La­jino tras­plan­ta­do ya res­pi­ra con sus nue­vos pul­mo­nes

Al cum­plir­se tan só­lo cua­tro días desde su in­ter­ven­ción, Cris­tian Henríquez, me­dian­te vi­deo­lla­ma­da, con­ver­só, en ex­clu­si­va con La Tri­bu­na.

La Tribuna (Los Angeles, Chile) - - SALUD -

La vi­da de Cris­tian Henríquez, un hom­bre de 46 años, te­nía los días con­ta­dos. Lue­go de ser diag­nos­ti­ca­do con fi­bro­sis pul­mo­nar, y caer en un de­li­ca­do es­ta­do de sa­lud, la úni­ca op­ción que exis­tía, era un tras­plan­te bi­pul­mo­nar.

Pa­só a ser prio­ri­dad na­cio­nal, es­tu­vo 40 días a la es­pe­ra de un do­nan­te que pu­die­ra dar­le la opor­tu­ni­dad de se­guir vi­vien­do. Y el “mi­la­gro” ocu­rrió.

Y fue así co­mo la no­che de es­te do­min­go 1 de oc­tu­bre, un do­nan­te le en­tre­gó una nue­va opor­tu­ni­dad, y que per­mi­tió que en la ma­dru­ga­da de lu­nes se pu­die­ra lle­var a ca­bo el tras­plan­te de ma­ne­ra exi­to­sa.

Han pa­sa­do úni­ca­men­te tres días desde la ci­ru­gía, y Cris­tian ha pre­sen­ta­do una sor­pren­den­te me­jo­ría. Es­te miér­co­les, dio sus pri­me­ros pa­sos. Si bien aún está co­nec­ta­do a una man­gue­ra que le da ma­yor pre­sión y ven­ti­la­ción a sus pul­mo­nes, ya está res­pi­ran­do con sus nue­vos ór­ga­nos.

Se­gún se ha in­for­ma­do, en­tre hoy y mi ma­ña­na se­rá tras­la­da­do al área de pa­cien­te in­ter­me­dio, desde la UCI de la clí­ni­ca San­ta Ma­ría.

De es­ta for­ma, La Tri­bu­na, pu­do ser tes­ti­go de los gran­des y sor­pren­den­tes avan­ces que ha pre­sen­ta­do Cris­tian, quien me­dian­te vi­deo­lla­ma­da, con­ver­só con el dia­rio de la pro­vin­cia de Bio­bío, y en pri­me­ra per­so­na nos re­la­tó su ex­pe­rien­cia de ser un re­cep­tor de ór­ga­nos y de te­ner la po­si­bi­li­dad de se­guir vi­vien­do.

“Es­toy fe­liz con es­ta nue­va opor­tu­ni­dad de vi­da”, fue­ron las pri­me­ras pa­la­bras que es­te hom­bre de 46 años, ma­ni­fes­tó.

A ello, agre­gó que “me sien­to fan­tás­ti­co. Le pe­dí a Dios una se­gun­da opor­tu­ni­dad y me la ha da­do. Mi re­cu­pe­ra­ción ha si­do asom­bro­sa, has­ta los mis­mos doc­to­res es­tán asom­bra­dos”.

Agra­de­ció al equi­po mé­di­co y to­dos quie­nes tra­ba­jan en la clí­ni­ca San­ta Ma­ría, que en ca­da mo­men­to le han brin­da­do su apo­yo, áni­mo y preo­cu­pa­ción por su es­ta­do, y re­cu­pe­ra­ción.

“En la clí­ni­ca me de­mues- tran su ale­gría, es­toy bien apo­ya­do, hi­cie­ron ca­de­nas de ora­ción, quie­nes ade­más vie­nen to­dos los días a ver­me”.

Ac­tual­men­te, Cris­tian se en­cuen­tra acom­pa­ña­do de sus fa­mi­lia­res, es­po­sa y su pe­que­ña hi­ja, a quien es­pe­ra con an­sias po­der abra­zar.

“No he po­di­do ver a mi hi­ja, por­que está un po­co res­fria­da, pe­ro he te­ni­do la opor­tu­ni­dad de con­ver­sar con ella por vi­deo­lla­ma­da. Me está es­pe­ran­do pa­ra que sal­ga­mos a co­rrer al cam­po, su­bir el ce­rro y ju­gar en el par­que”.

DAR VI­DA

En es­ta mis­ma lí­nea, Henríquez agra­de­ció a la fa­mi­lia que acep­tó do­nar el ór­gano que le de­vol­vió la vi­da. “Quie­ro agra­de­cer­le a la fa­mi­lia que do­nó es­tos dos pul­mo­nes, oja­lá que al­gún día los pue­da co­no­cer, pa­ra agra­de­cer­les en per­so­na la opor­tu­ni­dad que me die­ron ellos den­tro de su do­lor”.

Asi­mis­mo, hi­zo un lla­ma­do a que las per­so­nas vean lo im­por­tan­te que es do­nar, “y que no se cie­rren a la opor­tu­ni­dad de po­der ser do­nan­te, y ver una son­ri­sa, co­mo la que yo ten­go hoy”, sos­tu­vo Cris­tian.

De la mis­ma for­ma, sub­ra­yó que “es im­por­tan­te que la gen­te to­me con­cien­cia, a ve­ces en el su­fri­mien­to uno ve que se va un ser que­ri­do, pe­ro no lo to­men así, por­que si le dan vi­da a otra per­so­na, lo van a te­ner ahí pre­sen­te. No te­ne­mos que ne­gar a esa opor­tu­ni­dad, hay mu­cha gen­te que quie­re vi­vir.

Yo que­ría vi­vir, y quie­ro se­guir vi­vien­do. Es­toy fe­liz y agra­de­ci­do”.

IN­CON­DI­CIO­NAL APO­YO

“Mi hi­ja y mi es­po­sa, son mi mo­tor de vi­da, y par­te fun­da­men­tal de es­to, sin de­jar de agra­de­cer a nues­tros fa­mi­lia­res, ami­gos, y el gran equi­po hu­mano de la clí­ni­ca, que han es­ta­do siem­pre pen­dien­tes. Yo no lo hu­bie­se lo­gra­do si no hu­bie­se si­do por ellos”, ex­pre­só Cris­tian Hernández.

A su vez, apro­ve­chó de en­viar un abra­zo a quie­nes lo es­pe­ran en su co­mu­na de La­ja.

“Un gran abra­zo a mis ami­gos, a quie­nes hi­cie­ron ca­de­na de ora­ción sin co­no­cer­me, y de­cir­les que siem­pre sen­tí su fuer­za, y el apo­yo, a mí eso me emo­cio­na, por­que son co­sas que vie­nen del co­ra­zón. Los quie­ro mu­cho, y mu­chas gra­cias por su apo­yo, mis co­mu­ni­da­des de la igle­sia, to­do lo que ha­cían allá, to­do lo que tra­ba­ja­ron jun­tan­do al­gún pe­si­to pa­ra ayu­dar­me con los gas­tos, y se es­for­za­ban to­dos. Muy agra­de­ci­do y emo­cio­na­do de mi pue­blo”.

“Doy las gra­cias por ca­da día, al des­per­tar, al acos­tar­me, ver la cor­di­lle­ra y res­pi­rar”, fi­na­li­zó.

ME­DIAN­TE VI­DEO­LLA­MA­DA Cris­tian nos con­tó su ex­pe­rien­cia.

CRIS­TIAN AGRA­DE­CIÓ a la fa­mi­lia do­nan­te por dar­le es­ta nue­va opor­tu­ni­dad de vi­vir.

ES­TE MIÉR­CO­LES, ya dio sus pri­me­ros pa­sos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.