DIOS Y LA PATRIA

La Tribuna (Los Angeles, Chile) - - OPINIÓN - Iván Ol­guín

Se­ñor Di­rec­tor: “En nom­bre de Dios y por la Patria”... con esa ma­ra­vi­llo­sa frase co­mien­zan las se­sio­nes en el Con­gre­so... pe­ro ¿cuál es el sus­ten­to de tal sen­ten­cia?

- Por­que fue jus­ta­men­te el amor ha­cia Dios y la Patria el que mo­ti­vó a los Li­ber­ta­do­res de nues­tra Patria, así co­mo tam­bién a los Pa­dres y a los cé­le­bres Pró­ce­res de nues­tra Patria pa­ra ha­cer gran­de a Chi­le.

- Por­que es­ta frase es una tra­di­ción, y jus­ta­men­te las tra­di­cio­nes son tra­di­cio­nes por­que son pa­ra per­du­rar en el tiem­po, y no pa­ra ser mo­di­fi­ca­das por el ca­pri­cho de cual­quier fa­ná­ti­co o fa­ná­ti­ca in­tran­si­gen­te.

- Por­que las úni­cas tra­di­cio­nes que sí se pue­den mo­di­fi­car son aque­llas que son fran­ca­men­te no­ci­vas o da­ñi­nas, co­mo el vio­len­to ro­deo, los pe­li­gro­sos fue­gos ar­ti­fi­cia­les en Año Nue­vo, o las san­gui­na­rias co­rri­das de to­ros.

- Por­que nom­brar a Dios no sig­ni­fi­ca prio­ri­zar a una re­li­gión por so­bre las otras, ya que to­dos los cre­dos creen en un dios, e in­clu­so esas per­so­nas que pue­den no te­ner una re­li­gión de­ter­mi­na­da igual pue­den ver a su pro­pia dei­dad co­mo una lum­bre­ra exis­ten­cial.

- Por­que los hu­ma­nos te­ne­mos un sen­ti­do a la es­pi­ri­tua­li­dad des­de tiem­pos in­me­mo­ria­les, y el ape­go ha­cia un ser su­pe­rior y a la Patria que nos dio to­do, es al­go que re­sul­ta to­tal­men­te plau­si­ble e ins­pi­ra­dor.

- Por­que cons­ti­tu­cio­nal­men­te, en Chi­le exis­te li­ber­tad de cul­to, y cen­su­rar una tra­di­ción que ha­ce re­fe­ren­cia a Dios es un bru­tal aten­ta­do a di­cha li­ber­tad de cul­to.

- Por­que Chi­le es un Es­ta­do Lai­co, dón­de es­tán to­tal­men­te cla­ros y es­ta­ble­ci­dos los lí­mi­tes en­tre Igle­sia y Es­ta­do... pe­ro es­to no sig­ni­fi­ca que sea un Es­ta­do An­ti­cle­ri­cal (co­mo le gus­ta­ría a al­gu­nos odio­sos y to­ta­li­ta­rios).

- Por­que ni si­quie­ra Nietzs­che pu­do “ma­tar a Dios”... ¿por qué podría ha­cer­lo la co­mu­nis­ta Ca­mi­la Va­lle­jo?

- Por­que vi­vi­mos en una de­mo­cra­cia, dón­de la li­ber­tad y la to­le­ran­cia son dos va­lo­res fun­da­men­ta­les, y ata­car a las creen­cias de al­guien es jus­ta­men­te un bru­tal aten­ta­do con­tra am­bos pi­la­res.

- Por­que la idea de “bo­rrar el nom­bre de Dios” en las se­sio­nes del Con­gre­so na­ce de una dipu­tada que des­de el 2011 só­lo ha he­cho no­ti­cia por su odio­si­dad e in­to­le­ran­cia, lo cual dis­ta dia­me­tral­men­te de las vir­tuo­sas en­se­ñan­zas de la pa­la­bra de Dios.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.