LA MANO DE FI­DEL

La Tribuna (Los Angeles, Chile) - - OPINIÓN - Abe­lar­do Cam­pi­llay

Se­ñor Di­rec­tor: Vie­nen a mi men­te años atrás cuan­do era un jo­ven idea­lis­ta y aun lo soy en cuan­to a sos­te­ner mis idea­les, co­sa que tra­to de no clau­di­car y siem­pre man­te­ner­me en mi con­vic­ción de un mun­do me­jor pa­ra to­da la hu­ma­ni­dad, años en que la uto­pía se ha­cía más cer­ca de la cons­truc­ción de un so­cia­lis­mo pleno de con­ven­ci­mien­to de to­do era po­si­ble y ahí sur­gían las ideas que con­lle­va­rían al triun­fo de una lu­cha por des­te­rrar las de­sigual­da­des y la opre­sión. Fue allá por el año 71 cuan­do Fi­del Cas­tro vi­si­tó nues­tro país y aun­que siem­pre abri­gué el an­he­lo de co­no­cer tan im­po­nen­te fi­gu­ra ( lo pu­de con­fir­mar des­pués), creo que no ha­bría pa­la­bra al­gu­na pa­ra des­cri­bir el ins­tan­te que es­to ocu­rrió y ha­go cau­sa es­ta anéc­do­ta que su­ce­dió en el es­ta­dio re­gio­nal de Con­cep­ción, ac­tual es­ta­dio Es­ter Roa Re­bo­lle­do, don­de él pro­nun­cio un efer­ves­cen­te dis­cur­so, don­de un es­ta­dio col­ma­do en las ban­de­jas y gra­de­rías, sin em­bar­go, me quie­ro de­te­ner en un ins­tan­te en lo que a mi ex­pe­rien­cia se re­fie­re y el con­tac­to vi­sual que pu­de ha­ber te­ni­do con tan im­po­nen­te per­so­na­je de la his­to­ria. De­bo con­fe­sar con cier­ta fran­que­za, que siem­pre me fas­ci­nó la ha­za­ña de es­tos bar­bu­dos que do­ble­ga­ron, pa­ra esa épo­ca el po­de­río de un ré­gi­men ava­la­do por los Es­ta­dos Uni­dos (co­sa que no es no­ve­dad) con­vir­tién­do­se así en la pri­me­ra re­pú­bli­ca so­cia­lis­ta aquí en La­ti­noa­mé­ri­ca. Bien, el lu­gar en que Fi­del pro­nun­cia­ría su dis­cur­so, lo hi­zo en la ban­de­ja de di­cho es­ta­dio en cual por co­sas del des­tino, yo tam­bién es­ta­ba ubi­ca­do y lo ha­cía a cier­tos me­tros. Pre­vio a es­to cuan­do él hi­zo su en­tra­da, to­dos qui­si­mos co­no­cer de muy cer­ca es­ta fi­gu­ra mun­dial y tra­ta­mos de una for­ma u otra te­ner un con­tac­to fí­si­co con tan im­po­nen­te lí­der y fue así que, por aobd el des­tino, la mano deFid el se al­zó sin co­no­cer­me so­lo sien­do uno de mi­les que vio có­mo su ex­tre­mi­dad se di­ri­gía ha­cia quien por mu­cho tiem­po ha­bía al­ber­ga­do la uto­pía de con­ce­der­se a sí mis­mo el pri­vi­le­gio de saber que los gran­des lí­de­res son reales y son hu­ma­nos. Hoy el mun­do no tie­ne la vi­sión de los de an­ta­ño y el mun­do co­rre de pri­sa preo­cu­pa­dos por no de­te­ner­se, qui­zás evi­tan­do que al­guien lle­gue pri­me­ro o que­dar­se ve­ge­tan­do en su ace­le­ra­do egoís­mo. Por eso que la mano de Fi­del aun­que no fue un en­cuen­tro co­mo se podría uno ima­gi­nar me hi­zo pen­sar que to­dos ne­ce­si­ta­mos de una mano pa­ra avan­zar has­ta la vic­to­ria fi­nal.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.