Ten­di­ni­tis; ¿Có­mo afec­ta en nues­tro dia­rio vi­vir y en el de­por­te?

La Tribuna (Los Angeles, Chile) - - OPINIÓN - Án­ge­lo Me­za Ca­rras­co Ki­ne­sió­lo­go, Post­gra­do en Reha­bi­li­ta­ción Fun­cio­nal Le­sio­nes De­por­ti­vas, Uni­ver­si­dad CAECE, Ar­gen­ti­na.

La ten­di­ni­tis, es una pa­to­lo­gía que ha ido en au­men­to en es­te úl­ti­mo tiem­po, sien­do una de la prin­ci­pa­les cau­sas de do­lor y mo­les­tias, li­mi­tan­do ac­cio­nes y fun­cio­nes de una ar­ti­cu­la­ción o seg­men­to de nues­tro cuer­po, de­bi­do a la in­fla­ma­ción del ten­dón de un múscu­lo, lo que ge­ne­ra ro­ce en­tre la ar­ti­cu­la­ción y el múscu­lo, in­te­rrum­pien­do la re­la­ción que exis­te allí, por lo que, se de­be es­for­zar mu­cho más pa­ra po­der ha­cer el mo­vi­mien­to, pro­du­cien­do do­lor y li­mi­ta­ción.

¿Có­mo nos afec­ta?, cual­quier mo­vi­mien­to brus­co o pro­lon­ga­do, cau­sa­rá que el ten­dón se irri­te, de­jan­do sin po­der rea­li­zar el mo­vi­mien­to, que­dan­do en al­gu­nas oca­sio­nes, con la sen­sa­ción de que se tra­ba o se blo­quea lo que im­pe­di­rá rea­li­zar las co­sas con nor­ma­li­dad. ¿Qué se pue­de ha­cer?, lo pri­me­ro es acu­dir a un es­pe­cia­lis­ta pa­ra el tra­ta­mien­to del do­lor e in­di­que los pa­sos a se­guir pa­ra ba­jar la in­fla­ma­ción y re­cu­pe­rar el mo­vi­mien­to com­ple­to del seg­men­to afec­ta­do. En oca­sio­nes, cuan­do se ha­bla de in­fla­ción al­gu­nas per­so­nas asu­men que se de­be apli­car hie­lo, pe­ro es­to só­lo de­be con­si­de­rar­se cuan­do re­cién se su­fre la le­sión, las pri­me­ra cua­ren­ta y ocho ho­ras, des­pués de es­te tiem­po, los ten­do­nes no reac­cio­na­rán muy bien al frío, ya que lo que ne­ce­si­ta­rá pa­ra re­cu­pe­rar­se es irri­gar­se de san­gre y la in­fla­ma­ción per­mi­ti­rá es­ti­mu­lar la re­pa­ra­ción de los te­ji­dos. Lo an­te­rior, de­be­rá ir de la mano de ejer­ci­cios pa­ra evi­tar que vuel­va a apa­re­cer es­ta le­sión.

¿Có­mo afec­ta en el de­por­te?, ge­ne­ral­men­te se aso­cia a mo­vi­mien­tos re­pe­ti­ti­vos o mal eje­cu­ta­dos, bas­ta con que se mo­di­fi­que só­lo un po­co la eje­cu­ción de un ejer­ci­cio, pa­ra que el ten­dón se in­fla­me y ge­ne­ra una ten­di­ni­tis, cuan­do se da en es­tas oca­sio­nes, se vuel­ven más agu­dos los sín­to­mas de do­lor y li­mi­ta­cio­nes, por que su­ma un es­fuer­zo fí­si­co in­ten­so, mo­vi­mien­tos brus­cos y eje­cu­cio­nes al­te­ra­das, en­tre otras, pro­vo­can­do que se man­ten­ga por más tiem­po una ma­la eje­cu­ción. ¿ Qué ha­cer?, lo pri­me­ro es com­pen­sar la ar­ti­cu­la­ción, múscu­lo y ten­dón, pa­ra ver si se pue­de dis­mi­nuir la car­ga y me­jo­rar el mo­vi­mien­to, en el ochen­ta por cien­to de los ca­sos, con es­to, la per­so­na me­jo­ra con­si­de­ra­ble­men­te sin de­jar de ha­cer su ac­ti­vi­dad, de lo con­tra­rio si no exis­te be­ne­fi­cios, se de­be de­jar de en­tre­nar por un tiem­po, pa­ra que la le­sión se re­cu­pe­re. Si exis­te do­lor des­pués de rea­li­zar un mo­vi­mien­to mal en­tre­nan­do, ese día se de­be apli­car frío, por quin­ce mi­nu­tos y pos­te­rior­men­te ca­lor por el mis­mo tiem­po.

Los mo­vi­mien­tos, la téc­ni­ca y la eje­cu­ción en el de­por­te son fun­da­men­ta­les, nun­ca de­bes en­tre­nar por más del tiem­po ade­cua­do ya que se pue­de exi­gir de­ma­sia­do a los múscu­los; si la ten­di­ni­tis es la­bo­ral, es fun­da­men­tal mo­di­fi­car las con­di­cio­nes del pues­to de tra­ba­jo, si se pa­sa mu­cho tiem­po fren­te al compu­tador, la pan­ta­lla, el mou­se, te­cla­do y mue­ble, en­tre otras co­sas, de­ben es­tar a una dis­tan­cia, al­tu­ra y po­si­ción ade­cua­da y adap­ta­da a ca­da per­so­na, un es­ta­do de con­fort es im­por­tan­te pa­ra evi­tar es­te ti­po de le­sión.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.