Ca­pa­ci­tan a fun­cio­na­rios pú­bli­cos en torno a las po­lí­ti­cas de mi­gra­ción

Hay más de 300 in­mi­gran­tes vi­vien­do de for­ma per­ma­nen­te en Los Án­ge­les. En el ca­so de los hai­tia­nos, to­dos vie­nen so­los, sin fa­mi­lia, sien­do un 30% de ellos, de se­xo fe­me­nino. Los ve­ne­zo­la­nos en cam­bio, sue­len ve­nir la ma­yo­ría, en pa­re­ja.

La Tribuna (Los Angeles, Chile) - - CRÓNICA - Por Víc­tor Con­tre­ras

La Go­ber­na­ción Pro­vin­cial de Bio­bío ges­tio­nó la rea­li­za­ción de un se­mi­na­rio de ‘Sen­si­bi­li­za­ción a Mi­gran­tes’, que con­tó con dos jor­na­das con­se­cu­ti­vas, en las que se im­par­tie­ron tres ta­lle­res a fun­cio­na­rios pú­bli­cos y mu­ni­ci­pa­les, por par­te de pro­fe­sio­na­les del De­par­ta­men­to de Ex­tran­je­ría y Mi­gra­cio­nes del Mi­nis­te­rio del In­te­rior y Se­gu­ri­dad Pú­bli­ca.

Mu­chos son los ex­tran­je­ros que han ele­gi­do nues­tro país pa­ra es­ta­ble­cer los idea­les fu­tu­ros, por­que es­ti­man que Chi­le es uno de los me­jo­res lu­ga­res pa­ra vi­vir en to­do el con­ti­nen­te ame­ri­cano.

Paí­ses que an­tes eran íco­nos de la inmigración es­tán ce­rran­do sus opor­tu­ni­da­des, otros se vol­vie­ron muy pe­li­gro­sos, mien­tras que al­gu­nos con gran pre­sen­cia ex­tran­je­ra en las úl­ti­mas dé­ca­das han te­ni­do se­rios pro­ble­mas eco­nó­mi­cos.

Por ejem­plo, al­gu­nos mi­gran­tes vie­nen di­rec­ta­men­te a Los Án­ge­les desde el ex­tran­je­ro, mien­tras que otros pro­vie­nen desde otras ciu­da­des chi­le­nas, en bus­ca de nue­vas y me­jo­res opor­tu­ni­da­des. Asi­mis­mo, no to­dos los que lle­gan a la pro­vin­cia, ter­mi­nan que­dán­do­se, mu­chos ter­mi­nan sa­lien­do por fal­ta de to­le­ran­cia al cli­ma y otras va­ria­bles.

REALI­DAD EN LOS ÁN­GE­LES

Nou­red­do­ne Zan­bour es pre­si­den­te de la Fun­da­ción Red In­mi­gran­te REDIN de Los Án­ge­les y ex­pli­có a Dia­rio La Tri­bu­na que “son de 8 a 12 ex­tran­je­ros los que lle­gan a Los Án­ge­les ca­da día, mien­tras que los que es­tán vi­vien­do per­ma­nen­te­men­te en es­ta ciu­dad ya han su­pe­ra­do los 300”.

Igual­men­te in­for­mó que la ma­yo­ría de ellos son ve­ne­zo­la­nos y hai­tia­nos. En el ca­so de los úl­ti­mos, to­dos vie­nen so­los, sin fa­mi­lia, sien­do un 30% de ellos, de se­xo fe­me­nino. Los ve­ne­zo­la­nos en cam­bio, sue­len ve­nir la ma­yo­ría, en pa­re­ja.

“Hoy en día y con res­pec­to a año an­te­rio­res, te­ne­mos un ma­yor flu­jo de mi­gran­tes, por lo que ne­ce­si­ta­mos una me­jor pre­pa­ra­ción de los ser­vi­cios pú­bli­cos de la pro­vin­cia en torno a es­tos te­mas. Por es­ta ra­zón, se hi­zo ne­ce­sa­ria es­ta jor­na­da, a fin de que los fun­cio­na­rios co­noz­can los de­re­chos de los ex­tran­je­ros, prac­ti­quen el buen tra­to, sen­si­bi­li­cen con ellos y les brin­den una me­jor aten­ción”. En­fa­ti­zó la en­car­ga­da ju­rí­di­ca de la Go­ber­na­ción Pro­vin­cial, Ji­me­na Gon­zá­lez.

PRO­CE­SO DE TRANSCULTURACIÓN

La inmigración im­pli­ca pa­ra los in­di­vi­duos una se­rie de pro­ce­sos cog­ni­ti­vos, mo­ti­va­cio­na­les y afec­ti­vos que lle­van a su adap­ta­ción en la nue­va so­cie­dad. Es­tos pro­ce­sos pue­den mo­di­fi­car­se a tra­vés de es­tra­te­gias de in­ter­ven­ción di­ri­gi­das a es­tos co­lec­ti­vos.

Los fac­to­res que in­ci­den en la in­ser­ción son tan­to in­di­vi­dua­les co­mo so­cio­cul­tu­ra­les, aso­cia­dos a los pro­ce­sos de adap­ta­ción y acul­tu­ra­ción, ta­les co­mo las ca­rac­te­rís­ti­cas in­di­vi­dua­les y es­tra­te­gias de afron­ta­mien­to de los in­mi­gran­tes; el ti­po de so­cie­dad de lle­ga­da y las re­des so­cia­les que cons­tru­yen los in­mi­gran­tes pa­ra adap­tar­se.

“Sen­si­bi­li­za­ción, ges­tión mi­gra­to­ria e in­ter­cul­tu­ra­li­dad, fue­ron los ta­lle­res que se im­par­tie­ron en dos jor­na­das, y que apun­ta­ron a ana­li­zar y des­tra­bar los pre­jui­cios que se pue­dan te­ner en torno a la lle­ga­da de ex­tran­je­ros, ade­más de tra­ba­jar los es­te­reo­ti­pos, pa­ra de­rri­bar to­do ti­po de mi­tos y mie­dos”. Afir­mó Gas­tón Gon­zá­lez, en­car­ga­do de ca­pa­ci­ta­ción y par­ti­ci­pa­ción del de­par­ta­men­to de Mi­gra­ción y Ex­tran­je­ría del Mi­nis­te­rio del In­te­rior.

CA­PA­CI­TA­CIÓN NE­CE­SA­RIA

Hoy en día, la mi­gra­ción (emi­gra­ción, inmigración y re­torno) es un fe­nó­meno co­mún en un mun­do glo­ba­li­za­do, en el cual un in­di­vi­duo asu­me re­tos que sur­gen en su vi­da co­ti­dia­na, bien sea por mo­ti­va­cio­nes tu­rís­ti­cas, pro­fe­sio­na­les, aca­dé­mi­cas, eco­nó­mi­cas o por asun­tos po­lí­ti­cos y cul­tu­ra­les, ta­les co­mo la ne­ce­si­dad de pro­tec­ción por la ame­na­za a su ra­za, re­li­gión, gé­ne­ro o per­te­nen­cia a un gru­po so­cial par­ti­cu­lar.

El in­mi­gran­te, que se de­fi­ne co­mo la per­so­na que lle­ga a un país di­fe­ren­te al pro­pio, ex­pe­ri­men­ta una se­rie de cam­bios a ni­vel in­di­vi­dual, so­cial y cul­tu­ral que van a in­fluir en su adap­ta­ción psi­co­so­cial o ajus­te a la so­cie­dad re­cep­to­ra, e in­clu­so en su readap­ta­ción a la so­cie­dad de ori­gen cuando ten­ga que re­tor­nar, bien sea por vo­lun­tad pro­pia o ex­pul­sión.

Es por es­to que uno de los pi­la­res de es­te se­mi­na­rio ha si­do el de ca­pa­ci­tar a los fun­cio­na­rios y fun­cio­na­rias, pa­ra en­fren­tar de una me­jor for­ma los desafíos y opor­tu­ni­da­des que las mi­gra­cio­nes ge­ne­ran, y de es­ta ma­ne­ra brin­dar un me­jor ser­vi­cio a quie­nes bus­can una op­ción de vi­da y desa­rro­llo en nues­tro país.

La ini­cia­ti­va de la Go­ber­na­ción Pro­vin­cial, im­pul­sa­da por el go­ber­na­dor Luis Bar­ce­ló a tra­vés del De­par­ta­men­to Ju­rí­di­co, pre­ten­de ins­tau­rar en los fun­cio­na­rios pú­bli­cos una mi­ra­da in­te­gra­do­ra y de buen tra­to ha­cia quie­nes lle­gan al país en bus­ca de me­jo­res opor­tu­ni­da­des, por lo que es­te ti­po de ac­ti­vi­da­des se se­gui­rán rea­li­zan­do de for­ma ma­si­va en la Pro­vin­cia.

TRA­BA­JO CON­JUN­TO

Pau­la Ma­tus, pro­fe­sio­nal de la Fun­da­ción Pro­de­mu, ma­ni­fes­tó que “la ca­pa­ci­ta­ción fue muy in­tere­san­te y ne­ce­sa­ria pa­ra los que tra­ba­ja­mos en el mun­do pú­bli­co. Co­mo Fun­da­ción Pro­de­mu es­ta es la pri­me­ra vez que va­mos a tra­ba­jar con un gru­po or­ga­ni­za­do de mu­je­res de dis­tin­tas na­cio­na­li­da­des, por eso pa­ra mí ha si­do un gran apor­te es­ta jor­na­da y es­pe­ro que se pue­da re­pli­car”.

Asi­mis­mo, Fe­li­pe Es­pi­no­za, fun­cio­na­rio del De­par­ta­men­to de Desa­rro­llo Co­mu­ni­ta­rio de la Mu­ni­ci­pa­li­dad de An­tu­co, se mos­tró muy po­si­ti­vo an­te la jor­na­da ma­ni­fes­tan­do que “No­so­tros en An­tu­co no te­ne­mos tan­tos mi­gran­tes, sin em­bar­go, sa­be­mos que con el tiem­po pue­de pa­sar lo con­tra­rio, por lo que es­ta con­vo­ca­to­ria es­tu­vo muy bue­na, hu­bo va­rios as­pec­tos téc­ni­cos tra­ta­dos que fue­ron de mu­cha ayu­da a quie­nes aten­de­mos te­má­ti­cas mi­gra­to­rias”.

Es así co­mo los par­ti­ci­pan­tes de es­te se­mi­na­rio pu­die­ron com­par­tir sus ex­pe­rien­cias en torno a la cre­cien­te lle­ga­da de ex­tran­je­ros a nues­tra pro­vin­cia, al mis­mo tiem­po de co­no­cer la nor­ma­ti­va vi­gen­te pa­ra trá­mi­tes de vi­sas y otras di­li­gen­cias fre­cuen­tes.

MU­CHOS IN­MI­GRAN­TES pro­ve­nien­tes de Hai­tí han lle­ga­do a Los Án­ge­les y de­ben en­fren­tar­se a los cho­ques cul­tu­ra­les pro­pios de los pro­ce­sos de transculturación.

FUN­CIO­NA­RIOS PÚ­BLI­COS fue­ron ca­pa­ci­ta­dos pa­ra abor­dar de la me­jor ma­ne­ra la nue­va ten­den­cia mun­dial de la po­bla­ción mi­gran­te.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.