Con­de­nan a in­di­vi­duo que agredió a hom­bre con un ar­ma blan­ca en Yum­bel

La víc­ti­ma re­sul­tó con le­sio­nes de ca­rác­ter gra­ve, mien­tras que su pa­dre –quien sa­lió en su de­fen­sa- re­sul­tó con he­ri­das le­ves tras ser agre­di­do por otra per­so­na con un la­dri­llo.

La Tribuna (Los Angeles, Chile) - - POLICIAL -

Por el de­li­to de le­sio­nes gra­ves fue con­de­na­do Ale­jan­dro Carrillo, tras apu­ña­lar a un hom­bre con un ar­ma blan­ca en la lo­ca­li­dad de Yum­bel Es­ta­ción, en la co­mu­na San­tua­rio.

To­do se re­mon­ta al 14 de no­viem­bre de 2016, cuando –a eso de las 15: 45 ho­ras- Ale­jan­dro Carrillo As­te­te lle­gó has­ta un do­mi­ci­lio ubi­ca­do la in­ter­sec­ción de ca­lles Cha­ca­bu­co con Cen­te­na­rio pre­mu­ni­do con una cor­ta­plu­ma en sus ma­nos.

En el lu­gar, agredió con un cor­te en la ca­ra a otro hom­bre, pro­vo­cán­do­le he­ri­das de ca­rác­ter gra­ve.

Mien­tras to­do aque­llo su­ce­día, desde el in­te­rior de la ca­sa, sa­lió el pa­dre de la víc­ti­ma a de­fen­der­lo.

Sin em­bar­go, fue agre­di­do con un la­dri­llo en la ca­be­za por otro hom­bre que –a esa ho­ra- acom­pa­ña­ba a Carrillo, re­sul­tan­do con le­sio­nes de ca­rác­ter me­nos gra­ve.

Am­bos agre­so­res fue­ron lle­va­dos a jui­cio por los de­li­tos de ho­mi­ci­dio frus­tra­do y por­te de ar­ma blan­ca y por el ilí­ci­to de le­sio­nes me­nos gra­ves, res­pec­ti­va­men­te.

El li­ti­gio en contra de es­tas dos per­so­nas se reali­zó du­ran­te la jor­na­da de es­te jue­ves en el Tri­bu­nal Oral en lo Pe­nal de Los Án­ge­les.

Tras es­cu­char la prue­ba tes­ti­mo­nial y pe­ri­cial pre­sen­ta­da por el Mi­nis­te­rio Pú­bli­co, “la per­so­na impu­tada por le­sio­nes me­nos gra­ves fue ab­suel­ta por­que la víc­ti­ma con el tes­ti­go no fue­ron ca­pa­ces de re­co­no­cer que efec­ti­va­men­te él ha­bía si­do quien la agredió. En eso com­par­ti­mos con el tri­bu­nal que efec­ti­va­men­te no ha­bía an­te­ce­den­tes pa­ra con­de­nar­lo”, re­la­tó el fis­cal je­fe de Yum­bel, Ál­va­ro Se­rrano.

Con res­pec­to a Carrillo, el per­se­cu­tor agre­gó que exis­tían los an­te­ce­den­tes que per­mi­tie­ron de­ter­mi­nar que efec­ti­va­men­te fue él quien apu­ña­ló a la víc­ti­ma y que por­ta­ba un ar­ma blan­ca pa­ra eso.

Sin em­bar­go, los jue­ces re­sol­vie­ron re­ca­li­fi­car el de­li­to de ho­mi­ci­dio y con­de­nar a Carrillo por el de le­sio­nes gra­ves en contra de la víc­ti­ma.

Es­to por­que “es­ti­mó que no se da­ban los pre­su­pues­tos, que no ha­bía un do­lo ho­mi­ci­da, por tan­to re­ca­li­fi­có de ho­mi­ci­dio frus­tra­do a le­sio­nes gra­ves y ha en­ten­di­do que el ar­ma blan­ca se sub­su­mía o era par­te de es­ta agre­sión”, ex­pre­só Se­rrano.

De acuer­do a lo ex­pre­sa­do du­ran­te el jui­cio, Carrillo re­la­tó que la víc­ti­ma ha­bría par­ti­ci­pa­do en un su­pues­to ro­bo un par de días an­tes, ilí­ci­to que no se lo­gró acre­di­tar du­ran­te el jui­cio “ya que no hay de­nun­cia al­gu­na –ni en Ca­ra­bi­ne­ros ni en la Fis­ca­lía- de un pre­sun­to ro­bo, he­cho que no fue acre­di­ta­do por par­te de la de­fen­sa”, ex­pre­só el fis­cal.

Asi­mis­mo, agre­gó que ana­li­za­rán el fa­llo en su con­tex­to a fin de ver si exis­te o no al­gún vi­cio de nu­li­dad y po­der pre­sen­tar­lo en el tri­bu­nal de al­za­da.

DE­FEN­SA

Pa­ra la de­fen­sa, el fa­llo de los jue­ces re­sul­tó sa­tis­fac­to­rio pues­to que fi­nal­men­te el Tri­bu­nal ter­mi­nó por ab­sol­ver a uno de los impu­tados y con­de­nar al otro por le­sio­nes gra­ves, desechan­do el de­li­to de ho­mi­ci­dio.

“El he­cho por el cual fue con­de­na­do tie­ne una pe­na­li­dad de sim­ple de­li­to, el de­fen­di­do en­ten­de­mos que co­la­bo­ró con los he­chos co­mo tam­bién tie­ne irre­pro­cha­ble con­duc­ta an­te­rior, de tal ma­ne­ra que la pe­na­li­dad se­rá bas­tan­te baja y po­dría cum­plir­se a tra­vés de una pe­na sus­ti­tu­ti­va co­mo fir­ma”, re­la­tó el abo­ga­do de­fen­sor de Yum­bel, Ernesto Ochoa.

Asi­mis­mo, agre­gó que su de­fen­di­do –días an­tes- ha­bría si­do ob­je­to de ro­bo por par­te de la per­so­na que en es­te jui­cio apa­re­ce co­mo víc­ti­ma.

En es­te sen­ti­do, se­ría el agre­di­do quien ha­bría ame­na­za­do a la se­ño­ra del agre­sor con que le cau­sa­ría da­ños al impu­tado si es que lle­ga­ba a de­nun­ciar el ro­bo. Fue a raíz de ello que Carrillo fue a so­lu­cio­nar el te­ma don­de la víc­ti­ma y se pro­du­jo di­cho con­flic­to.

“Lo que plan­tea el de­fen­di­do es que ha­bían he­cho la de­nun­cia a Ca­ra­bi­ne­ros, in­clu­so le ha­brían ma­ni­fes­ta­do el uso de ar­ma­men­to, de unos cas­qui­llos que ha­brían en­con­tra­do, sin em­bar­go no hu­bo na­da de eso. De he­cho, no hay de­nun­cia for­mal en la fis­ca­lía, lo que tam­bién se pes­qui­só du­ran­te la in­ves­ti­ga­ción. La­men­ta­ble­men­te, só­lo que­dó en los di­chos de los de­fen­di­dos de tal ma­ne­ra que no se pu­do de­ter­mi­nar por qué mo­ti­vo no se in­gre­só esa de­nun­cia a la Fis­ca­lía Lo­cal”, re­la­tó Ochoa.

La lec­tu­ra de sen­ten­cia se rea­li­za­rá du­ran­te la tar­de del pró­xi­mo mar­tes 10 de oc­tu­bre en de­pen­den­cias del Tri­bu­nal Oral en lo Pe­nal de Los Án­ge­les.

EL JUI­CIO EN CONTRA DE LAS PER­SO­NAS sin­di­ca­das de agre­dir a pa­dre e hi­jo se reali­zó du­ran­te la jor­na­da de es­te jue­ves en el Tri­bu­nal Oral en lo Pe­nal de Los Án­ge­les.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.