ca­rre­rasy la éti­ca de las uni­ver­si­da­des

La Tribuna (Los Angeles, Chile) - - REDACCIÓN -

El fu­tu­ro de Chi­le es­tá es­pe­ran­do ac­cio­nes con­cre­tas de quie­nes con­tro­lan el mer­ca­do pro­fe­sio­nal, pa­ra que las opor­tu­ni­da­des de te­ner bue­nos tra­ba­jos y re­mu­ne­ra­cio­nes acor­de a las as­pi­ra­cio­nes del país “en vías de de­sa­rro­llo”, sean una reali­dad. Ello de­pen­de ex­clu­si­va­men­te de las uni­ver­si­da­des y el sa­cri­fi­cio que ha­gan pa­ra evi­tar que sea­mos un te­rri­to­rio de pro­fe­sio­na­les sin tra­ba­jo.

Se acer­ca la Prue­ba de Se­lec­ción Uni­ver­si­ta­ria –PSU– y las uni­ver­si­da­des pú­bli­cas y pri­va­das co­mien­zan a mos­trar sus ofer­tas de ca­rre­ras pa­ra con­quis­tar a los cer­ca de 300 mil es­tu­dian­tes que año a año, in­gre­san a la edu­ca­ción su­pe­rior.

Sin em­bar­go, un pun­to de vis­ta re­le­van­te que se con­tras­ta mu­chas ve­ces con la vo­ca­ción de los jó­ve­nes, es la sa­tu­ra­ción que exis­te en el mer­ca­do en mu­chas ca­rre­ras.

En La Tri­bu­na Fin­de co­no­ci­mos la reali­dad de los odon­tó­lo­gos a ni­vel na­cio­nal y pro­vin­cial. Una ca­rre­ra que an­te­rior­men­te era ex­clu­si­va pa­ra al­gu­nos, hoy es­tá dis­po­ni­ble en de­ce­nas de uni­ver­si­da­des, he­cho que ha ge­ne­ra­do que año a año se ti­tu­len más de 1.800 nue­vos den­tis­tas y don­de ni si­quie­ra se pue­de ase­gu­rar la ca­li­dad pro­fe­sio­nal.

Asi­mis­mo, se­gún los ex­per­tos, en­tre las ca­rre­ras más sa­tu­ra­das se en­cuen­tran: Tra­duc­ción e idio­mas, De­re­cho, In­ge­nie­ría en Pre­ven­ción de Ries­gos, Tra­ba­jo So­cial, In­ge­nie­ría en Ma­qui­na­ria, Pe­da­go­gía en Edu­ca­ción Fí­si­ca, Ki­ne­sio­lo­gía, Agro­no­mía, Fo­noau­dio­lo­gía y Me­di­ci­na Ve­te­ri­na­ria.

Por es­ta ra­zón es que los pa­dres y los do­cen­tes, de­ben to­mar un rol fun­da­men­tal pa­ra orien­tar a los jó­ve­nes y así evi­tar que una de­ci­sión apre­su­ra­da, se trans­for­me en una fu­tu­ra ce­san­tía.

Aho­ra bien, exis­te un pun­to que le co­rres- pon­de di­rec­ta­men­te a las uni­ver­si­da­des y es no ju­gar con la ilu­sión de las per­so­nas por cul­pa del ne­go­cio uni­ver­si­ta­rio.

En es­te sen­ti­do, las ca­sas de es­tu­dios su­pe­rio­res tie­nen que en­fren­tar es­te pro­ble­ma con se­rie­dad. Hay ca­rre­ras que sin du­da ne­ce­si­tan un res­pi­ro y pa­ra ello, no exis­te más so­lu­ción que con­ge­lar las ma­trí­cu­las por un pe­rio­do que per­mi­ta au­men­tar la ofer­ta.

Pe­ro es­to re­quie­re de un com­pro­mi­so trans­ver­sal coor­di­na­do por las au­to­ri­da­des de edu­ca­ción, que per­mi­ta des­con­ges­tio­nar el mer­ca­do de al­gu­nas ca­rre­ras y así ve­lar por­que el fu­tu­ro de los pro­fe­sio­na­les de nues­tro país ten­ga mer­ca­do y tam­bién suel­dos dig­nos.

Es sa­bi­do que en Chi­le las re­mu­ne­ra­cio­nes son ex­ce­si­va­men­te ba­jas y so­bre to­do en nues­tra pro­vin­cia de Bio­bío, se­gún da­tos de la Fundación Sol, el suel­do pro­me­dio al­can­za los $ 414.838 y esa reali­dad no de­ja con­ten­to a na­die.

El fu­tu­ro de Chi­le es­tá es­pe­ran­do ac­cio­nes con­cre­tas de quie­nes con­tro­lan el mer­ca­do pro­fe­sio­nal, pa­ra que las opor­tu­ni­da­des de te­ner bue­nos tra­ba­jos y re­mu­ne­ra­cio­nes acor­de a las as­pi­ra­cio­nes del país “en vías de de­sa­rro­llo”, sean una reali­dad. Ello de­pen­de ex­clu­si­va­men­te de las uni­ver­si­da­des y el sa­cri­fi­cio que ha­gan pa­ra evi­tar que sea­mos un te­rri­to­rio de pro­fe­sio­na­les sin tra­ba­jo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.