Sa­lud y bie­nes­tar, ¿Por qué de­bo mez­clar ejer­ci­cios de pe­sas con ae­ró­bi­cos?

La Tribuna (Los Angeles, Chile) - - OPINIÓN - Ángelo Me­za Ca­rras­co Ki­ne­sió­lo­go, Post­gra­do en Reha­bi­li­ta­ción Fun­cio­nal Le­sio­nes De­por­ti­vas, Uni­ver­si­dad CAECE, Ar­gen­ti­na.

Cuando se co­mien­za ha­cer ejer­ci­cio, siem­pre exis­te un ob­je­ti­vo en men­te, ba­jar esos ki­los ex­tras, vol­ver ac­ti­var­se, pa­sar­lo bien o co­mo pa­sa­tiem­po, en­tre otras ra­zo­nes, pe­ro sea cual sea el ob­je­ti­vo, se de­be sa­ber qué es lo me­jor y lo que ne­ce­si­ta el cuer­po.

So­mos un to­do, es de­cir, los hue­sos re­quie­ren de es­tí­mu­los pa­ra po­der cre­cer y ser fuer­tes, al igual que los múscu­los, es por ello que se de­be te­ner un ba­lan­ce pa­ra que to­do fun­cio­ne co­rrec­ta­men­te. Si bien, cuando las per­so­nas to­man la de­ci­sión de co­men­zar con ac­ti­vi­dad fí­si­ca, se de­be sa­ber pa­ra qué lo ha­ce.

La gran ma­yo­ría bus­ca ba­jar de pe­so, y pue­de op­tar por el tro­te, la bi­ci­cle­ta, el bai­le en­tre­te­ni­do, la zum­ba, el fút­bol o el te­nis, en­tre las múl­ti­ples dis­ci­pli­nas de­por­ti­vas que exis­ten, pe­ro, ¿Qué tan efec­ti­vo se­rá el re­sul­ta­dos?, lo cier­to, es que só­lo se lo­gra una par­te de lo que se bus­ca, mu­chos, pa­san años ha­cien­do lo mis­mo y só­lo al­gu­nos ven los re­sul­ta­dos, ge­ne­ral­men­te las per­so­nas que tie­ne me­nor ín­di­ce de gra­sa cor­po­ral, en ca­so con­tra­rio, no ser­vi­rá só­lo ha­cer car­dio o ejer­ci­cios ae­ró­bi­cos, se de­be bus­car una mez­cla de co­sas, ideal­men­te un de­por­te con en­tre­na­mien­tos es­pe­cí­fi­cos con pe­sas, o en­tre­na­mien­tos va­ria­dos, en­tre cla­ses ae­ró­bi­cas y pe­sas.

Se de­ben eli­mi­nar al­gu­nos con­cep­tos mal aso­cia­dos, que se dan con el uso de las pe­sas, mu­chos creen que es­te ti­po de ejer­ci­cios ha­ce que la per­so­na crez­ca, por­que sus múscu­los au­men­ta­rán de vo­lu­men per­dien­do su apa­rien­cia, sin em­bar­go, si los pe­sos son con­tro­la­dos y la elec­ción de la ru­ti­na es la ade­cua­da, se lo­gra­rá un cuer­po to­ni­fi­ca­do con un ma­yor desa­rro­llo mus­cu­lar, lo que ayu­da­rá a man­te­ner el pe­so cor­po­ral, pre­ve­nir en­fer­me­da­des y tra­tar al­gu­nas pa­to­lo­gías aso­cia­das al so­bre­pe­so. Si las pe­sas no es lo ideal pa­ra la per­so­na, és­ta po­drá tra­ba­jar con su pro­pio pe­so cor­po­ral, ob­te­nien­do los mis­mos be­ne­fi­cios y mu­cho más con­trol.

Es im­por­tan­te man­te­ner un equi­li­brio, ya que el sis­te­ma car­dio­vas­cu­lar, se for­ta­le­ce con ejer­ci­cios ae­ró­bi­cos al igual que el sis­te­ma in­mu­ne, pre­vi­nien­do así por ejem­plo los res­fríos del in­vierno; por otro la­do, el desa­rro­llo mus­cu­lar, apar­te de brin­dar un sos­tén fí­si­co, ayu­da a man­te­ner el pe­so, ya que re­gu­la­rá la ali­men­ta­ción y el me­ta­bo­lis­mo, ge­ne­ran­do una ver­da­de­ra lim­pie­za in­ter­na del or­ga­nis­mo.

Con to­dos es­tos be­ne­fi­cios, no ca­be du­da que ha­cer ejer­ci­cios de ma­ne­ra fre­cuen­te, tres ve­ces por se­ma­na, una ho­ra ca­da día; hi­dra­tar­se bien, co­mer ca­da tres ho­ras y des­can­sar lo su­fi­cien­te, per­mi­ti­rá ob­te­ner los re­sul­ta­dos que se es­pe­ra.

Cuando las per­so­nas to­man la de­ci­sión de co­men­zar con ac­ti­vi­dad fí­si­ca, se de­be sa­ber pa­ra qué lo ha­ce.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.