Hi­jo agre­dió a pa­dre con un ha­cha en su ros­tro

El vio­len­to in­ci­den­te ocu­rrió en Al­to Bio­bío y se in­ves­ti­ga el ex­ce­so de al­cohol co­mo cau­sa.

La Tribuna (Los Angeles, Chile) - - PORTADA -

Un hom­bre de 40 años fue de­te­ni­do tras gol­pear a su pa­dre con un ha­cha en la ca­ra, he­cho de­lic­tual re­gis­tra­do en la co­mu­na de Al­to Bio­bío.

De­bía ser un tiem­po de gra­to com­par­tir en­tre un hi­jo y su pro­ge­ni­tor; sin em­bar­go, al­go se sa­lió de con­trol y la reunión ter­mi­nó con una agre­sión.

La si­tua­ción se re­gis­tró en el sec­tor de Callaqui, mien­tras la víc­ti­ma y su agre­sor se en­con­tra­ban com­par­tien­do en torno a la in­ges­ta de be­bi­das al­cohó­li­cas.

“Los he­chos de­ter­mi­na­dos has­ta es­te mo­men­to (…) dan cuen­ta de una dis­cu­sión cir­cuns­tan­cial en­tre pa­dre e hi­jo, la cual –pro­duc­to de la in­ges­ta al­cohó­li­ca- de­ri­vó en una agre­sión por par­te del hi­jo ha­cia su pa­dre con un ele­men­to con­tun­den­te, cau­sán­do­le una le­sión de gra­ve­dad en la re­gión fa­cial”, re­la­tó el je­fe de la Bri­ga­da de Ho­mi­ci­dios de Los Ángeles, co­mi­sa­rio Rodrigo Qui­roz.

Las di­li­gen­cias que per­mi­tie­ron de­te­ner a C.P.M. se ori­gi­na­ron tras una de­nun­cia al ni­vel 133, la cual in­di­ca­ba que el hom­bre ha­bría agre­di­do a la víc­ti­ma con un ha­cha.

Efec­ti­vos po­li­cia­les se tras­la­da­ron has­ta la vi­vien­da del pa­dre, lu­gar don­de se re­gis­tra­ron los he­chos.

Fue en ese mis­mo si­tio don­de efec­ti­vos po­li­cia­les de­tu­vie­ron a C. P. M. por el de­li­to de le­sio­nes me­nos gra­ves en con­tex­to de Vio­len­cia In­tra­fa­mi­liar.

La víc­ti­ma fue aten­di­da por per­so­nal mé­di­co y fue tras­la­da­do, en pri­me­ra ins­tan­cia, has­ta el Cen­tro de Sa­lud Fa­mi­liar (Ces­fam) que se em­pla­za en la zo­na.

Pos­te­rior­men­te, la víc­ti­ma fue de­ri­va­da has­ta el Com­ple­jo Asis­ten­cial “Dr. Víc­tor Ríos Ruiz” de Los Ángeles, in­gre­san­do al Hos­pi­tal Ba­se a eso de las 22:15 ho­ras de es­te miér­co­les.

En el re­cin­to asis­ten­cial de la ca­pi­tal pro­vin­cial de Bio­bío fue so­me­ti­do a al­gu­nos exá­me­nes para de­ter­mi­nar su es­ta­do de sa­lud para, lue­go, ser da­do de al­ta y ser de­ri­va­do al hos­pi­tal de San­ta Bár­ba­ra para el ma­ne­jo de sus he­ri­das.

Ca­be ha­cer pre­sen­te que nin­guno de los dos in­vo­lu­cra­dos man­tie­ne un car­go ni es di­ri­gen­te den­tro de la co­mu­ni­dad de Callaqui.

Las di­li­gen­cias pos­te­rio­res que- da­ron a car­go de la Bri­ga­da de Ho­mi­ci­dios de la Po­li­cía de In­ves­ti­ga­cio­nes de Los Ángeles.

És­tas aún con­ti­núan en coor­di­na­ción con el Mi­nis­te­rio Pú­bli­co, “las cua­les tie­nen co­mo fi­na­li­dad de­ter­mi­nar to­da la di­ná­mi­ca de los acon­te­ci­mien­tos y las reales mo­ti­va­cio­nes de la agre­sión”, re­la­tó Qui­roz.

C. P. M. for­ma­li­za­do en el Juz­ga­do de Ga­ran­tía de San­ta Bár­ba­ra por la fis­cal (s) Blan­ca Pa­rra por el de­li­to de le­sio­nes me­nos gra­ves en con­tex­to de Vio­len­cia In­tra­fa­mi­liar.

Tras la au­dien­cia, el hom­bre de 40 años que­dó con las me­di­das cau­te­la­res de aban­do­nar el ho­gar, prohi­bi­ción de acer­car­se a la víc­ti­ma y fir­ma quin­ce­nal.

Asi­mis­mo, el tri­bu­nal de­cre­tó un pla­zo de dos me­ses para la in­ves­ti­ga­ción.

LOS HE­CHOS se re­gis­tra­ron en la co­mu­ni­dad in­dí­ge­na de Callaqui.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.