Aler­ta Bom­be­ros

La Tribuna (Los Angeles, Chile) - - OPINIÓN - Ro­ber­to Po­ble­te Dipu­tado

Ba­jo el le­ma “Unión es Fuer­za” el 23 de no­viem­bre de 1888 se fun­dó el Cuer­po de Bom­be­ros de Los Án­ge­les. Par­te im­por­tan­te de su his­to­ria re­cien­te se es­cri­bió al in­te­rior del Cuar­tel Ge­ne­ral, ubi­ca­do en pleno cen­tro de Los Án­ge­les, en la in­ter­sec­ción de ave­ni­da Ri­car­do Vi­cu­ña con O’hig­gins.

Pe­re­gri­na­ron por va­rios lo­ca­les an­tes de lle­gar ahí, al in­mue­ble que ba­jo el di­se­ño de Ni­bal­do Ála­mos, ter­mi­nó de cons­truir­se en 1953. Con su im­po­nen­te to­rre, cu­ya si­re­na nos avi­só el me­dio día de ca­da día y nos aler­tó pa­ra que to­dos su­pié­ra­mos cuan­do en al­gún lu­gar ha­bía un in­cen­dio al cual nues­tros bom­be­ros de­bían con­cu­rrir, do­mi­na­ba la que en ese en­ton­ces era una pe­que­ña ciu­dad, y pa­só a ser uno de los edi­fi­cios más im­por­tan­tes de la ca­pi­tal pro­vin­cial de Bio­bío.

Sin em­bar­go, el te­rre­mo­to del 27/ F cau­só es­tra­gos en és­ta, co­mo en tan­tas otras obras, de­jan­do de ser un lu­gar se­gu­ro no só­lo pa­ra las má­qui­nas, sino tam­bién pa­ra los pro­pios vo­lun­ta­rios.

Con­se­guir fi­nan­cia­mien­to pa­ra su re­mo­de­la­ción le cos­tó a la di­ri­gen­cia va­rios años y peor aún, una vez ini­cia­das di­chas fae­nas, de­bie­ron pa­ra­li­zar­se ha­ce al­gu­nos me­ses, a la es­pe­ra de un sim­ple trá­mi­te, que has­ta el mi­nu­to, na­die pu­do des­tra­bar, pe­se a in­ce­san­tes ges­tio­nes.

Nues­tra re­la­ción con “los ca­ba­lle­ros del fue­go” vie­ne ha­ce tiem­po y es de apo­yo re­cí­pro­co. Per­te­nez­co a la co­mi­sión de Bom­be­ros de la Cá­ma­ra ba­ja, don­de ca­da vez que re­que­ri­mos apo­yo téc­ni­co, ellos pres­tos, nos fa­ci­li­tan los an­te­ce­den­tes ne­ce­sa­rios. Y es­ta vez ellos han re­cu­rri­do a nues­tra ofi­ci­na par­la­men­ta­ria, pa­ra des­tra­bar los trá­mi­tes y ter­mi­nar de una vez por to­da la res­tau­ra­ción de es­te em­ble­má­ti­co cuar­tel.

Fue al se­re­mi de Vi­vien­da y Ur­ba­ni­za­ción del Bio­bío, Jai­me Aré­va­lo, a quien so­li­ci­ta­mos ayu­da, con re­sul­ta­dos po­si­ti­vos. La se­ma­na pa­sa­da se emi­tió el cer­ti­fi­ca­do que per­mi­te re­to­mar los tra­ba­jos y pron­to la Jun­ta Na­cio­nal de la Ins­ti­tu­ción da­rá la or­den pa­ra que la em­pre­sa cons­truc­to­ra a car­go ter­mi­ne con la fa­cha­da y al­gu­nos re­ma­tes.

Es­ta­mos fe­li­ces por eso. El cuar­tel ge­ne­ral es pa­tri­mo­nio de los ha­bi­tan­tes de Los Án­ge­les, for­ma par­te de la his­to­ria de ca­da uno de no­so­tros y que­re­mos que así sea por mu­chos años y ge­ne­ra­cio­nes más. Los desafíos son cons­tan­tes y a ve­ces las ges­tio­nes no avan­zan a la ve­lo­ci­dad que uno qui­sie­ra. Re­no­var má­qui­nas, con­tar con ca­rros ade­cua­dos pa­ra ta­reas es­pe­cí­fi­cas de­pen­dien­do del te­rri­to­rio y las emer­gen­cias pre­do­mi­nan­tes en él, de­vol­ver los re­cur­sos gas­ta­dos por la ins­ti­tu­ción el ve­rano pa­sa­do, me­jo­rar las ins­ta­la­cio­nes don­de ha­cen guar­dia noc­tur­na, con­tar con un se­gu­ro que los pro­te­ja en ca­so de ac­ci­den­te o muer­te, o una pen­sión des­pués de 50 años de ser­vi­cio, son, por ejem­plo, par­te de los pen­dien­tes que man­te­ne­mos con la ins­ti­tu­ción más no­ble del país. Por­que los “ca­ba­lle­ros del fue­go” es­tán pres­tos a so­co­rrer­nos en ca­so que se que­me nues­tra ca­sa, se in­cen­dien pas­ti­za­les, ocu­rra un ac­ci­den­te de trán­si­to, una inun­da­ción, una ema­na­ción de gas e in­clu­so pa­ra asun­tos tan do­més­ti­cos co­mo el res­ca­te de una mas­co­ta o la aper­tu­ra de un de­par­ta­men­to. No po­de­mos dar­les la es­pal­da, ellos nun­ca lo ha­rán con no­so­tros.

No sen­ti­mos or­gu­llo­sos de ha­ber co­la­bo­ra­do en es­ta si­tua­ción pun­tual, y es­ta­mos dis­po­ni­bles des­de el es­pa­cio le­gis­la­ti­vo y tam­bién des­de las ges­tio­nes, pa­ra si­tuar­los en el lu­gar de bie­nes­tar que me­re­cen, por­que de for­ma de­sin­te­re­sa­da, en ca­da ac­to es­tán dis­pues­tos a dar lo me­jor de sí, en fa­vor de la co­mu­ni­dad.

Bom­be­ras y bom­be­ros de nues­tra pro­vin­cia: gra­cias!. Es un ho­nor tra­ba­jar con us­te­des.

“Con­se­guir fi­nan­cia­mien­to pa­ra su re­mo­de­la­ción le cos­tó a la di­ri­gen­cia va­rios años y peor aún, una vez ini­cia­das di­chas fae­nas, de­bie­ron pa­ra­li­zar­se”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.