Ins­ta­le­mos or­gu­llo­sa­men­te nues­tras ban­de­ras

Hoy, se re­quie­re de un sim­ple ges­to. Abrir el ca­jón de aba­jo de aque­lla vie­ja có­mo­da, sa­car la ban­de­ra e ins­ta­lar­la a la vis­ta de to­dos. “Soy or­gu­llo­so de ser chi­leno, de vi­vir en es­ta patria y agra­dez­co a to­dos quie­nes han cons­trui­do su his­to­ria”.

La Tribuna (Los Angeles, Chile) - - REDACCIÓN -

Se acer­can las Fies­tas Pa­trias, aque­llas que sa­can a re­lu­cir el es­fuer­zo de nues­tros an­te­pa­sa­dos por te­ner una patria in­de­pen­dien­te y li­bre. Gra­cias a ellos, pu­di­mos za­far­nos de la co­ro­na es­pa­ño­la y sen­tar los ci­mien­tos de la so­cie­dad que so­mos ac­tual­men­te. Mu­cha san­gre se de­rra­mó en es­ta lu­cha in­de­pen­den­tis­ta, pe­ro sea cual sea la vi­sión que se ten­ga de la his­to­ria, hoy so­mos un hermoso país, lla­ma­do Chi­le.

Por ello, re­sul­ta de gran re­le­van­cia, que du­ran­te el fin de se­ma­na que se acer­ca, to­dos pue­dan ins­ta­lar su ban­de­ra en el pa­tio de sus ca­sas, en las ofi­ci­nas pú­bli­cas, en los de­par­ta­men­tos y en to­das par­tes.

Qué ma­yor mues­tra de uni­dad que un ac­to tan sim­bó­li­co y de res­pe­to co­mo es­te. No es ne­ce­sa­rio que la ley con­tem­ple mul­tas a quie­nes no lo ha­gan, por­que no de­be­ría ser una obli­ga­ción.

Muy po­cas ve­ces te­ne­mos opor­tu­ni­dad de com­par­tir ac­cio­nes que de­mues­tran nues­tro amor a la patria que se re­pli­quen des­de Vis­vi­ri en la pro­vin­cia de Pa­ri­na­co­ta, has­ta la vi­lla Las Es­tre­llas en el te­rri­to­rio an­tár­ti­co chi­leno y, una de ellas, es rea­li­zar es­te ges­to de re­co­no­ci­mien­to y amor al te­rri­to­rio que nos vio na­cer y don­de se­gui­mos cons­tru­yen­do el fu­tu­ro.

Mu­chas ve­ces cri­ti­ca­mos el com­pro­mi­so y la de­di­ca­ción de or­ga­ni­za­cio­nes o de los po­de­res del Es­ta­do fren­te a la na­ción, pe­ro cuan­do nos to­ca a no­so­tros de­mos­trar nues­tro com­pro­mi­so con Chi­le, mu­chas ve­ces, tam­po­co es­ta­mos a la al­tu­ra.

Hoy, se re­quie­re de un sim­ple ges­to. Abrir el ca­jón de aba­jo de aque­lla vie­ja có­mo­da, sa­car la ban­de­ra e ins­ta­lar­la a la vis­ta de to­dos. “Soy or­gu­llo­so de ser chi­leno, de vi­vir en es­ta patria y agra­dez­co a to­dos quie­nes han cons­trui­do su his­to­ria”.

Los co­lo­res de nues­tra ban­de­ra son nues­tro bla­són, ya que el azul re­pre­sen­ta el hermoso cie­lo azu­la­do, el blan­co la pro­fun­di­dad y mag­ni­fi­cen­cia de nues­tra cor­di­lle­ra ne­va­da y el ro­jo, es pre­ci­sa­men­te un ho­me­na­je a to­da la san­gre que se de­rra­mó en es­te ca­mino a la in­de­pen­den­cia.

En es­tos tiem­pos, nos he­mos preo­cu­pa­do en de­ma­sía de bus­car lo ne­ga­ti­vo de nues­tra so­cie­dad, de nues­tros po­lí­ti­cos, de nues­tra for­ma so­cial y cul­tu­ral de vi­vir, y con ello se ha per­di­do par­te del sen­ti­do pa­trio, el cual úni­ca­men­te aflo­ra cuan­do te­ne­mos de­por­tis­tas des­ta­ca­dos dispu­tan­do fi­na­les in­ter­na­cio­na­les. Sin em­bar­go, ser chi­leno es más que eso. Cree­mos con­cien­cia en los va­lo­res pa­trios, en­ten­da­mos nues­tro es­cu­do y el le­ma y bus­que­mos en los li­bros de his­to­ria, las teo­rías que le dan el nom­bre a nues­tro país. Eso, es bá­si­co y no cues­ta na­da. ¡Vi­va Chi­le!

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.