To­rre de al­ta ten­sión des­pier­ta te­mor en fu­tu­ra pro­pie­ta­ria

Una jo­ven ma­dre que pron­to se tras­la­da­rá a vi­vir a su nueva ca­sa en Al­tos del Re­ti­ro Eta­pa A, en Los Ángeles, ex­te­rio­ri­zó sus te­mo­res al que­dar vi­vien­do fren­te a una de es­tas es­truc­tu­ras, por el ries­go que re­pre­sen­ta para la se­gu­ri­dad y sa­lud de ni­ños y a

La Tribuna (Los Angeles, Chile) - - CRÓNICA -

La exis­ten­cia de to­rres de al­ta ten­sión en si­tios ur­ba­nos siem­pre es un te­ma que des­pier­ta preo­cu­pa­ción en­tre los ve­ci­nos que vi­ven cer­ca de ellas. Los Ángeles no es la ex­cep­ción y bas­ta só­lo re­co­rrer la ciu­dad para ob­ser­var co­mo mu­chas de es­tas es­truc­tu­ras fue­ron in­ser­tas en me­dio de sec­to­res den­sa­men­te po­bla­dos, sin ha­ber eva­lua­do, qui­zá, el im­pac­to que oca­sio­na­rían a los ojos de cual­quier ciu­da­dano des­de el pun­to de vis­ta del pai­sa­jis­mo y de la se­gu­ri­dad para las per­so­nas.

Uno de los pun­tos don­de que­da en evi­den­cia es­ta si­tua­ción es en el pro­yec­to Al­tos del Re­ti­ro Sur Eta­pa A. En una de las es­qui­nas de es­te con­jun­to re­si­den­cial se ubi­ca la fu­tu­ra ca­sa de Ro­cío Roa, jo­ven ma­dre de un pe­que­ño ni­ño, quien ma­ni­fes­tó su preo­cu­pa­ción de­bi­do a que su pro­pie­dad que­dó si­tua­da jus­to al fren­te de una to­rre de al­ta ten­sión, que for­ma par­te de un cor­dón de ca­blea­do que atra­vie­sa el ban­de­jón cen­tral de una de las ar­te­rias del sec­tor, la ave­ni­da Sal­tos del Hui­lo Hui­lo.

La mu­jer re­su­mió así sus te­mo­res: “Me he in­for­ma­do acer­ca del te­ma, hay un pe­rí­me­tro de se­gu­ri­dad que le co­lo­can una re­ja para que los ni­ños no pue­dan es­ca­lar la to­rre o cual­quier per­so­na que quie­ra sui­ci­dar­se”, di­jo, lo que en es­te ca­so no se es­ta­ría cum­plien­do. “No lle­va es­te pe­rí­me­tro de se­gu­ri­dad y tam­bién de lo que me in­for­mé es que los ca­bles al ser de al­ta ten­sión pro­du­cen un elec­tro­mag­ne­tis­mo y ese elec­tro­mag­ne­tis­mo el que pro­du­ce una vi­bra­ción y la pos­te­rior con­se­cuen­cia de leu­ce­mias en ni­ños”, se­ña­ló.

ASE­SOR UR­BA­NÍS­TI­CO Y AL­CAL­DE

Se­gún el ase­sor ur­ba­nís­ti­co de la Mu­ni­ci­pa­li­dad de Los Ángeles, Mau­ri­cio Ca­rras­co, en es­te ti­po de ca­sos los ve­ci­nos que se sien­ten afec­ta­dos por vi­vir cer­ca de es­tas es­truc­tu­ras no tie­nen mu­cho que ha­cer.

“Esas to­rres son una pre­exis­ten­cia, el in­mo­bi­lia­rio cuan­do desa­rro­lla ese pro­yec­to co­no­ce esa pre­exis­ten­cia y la ley le per­mi­ta que esas zo­nas de res­tric­ción, que en el fon­do son res­tric­cio­nes a la cons­truc­ción, se pue­dan des­ti­nar a áreas ver­des, más bien a ban­de­jo­nes de Via­li­dad, no es un área ver­de don­de se su­po­ne que van a ver jue­gos in­fan­ti­les y los ni­ños van a es­tar de­ba­jo de las to­rres”, ex­pli­có.

El pro­fe­sio­nal pre­ci­só que la úni­ca res­tric­ción que es­ti­pu­la la ley es que es­tas to­rres se en­cuen­tran a una de­ter­mi­na­da dis­tan­cia de vi­vien­das, que en el ca­so del pro­yec­to ha­bi­ta­cio­nal Al­tos del Re­ti­ro se es­ta­ría cum­plien­do.

“Las com­pa­ñías es­ta­ble­cen es­tas zo­nas de res­tric­ción y po­nen ma­llas, pe­ro más allá de eso, fran­ca­men­te, no es po­si­ble eli­mi­nar­las ni tam­po­co se­ría ra­zo­na­ble no cons­truir la ciu­dad por­que exis­ten las to­rres”, ase­ve­ró.

En cuan­to al po­si­ble im­pac­to so­bre la sa­lud de las per­so­nas que oca­sio­na­rían es­tas to­rres, el ase­sor ur­ba­nís­ti­co del mu­ni­ci­pio an­ge­lino des­mi­ti­fi­có al­gu­nas creen­cias que se tie­nen al res­pec­to.

“Es muy mí­ni­mo. Tú ten­drías que es­tar, prác­ti­ca­men­te, dur­mien­do to­dos los días a un me­tro de los ca­bles para que sin­tie­ras al­gún efec­to so­bre la sa­lud”, ase­gu­ró Mau­ri­cio Ca­rras­co.

En re­la­ción con el im­pac­to que ge­ne­ran des­de el pun­to de vis­ta del pai­sa­jis­mo, el al­cal­de de Los Ángeles, Es­te­ban Krau­se, opi­nó que es “ma­lo no te­ner la po­si­bi­li­dad de que los al­cal­des y las mu­ni­ci­pa­li­da­des ten­gan atri­bu­cio­nes en el or­de­na­mien­to no so­la­men­te del ten­di­do eléc­tri­co, de los pos­tes de baja ten­sión, sino que tam­bién en la dis­tri­bu­ción de los pos­tes. No­so­tros no te­ne­mos nin­gu­na po­si­bi­li­dad, es una cues­tión que ha que­da­do más que ma­ni­fies­to por mi par­te en mu­chas oca­sio­nes, se lo he plan­tea­do al Mi­nis­te­rio de Trans­por­te y Te­le­co­mu­ni­ca­cio­nes, por­que así te­ne­mos po­cas po­si­bi­li­da­des de pla­ni­fi­car las ciu­da­des”.

El je­fe co­mu­nal acla­ró que en dis­tin­to pun­tos de la ciu­dad exis­ten es­tas to­rres. “Pa­san por la ave­ni­da Ri­car­do Vi­cu­ña, pa­san por la ave­ni­da Pa­dre Hur­ta­do, pa­san por la ca­lle Al­ma­gro, que en vez de to­rres pu­sie­ron unos pos­tes. Lo que su­ce­de es que la Ley Eléc­tri­ca tie­ne tan­ta fuer­za que to­dos es­tos es­pa­cios pú­bli­cos pue­den -las em­pre­sas eléc­tri­cas- ins­ta­lar pos­tes y to­rres de al­ta ten­sión”, con­clu­yó.

LA AVE­NI­DA SAL­TOS DEL HUI­LO HUI­LO del nue­vo con­jun­to re­si­den­cial Al­tos del re­ti­ro es atra­ve­sa­da por un cor­dón de ca­blea­do de al­ta ten­sión.

RO­CÍO ROA es ma­dre de un pe­que­ño ni­ño y te­me por su se­gu­ri­dad al que­dar vi­vien­do fren­te a una to­rre de elec­tri­ci­dad.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.