La su­ma de to­dos los mie­dos

La Tribuna (Los Angeles, Chile) - - OPINIÓN - Dr. Cris­tián Me­di­na Aca­dé­mi­co Ins­ti­tu­to de His­to­ria U. San Se­bas­tián

El in­ter­cam­bio de áci­das de­cla­ra­cio­nes en­tre dos lí­de­res de re­gí­me­nes con­tra­pues­tos, Co­rea del Nor­te y Es­ta­dos Uni­dos, que po­seen una ca­pa­ci­dad mi­li­tar que po­dría po­ner en ries­go la vi­da de to­do el pla­ne­ta, mues­tra que su ac­ti­tud dis­ta mu­cho del am­bien­te de coope­ra­ción y en­ten­di­mien­to que de­bie­ra pri­mar en el mun­do ac­tual. Su con­flic­ti­va re­la­ción ha ge­ne­ra­do te­mor a ni­vel mun­dial de­bi­do a sus ame­na­zas de una he­ca­tom­be nu­clear, al­go que re­sul­ta­ría de­vas­ta­dor para la hu­ma­ni­dad.

En Eu­ro­pa, mien­tras tan­to, el re­fe­rén­dum de Ca­ta­lu­ña y la vio­len­cia que ge­ne­ró hi­zo re­edi­tar imá­ge­nes de un pa­sa­do que se pen­sa­ba ha­bía que­da­do muy atrás en la pe­nín­su­la. En esa mis­ma ciu­dad el pa­sa­do agos­to un aten­ta­do te­rro­ris­ta, en el sec­tor de La Ram­bla, de­jó un sal­do de al me­nos 13 muer­tos. En Ale­ma­nia tiem­blan los ci­mien­tos de su de­mo­cra­cia por el in­gre­so de la ex­tre­ma de­re­cha al par­la­men­to por pri­me­ra vez des­de 1945, con un dis­cur­so is­la­mo­fo­bo y an­ti­in­mi­gra­ción.

Aún no se con­su­mían del to­do los análisis in­ter­na­cio­na­les so­bre es­tos as­pec­tos cuan­do co­no­ci­mos las imá­ge­nes del ti­ro­teo en Las Ve­gas, don­de cer­ca de 50 per­so­nas per­die­ron la vi­da y más de 500 que­da­ron he­ri­das, en lo que es la ma­yor ma­sa­cre en ese país. Una vez más los fan­tas­mas del mie­do co­lec­ti­vo, la vio­len­cia y la in­cer­ti­dum­bre se apo­de­ra­ban de las per­so­nas.

Su­me­mos a es­to, el cam­bio cli­má­ti­co. Des­de agos­to, los Es­ta­dos del Ca­ri­be y los Es­ta­dos Uni­dos han si­do afec­ta­dos por los hu­ra­ca­nes Har­vey, Ir­ma, Jo­sé y Ka­tia, los que han au­men­ta­do en ca­te­go­ría y po­der de des­truc­ción. En sep­tiem­bre Mé­xi­co sin­tió los es­tra­gos de uno de los ma­yo­res te­rre­mo­tos de su his­to­ria y del ci­clón Ka­tia, que de­jó un sal­do de muer­te y des­truc­ción. Na­da se pue­de ha­cer fren­te a la fuer­za arro­lla­do­ra de la na­tu­ra­le­za.

En es­te am­bien­te de fa­ta­li­dad que pa­re­cie­ra cer­nir­se so­bre no­so­tros, don­de se su­man los mie­dos y se aco­pia la in­cer­ti­dum­bre, na­da en­se­ña más que la ex­pe­rien­cia de los si­glos. Un re­co­rri­do por la his­to­ria de la hu­ma­ni­dad re­ve­la que cuan­do se tras­tor­na el or­den na­tu­ral de las co­sas, cuan­do cam­pean los ape­ti­tos mez­qui­nos y pa­sa­je­ros y se ol­vi­dan las exi­gen­cias de la mo­ral y del es­pí­ri­tu, el co­lap­so no tar­da en pro­du­cir­se.

Los go­ber­nan­tes y ciu­da­da­nos de Chi­le, y que lo so­mos tam­bién del mun­do, de­be­mos ser par­te com­pro­me­ti­da y ac­ti­va para me­jo­rar las con­di­cio­nes de nues­tra vi­da en so­cie­dad y exi­gir pru­den­cia a los de­ten­ta­do­res del po­der, evi­tan­do que so­bre el des­con­ten­to y ma­les­tar de las mul­ti­tu­des se en­ca­ra­men los aven­tu­re­ros de turno.

En tiem­pos con­vul­sos co­mo los que he­mos vi­vi­do es bueno vol­ver la mi­ra­da al pa­sa­do, ya que la his­to­ria - de­cía Ci­ce­ró­nes el tes­ti­go de los tiem­pos, la an­tor­cha de la ver­dad, la vi­da de la memoria, el maes­tro de la vi­da, el mensajero de la an­ti­güe­dad. La his­to­ria – con­cluía de mo­do mag­ní­fi­co Cer­van­tes y Saa­ve­dra- es el avi­so de lo pre­sen­te, y ad­ver­ten­cia de lo por ve­nir.

“En tiem­pos con­vul­sos co­mo los que he­mos vi­vi­do es bueno vol­ver la mi­ra­da al pa­sa­do, ya que la his­to­ria -de­cía Ci­ce­rón- es el tes­ti­go de los tiem­pos”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.