Tri­bu­nal ra­ti­fi­ca 27 años de cár­cel pa­ra pe­li­gro­so de­lin­cuen­te

Jai­me Ra­mí­rez fue con­de­na­do a 7 años por ro­bo con vio­len­cia y a otros 20 por homicidio frus­tra­do. Tras asal­tar un lo­cal y gol­pear mu­je­res, el reo se dio a la fu­ga y se ac­ci­den­tó dis­pa­ran­do a quien lo au­xi­lió.

La Tribuna (Los Angeles, Chile) - - PORTADA -

El 9 de ma­yo re­cién pa­sa­do, el Tri­bu­nal de Jui­cio Oral en lo Pe­nal de Los Ángeles con­de­na­ba a 27 años de cár­cel a un hom­bre que per­pe­tró dos vio­len­tos ro­bos en la co­mu­na de Los Ángeles.

Jai­me Ra­mí­rez Sán­chez, quien per­ma­ne­cía en pri­sión pre­ven­ti­va en la cár­cel de Mul­chén, re­ci­bía una pe­na de sie­te años de pre­si­dio co­mo au­tor del de­li­to de ro­bo con vio­len­cia y otra de 20 años por el ilí­ci­to de ro­bo con homicidio en ca­rác­ter de frus­tra­do.

Tres de­lin­cuen­tes pro­ta­go­ni­za­ron el vio­len­to asal­to; só­lo dos fue­ron lle­va­dos a jui­cio por­que el ter­ce­ro nun­ca lo­gró ser iden­ti­fi­ca­do.

Es­tas per­so­nas ya ha­bían ido a jui­cio con an­te­rio­ri­dad; en el li­ti­gio, el me­nor de edad fue con­de­na­do co­mo coau­tor del de­li­to de ro­bo con vio­len­cia y re­ci­bió una pe­na mix­ta que –en to­tal- su­man cua­tro años.

Dos de ellos de­be­rá per­ma­ne­cer en un ré­gi­men ce­rra­do con pro­gra­ma de re­in­ser­ción so­cial y los otros dos cum­plir­los en li­ber­tad asis­ti­da es­pe­cial.

Sin em­bar­go, res­pec­to a la con­de­na in­ter­pues­ta al ma­yor de edad la de­fen­sa so­li­ci­tó la anu­la­ción del jui­cio an­te la Cor­te de Ape­la­cio­nes, la que fue aco­gi­da.

El li­ti­gio en su con­tra de­bió ser nue­va­men­te rea­li­za­do y el tri­bu­nal an­ge­lino re­sol­vió con­de­nar­lo a la mis­ma pe­na in­ter­pues­ta en ma­yo re­cién pa­sa­do.

“El fa­llo re­sol­vió, en lo per­ti­nen­te, con­de­nar al impu­tado por los dos de­li­tos por los cua­les fue acu­sa­do por el Mi­nis­te­rio Pú­bli­co apli­can­do sen­das pe­nas de 20 y 7 años por los de­li­tos de ro­bo con homicidio frus­tra­do y ro­bo con vio­len­cia”, con­fir­mó el fis­cal je­fe de Los Ángeles, Jor­ge San­do­val.

La pe­na que de­be­rá cum­plir Ra­mí­rez tras el nue­vo li­ti­gio fue co­no­ci­da du­ran­te la jor­na­da de es­te lu­nes en de­pen­den­cias del Tri­bu­nal Oral en lo Pe­nal de Los Ángeles.

Los de­li­tos por los cua­les fue con­de­na­do se re­mon­tan al 16 de sep­tiem­bre de 2016 cuan­do, en com­pa­ñía de otros dos de­lin­cuen­tes, Ra­mí­rez in­gre­só a un lo­cal de pro­vi­sio­nes em­pla­za­do en su vi­vien­da en el sec­tor de Mor­tan­dad.

Si­mu­lan­do ser clien­tes, una de las víc­ti­mas le per­mi­tió el in­gre­so y una vez den­tro, sa­ca­ron ar­mas de fue­go pa­ra si­mu­lar que eran po­li­cías.

A la mu­jer que aten­día el lo­cal fue lle­va­da has­ta el li­ving de la ca­sa y la in­ti­mi­da­ron jun­to a su hi­ja, a quien gol­pea­ron con una es­co­pe­ta. Am­bas fue­ron ama­rra­das de pies y ma­nos.

Los la­dro­nes re­vi­sa­ron tan­to las de­pen­den­cias co­mo el ne­go­cio, sus­tra­yen­do una se­rie de es­pe­cies des­de am­bos lu­ga­res.

Con el bo­tín en mano, in­ti­mi­da­ron nue­va­men­te a las mu­je­res y le exi­gie­ron las lla­ves del au­to­mó­vil del due­ño de ca­sa y que man­te­nía es­ta­cio­na­do en las afue­ras de la vi­vien­da.

En ese mis­mo vehícu­lo, los hom­bres se die­ron a la fu­ga con to­das las es­pe­cies ro­ba­das.

No pa­sa­ron más de 50 mi­nu­tos de aquel vio­len­to ro­bo cuan­do los impu­tados se vie­ron in­vo­lu­cra­dos en otro he­cho de­lic­tual que bien pu­do ha­ber ter­mi­na­do con la muer­te de una per­so­na.

Eran cer­ca de las 15: 30 ho­ras de ese mis­mo 16 de sep­tiem­bre cuan­do los la­dro­nes su­frie­ron un ac­ci­den­te de trán­si­to a la al­tu­ra del ki­ló­me­tro 20 del ca­mino a Ce­rro Co­lo­ra­do.

De­trás de ellos iba otro vehícu­lo que era con­du­ci­do por un jo­ven jun­to a sus pa­dres, quie­nes -al per­ca­tar­se del vol­ca­mien­to- de­ci­die­ron pres­tar apo­yo.

Los dos úl­ti­mos des­cen­die­ron de la ca­mio­ne­ta en la que via­ja­ban pa­ra ayu­dar a quie­nes ha­bían su­fri­do el ac­ci­den­te, sin ima­gi­nar lo que ocu­rri­ría des­pués

Mien­tras in­ten­ta­ba au­xi­liar a los de­lin­cuen­tes, quie­nes aún per­ma­ne­cían den­tro del vehícu­lo, es­tos lo­gra­ron sa­lir por sus me­dios. Se di­ri­gie­ron al au­to­mó­vil de es­tas per­so­nas y le exi­gie­ron al jo­ven con­duc­tor las lla­ves de la ca­mio­ne­ta.

An­te la ne­ga­ti­va,.uno de ellos le pro­pi­nó un dis­pa­ro a la al­tu­ra del hom­bro y la víc­ti­ma ca­yó al sue­lo de for­ma in­me­dia­ta.

Los de­lin­cuen­tes se die­ron a la fu­ga a bor­do de di­cho au­to­mó­vil con to­das las es­pe­cies en se en­con­tra­ban en su in­te­rior, aban­do­nan­do a la fa­mi­lia en el lu­gar.

Mien­tras que el me­nor de edad se en­tre­gó en el cuartel de la Po­li­cía de In­ves­ti­ga­cio­nes acom­pa­ña­do de su ma­dre, Ra­mí­rez fue arres­ta­do por fun­cio­na­rios de la po­li­cía ci­vil en el mis­mo do­mi­ci­lio que com­par­tía del ado­les­cen­te ya que era la pa­re­ja de su ma­dre.

La pe­na in­ter­pues­ta por el tri­bu­nal en es­ta opor­tu­ni­dad de­be­rá ser cum­pli­da de ma­ne­ra efec­ti­va; es­to es, en la cár­cel.

EL NUE­VO JUI­CIO se reali­zó en de­pen­den­cias del Tri­bu­nal Oral en lo Pe­nal de Los Ángeles.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.